25 de noviembre de 2020
20 de diciembre de 2007

Gobierno mantendrá en 2008 en el límite de 3.000 militares en el exterior en contra del criterio de la cúpula militar

MADRID, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno mantendrá de cara a 2008 el límite de 3.000 militares que España puede tener desplegados como máximo en operaciones de mantenimiento de la paz en el exterior, en contra del criterio de la cúpula militar, partidaria de no imponer restricciones de efectivos a las misiones para no dificultar su planeamiento, ejecución y traslados.

Fuentes gubernamentales confirmaron a Europa Press que el Ejecutivo aprobará próximamente la renovación del acuerdo de Consejo de Ministros que fija en 3.000 efectivos y 50 observadores el número máximo de militares que pueden estar destacados en el exterior en operaciones de paz.

La cúpula militar, responsable del planeamiento operativo de las diferentes misiones con participación española, no es partidaria del mantenimiento de esta restricción por las dificultades que representa a la hora de rediseñar operaciones, realizar envíos y repliegues de personal y desplegar contingentes en nuevas misiones, según fuentes militares consultadas por Europa Press.

Por tercer año consecutivo, el Ejecutivo volverá a fijar el mismo límite de 3.000 efectivos y 50 observadores militares, una restricción autoimpuesta por el Gobierno y acordada en la última reunión del Consejo de Ministros de cada año. El Gabinete liderado por José Luis Rodríguez Zapatero se fijó por primera vez este 'techo' el 30 de diciembre de 2004, cuando ratificó un límite de 2.600 militares para todas las operaciones exterior de cara a los seis siguientes meses. Concluido ese plazo, decidió elevar la restricción hasta los 3.000 militares, cifra que ha sido renovada durante los tres últimos años.

España mantiene en la actualidad un contingente total de más de 2.700 efectivos destacados en cuatro misiones (Afganistán, Líbano, Kosovo y Bosnia) y tiene previsto sumarse a la Fuerza de la Unión Europea en Chad con el envío de dos aviones de transporte C295 y unos 50 militares.

Uno de los ejemplos más recientes de las dificultades operativas que genera el límite numérico se produjo el pasado año, cuando el Gobierno se vio obligado a realizar el despliegue de la nueva misión en Líbano en dos fases para no superar la limitación autoimpuesta. Durante ese último semestre de 2006, las Fuerzas Armadas mantenían destacamentos en Bosnia, Kosovo, Afganistán, República Democrática del Congo y Lituania y el despliegue en Líbano elevó el número total de soldados hasta casi superar el límite.

El Ejecutivo desplegó primero vía marítima un batallón de Infantería de Marina, de unos 500 efectivos, en Taybé, y un mes después envió a Marjayún el grueso del contingente de la Brigada de la Legión, que, ya en noviembre, sustituyó con sus 1.100 efectivos al primer destacamento y tomó el mando del sector Este de la Fuerza Interina de Naciones Unidas en Líbano (FINUL).