26 de noviembre de 2020
24 de abril de 2006

El Gobierno responde a Batasuna que quien no desea la violencia recorre el camino que "todos" quieren

El Gobierno responde a Batasuna que quien no desea la violencia recorre el camino que "todos" quieren

MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, aseguró esta tarde que el Gobierno "toma nota" de las declaraciones del coportavoz de Batasuna, Joseba Permach. "Quienes no desean más actos actos de violencia y se solidarizan con las víctimas están recorriendo el camino que todos deseamos", dijo en la rueda de prensa posterior al encuentro entre el portavoz parlamentario del BNG, Francisco Rodríguez, y el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero.

El coportavoz de Batasuna, Joseba Permach, expresó hoy su esperanza en que no haya más actos violentos como los ocurridos en Barañain y Getxo, pero tampoco "detenciones, torturas, encarcelamientos" o se mantenga la dispersión de presos y "la violencia estructural por parte de los estados que niegan al pueblo vasco el derecho a decidir libremente su futuro".

En cuanto al hecho de que el secretario general del PP, Angel Acebes, informase hoy de que existen misivas de extorsión fechadas en abril, Moraleda subrayó que para el Gobierno, son "relevantes" las declaraciones del presidente del PP, Mariano Rajoy y "sólo" de él. "Recientemente ha podido ser bastante explícito respecto de lo que está ocurriendo en el proceso de paz", añadió. Moraleda tampoco dijo poder más detalles respecto a los recientes ataques en Navarra y País Vasco y se remitió a las investigaciones del Ministerio de Interior.

BNG: PRESOS Y PARTICIPACIÓN DE BATASUNA

De otra parte, el portavoz parlamentario del Bloque Nacionalista Galego, Francisco Rodríguez, expresó hoy al presidente del Gobierno su "aval total" en el escenario abierto tras el alto el fuego permanente de ETA. Rodríguez informó de que Zapatero le había trasladado que estas "conversaciones plurales" con todas las fuerzas parlamentarias continuarían en junio. A este respecto, Moraleda indicó que, como ha hecho con el resto de partidos, Zapatero se comprometió a seguir "en el proceso de información".

Tanto Moncloa como el representante del BNG consideraron la entrevista "ampliamente satisfactoria". Rodríguez alabó la forma de conducir el proceso de Zapatero y de recoger opiniones de las fuerzas políticas.

Eso sí, el portavoz nacionalista gallego trasladó a Zapatero que "cuanto antes" se haga una política penitenciaria "favorable a un trato lo más conforme con los derechos de los presos según el ordenamiento jurídico actual", de acuerdo a la legalidad, sería "un paso muy positivo" para el diálogo.

También le indicó que es "fundamental" que todas las fuerzas políticas que rechazan las violencia terrorista puedan participar "en los procesos democráticos". En este sentido, sostuvo que el BNG vería "con muy buenos ojos" que en un contexto político "sin violencia", Batasuna pudiera participar "de pleno derecho" en las instituciones.

MARCO POLÍTICO

La tercera cuestión que le planteó a Zapatero es que el "marco político" de Euskadi "debe ser respetado y tenido en cuenta", dado que uno de los fenómenos que provoca la violencia terrorista es el "clima de falta de convivencia en la sociedad vasca". "Ahí el protagonismo esencial debe ser de los partidos políticos que actúan en Euskadi y de sus instituciones de autogobierno", añadió.

Por lo demás, Rodríguez resaltó que el Gobierno es el principal "responsable" para conseguir la paz y que el BNG no podrán "nunca en duda su "capacidad absoluta" para actuar. "Respetaremos que no nos informe de cuestiones que por su delicadeza, no tengan que ser puestas en común", llegó a decir. Asimismo, expresó su deseo de que haya éxito a pesar de que "pueda haber tropiezos, algún paso atrás e incluso provocaciones". Por otra parte, y cuando se le preguntó si habían hablado también de Galicia, el portavoz del BNG se limitó a señalar que "siempre salen otras conversaciones".

De su parte, según explicó Moraleda, Zapatero indicó a Rodríguez la necesidad de caminar "juntos en un camino que será largo duro y difícil, pero que merece la pena recorrer". El presidente del Gobierno agradeció al BNG su "lealtad, colaboración y confianza" en un proceso que "siendo difícil y duro" todos deben asumir "unidos y con responsabilidad".

"UN EJERCICIO DE CINISMO"

Por su parte, la presidenta del PP vasco, María San Gil, consideró hoy un ejercicio de "cinismo" las palabras de Batasuna:"Espero que dejen de poner la inteligencia del conjunto de la sociedad vasca y española en entredicho. Lo que no puede ser ahora es que vayamos a creernos que porque Batasuna dice que lamenta los atentados de Barañain y de ayer en Getxo, algunos quieran interpretar esto como una condena", señaló.

Además, la dirigente popular señaló que "si se lee claramente lo que ha dicho Batasuna, les parece igual de malo la kale borroka que la dispersión de los presos, igual de malo quienes están dentro de la legalidad como los que están fuera".

En un hotel bilbaíno, a donde acudió con motivo de la presentación del libro sobre el 11-M del diputado del PP Jaime Ignacio del Burgo, la líder del PP vasco manifestó que "es hora de que pongamos las cosas en su sitio y nos demos cuenta de con quien estamos hablando, que digamos claramente que con este tipo de atentados no es posible eso que algunos llaman un proceso de paz".

En este sentido, pidió por parte del Gobierno una respuesta "muy clara y muy contundente, de que así no se puede seguir hacia adelante y que hay que derrotar claramente al terrorismo".

Tras mostrar su total coincidencia con UPN y con el presidente navarro, Miguel Sanz, insistió en que Navarra "no puede ser una moneda de cambio en el proceso" y en pedir que éste se paralice. "No puede seguir que haya negociaciones y contactos con Batasuna y con los demás porque hemos tenido dos atentados importantísimos y es prueba evidente de que esto no era un proceso de paz, sino un proceso de autodeterminación e independencia y quien marca el ritmo es ETA-Batasuna", aseveró.

San Gil insistió en la necesidad de que Batasuna condene la violencia y añadió que los demócratas no pueden rebajar las exigencias. "Hay que ser firmes y tajantes con ellos, a ellos les cuesta muy poco condenarlo, mientras tanto, la prueba del 9 está en manos de Batasuna y hoy por hoy no la han cumplido", concluyó.