12 de noviembre de 2019
7 de septiembre de 2009

Gobierno foral y PSN inician la negociación de los Presupuestos vaticinando que será difícil pero acabará en acuerdo

Miranda dice que las Cuentas serán similares a las de 2009 y que se recurrirá a deuda pública en el máximo permitido por el Estado

PAMPLONA, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Navarra y el PSN iniciaron hoy la negociación para aprobar los Presupuestos Generales de Navarra para el año 2010 con una reunión en el Palacio de Navarra a la que asistieron el jefe del Ejecutivo foral, Miguel Sanz, y el secretario general del PSN, Roberto Jiménez.

Al término del encuentro, tanto el Gobierno de Navarra como el Partido Socialista salieron con la impresión de que la negociación será "difícil", pero confiaron también en que habrá acuerdo para sacar adelante las Cuentas públicas en el Parlamento foral.

El vicepresidente segundo y consejero de Economía y Hacienda del Gobierno, Álvaro Miranda, señaló que la negociación con el PSN será "difícil, profunda y con contenidos", pero aseguró que "hay que esperar que al final haya un acuerdo para que Navarra pueda tener Presupuestos el año que viene". "Habrá que trabajar, pero el acuerdo será posible", insistió.

En esta línea, el consejero señaló que "hay una senda suficiente para trabajar conjuntamente, cada uno desde nuestra posición política, para llegar a acuerdos que sean buenos para Navarra y para los navarros".

Miranda explicó que el Gobierno tiene previsto aprobar este miércoles las principales cifras de los Presupuestos Generales de Navarra. El consejero de Economía avanzó que la recaudación fiscal "se mantiene en unos parámetros de cierto decrecimiento, por lo que no hay que hacer previsiones optimistas, porque sería engañarnos a nosotros mismos y a los ciudadanos".

Además, adelantó que Navarra recurrirá a la deuda pública en el máximo permitido por el Estado, el 2,75 por ciento del PIB de la Comunidad foral, "una cifra plenamente asumible con la que nos situaríamos a final de 2010 con una deuda pública del 8,23 por ciento sobre el PIB regional, con lo que Navarra seguiría siendo de las regiones españolas con menor deuda pública sobre el PIB".

Con estos datos, el consejero quiso "salir al paso de todos aquellos que dicen que estamos yendo hacia la ruina con la gestión económica de Navarra". "Yo creo que es todo lo contrario, estamos yendo a una política de contención de nuestros recursos", agregó.

Álvaro Miranda señaló que "la suma de unos recursos fiscales que tienen que ser necesariamente limitados y el recurso a la deuda pública en momentos de crisis nos permitirán tener unos Presupuestos similares a los de 2009 y plenamente factibles para prever cobertura para el gasto social y para el impulso de la actividad económica".

El consejero de Economía afirmó igualmente que "las medidas anticrisis que se puedan poner en marcha para el año 2010 serán pactadas entre el PSN y el Gobierno de Navarra para que cuenten con el máximo respaldo político, y a su vez se buscará el consenso con los agentes políticos y sociales".

"VOLUNTAD" DE ACUERDO DEL PSN

Por su parte, el secretario general del PSN, Roberto Jiménez, señaló que su "voluntad" es que finalmente haya acuerdo con el Gobierno de Navarra en materia presupuestaria y afirmó que "en un contexto de crisis económica es importante que haya acuerdo para articular medidas que permitan paliar los efectos de la crisis".

"Hemos trasladado al Gobierno nuestra vocación de que se mantengan todas las políticas sociales y el Estado de Bienestar", dijo. Jiménez consideró que "es previsible que haya dificultades" en la negociación presupuestaria, "pero creo que serán superadas".

Por otra parte, Jiménez mostró su "preocupación" por la situación de las listas de espera en el sistema sanitario navarro y advirtió de que las enmiendas que incorporó el PSN a los Presupuestos para reducir estas listas "no están teniendo eficacia".

Por otra parte, el dirigente socialista afirmó que su partido "echa en falta también en sanidad un plan sobre las necesidades de personal". "Se ha hecho un plan para médicos, pero queríamos que fuera para todo el personal sanitario y no se ha realizado", dijo.

También mostró su "preocupación" por el desarrollo de la Cartera de Servicios Sociales y, en concreto, afirmó que los equipos de valoración de la dependencia deben actuar "con mayor celeridad". "Se valora con retraso y en muchas casos va una sola persona, cuando tienen que ser equipos multidisciplinares los que evalúen", dijo, para advertir de que la Ley de la Dependencia es "fundamental".