18 de septiembre de 2019
10 de enero de 2009

Gallegas.- Rajoy insta a la militancia a movilizarse para rematar la victoria frente a un bipartito "como los cangrejos"

Ve a Feijóo "infinitamente mejor preparado" que Touriño y Quintana y le agradece su labor al frente del partido, que admite "difícil"

LUGO, 10 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, consideró hoy posible ganar los próximos comicios autonómicos del 1 de marzo aunque admitió que "falta el instante final", por lo que invitó a los dirigentes y simpatizantes del PP gallego a "rematar" la victoria electoral frente a un Gobierno bipartito que comparó con "los cangrejos".

"Camina lento y hacia atrás", sentenció Rajoy en un mitin en Lugo al que asistieron unas 2.000 personas, según la organización y, frente a la coalición de socialistas y nacionalistas, situó al líder del PPdeG y candidato a la Presidencia de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, a quien ve "infinitamente mejor preparado que los otros dos presidentes de media Xunta de Galicia", en referencia al actual titular del Gobierno gallego, Emilio Pérez Touriño (PSOE); y al vicepresidente autonómico, Anxo Quintana (BNG).

El líder de los populares tomó la palabra para clausurar el acto tras la intervención del propio Feijóo, a quien agradeció su "buen trabajo" desde que tomó las riendas del partido en Galicia, a pesar de que su papel fue "muy difícil". Después de enfatizar que ha recorrido Galicia "de arriba a abajo" y que ha hablado "con todo el mundo", celebró que llegue a las autonómicas conociendo los "anhelos e inquietudes" de los gallegos.

A esta "buena base", sumó la importancia del papel de los militantes y simpatizantes del partido, a quienes pidió un "esfuerzo" para lograr el cambio político en las próximas autonómicas. "Esto no es una tarea de dos o tres dirigentes sino de todos", expuso para instar a las bases del partido a movilizarse en las gallegas y evitar "cuatro años más de parón".

En cualquier caso, se mostró seguro de la victoria de los populares en su tierra natal, aunque admitió la necesidad de que el PP logre la mayoría absoluta para poder recuperar el poder dado el "peculiar concepto de la democracia" de socialistas y nacionalistas, a los que acusó de pactar "con el único programa electoral de que no gobierne el Partido Popular".

"CUATRO AÑOS PERDIDOS"

"Con ideas tan brillantes como esa, el balance sólo puede ser cuatro años perdidos", resumió, y redujo esta legislatura en Galicia a "nada". Entre otros ejemplos, citó la ausencia de avances en materia de infraestructuras, educación o bienestar y, a mayores, sumó la división entre los socios de la Xunta, que erigió en el "signo de identidad" del bipartito.

Asimismo, se refirió a los incumplimientos del Gobierno central en la ciudad de Lugo, como el AVE a la ciudad, el puente sobre el Río Miño o las autovías Lugo-Ourense y Lugo-Santiago. Ante eso, se mostró convencido de que el presidente del Ejecutivo estatal, José Luis Rodríguez Zapatero, volverá mañana, en su visita a Ourense, a "prometer y engañar" a los gallegos.

Rajoy también aludió al impacto de la crisis económica en la comunidad gallega, donde "hay más parados" que cuando Touriño y Quintana llegaron a la Xunta, por lo que consideró un "riesgo" que sigan otra legislatura más al frente del Gobierno gallego. Frente a esta "pesadilla", situó los gobiernos autonómicos dirigidos por Manuel Fraga, con los que Galicia dio "un salto espectacular". "Lo hicimos bien y la gente lo sabe", remachó.

Tras mostrarse convencido de que los ciudadanos "lo saben", concluyó que exigen "un cambio político" y, para ilustrar las posibilidades del PP de ganar las autonómicas, recordó que el electorado gallego respaldó por mayoría a este partido en los últimos cinco comicios, aunque en las pasadas autonómicas se quedó a un escaño de la mayoría absoluta. "Nadie en España lo ha conseguido", enfatizó, y volvió a llamar a la militancia a trabajar para lograr ganar los comicios.

Para ello, les pidió que aparquen las diferencias que pueden existir sobre diversos temas y que se fijen en "lo que une" al partido, dentro de lo que enumeró el amor a Galicia y a España, los derechos y libertades de la sociedad, y la igualdad de derechos y oportunidades.