5 de diciembre de 2020
26 de octubre de 2020

Gobierno Vasco advierte a los ciudadanos que pueden ser "máquinas de contagios" si no cumplen las medidas

Gobierno Vasco advierte a los ciudadanos que pueden ser "máquinas de contagios" si no cumplen las medidas
Bingen Zupiria - GOBIERNO VASCO

Cree que son más importantes las medidas en cada municipio que los confinamientos perimetrales

BILBAO, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del Gobierno Vasco, Bingen Zupiria, ha destacado la importancia de guardar las medidas que se establecen para evitar la propagación del coronavirus y ha realizado un llamamiento a la responsabilidad de cada ciudadano porque se pueden convertir en "máquinas de contagios".

En una entrevista concedida a Radio Vitoria, recogidas por Europa Press, Zupiria ha considerado que en Euskadi "se han adoptado muchas restricciones que ahora se pueden endurecer en términos jurídicos" tras la declaración del estado de alarma.

De esta forma, se ha referido a las recomendaciones para que se redujeran los encuentros sociales a seis personas como máximo o la de limitación de la movilidad en los municipios que se encuentran en 'zona roja', que se pueden convertir en prohibiciones. A su juicio, "es importante que las decisiones que se han adoptado se cumplan".

El portavoz del Ejecutivo ha destacado que, "mucho más importante" que establecer confinamientos perimetrales, de restringir las entradas y salidas de ciertos municipios, "es lo que se haga dentro" de la localidad.

"Lo más importante son las decisiones que las autoridades tomen en cada municipio y, si hay peticiones a la población para realizar cribados y poder detectar la enfermedad, el buen cumplimiento de eso", ha advertido.

En esta línea, ha dicho que esta enfermedad "es muy contagiosa y no hay Gobierno que lo pueda impedir". "Esto depende de cada uno de nosotros en gran medida. Si no nos encontramos bien, podemos ser una máquina que se dedica a contagiar a los demás. Debemos tomar conciencia de esto, ser responsables de nuestra sanidad y tomar la conciencia de que podemos contagiar a gente vulnerable que lo puede pasar luego muy mal", ha indicado.

A su entender, las apelaciones a la ciudadanía "han funcionado mayoritariamente", aunque ha reconocido que "ha habido gente que no se ha sentido tan implicada".

"Pero esto no va de echar la culpa a nadie y tampoco de sanciones ni de prohibiciones. Lo debemos plantear en positivo. Estamos teniendo un año muy complicado, que no nos esperábamos y tenemos que hacer lo posible entre todos: las instituciones con las decisiones que tengan que adoptar y proponer, y los ciudadanos asumiendo nuestro compromiso para que esto pase y nos podamos ver en una situación mucho mejor que esta en unos meses", ha añadido.

EVITAR CONFINAMIENTOS TOTALES

Bingen Zupiria ha explicado que las medidas que se están adoptando por la mayoría de los Gobiernos pretenden "evitar, a toda costa, la situación de marzo", es decir, el confinamiento total. "Fue una experiencia de cómo hacer frente a esta enfermedad y creo que hay una coincidencia entre instituciones, representantes sociales y ciudadanía, de que tuvo consecuencias extremadamente duras para la actividad económica, el empleo, la educación, para nuestra estabilidad emocional y para nuestro bienestar físico", ha apuntado.

Por ello, cree que es general la idea de que "hay que hacer lo posible para evitar volver a esa situación y eso exige que, en función de la evolución de la enfermedad, las instituciones y representantes institucionales" sean capaces de proponer medidas, adoptar decisiones para afrontar esta situación y la ciudadanía debe tomar conciencia de su responsabilidad.

'TOQUE DE QUEDA'

Zupiria ha admitido que no le gusta el nombre de 'toque de queda' porque tiene recuerdos con "connotaciones negativas, que tienen que ver con momentos de la dictadura y la transición". Sobre las horas a establecer en Euskadi, ha asegurado que la intención del Lehendakari, Iñigo Urkullu, es "actuar con mucha prudencia".

Además, ha recordado que el decreto que establece el estado de alarma se ha elaborado en muy pocas horas. "Esa fue una petición que había hecho el Lehendakari, que el viernes pasado vio al presidente (Pedro Sánchez) comparecer ante los medios de comunicación y hablar de la gravedad de la situación, pero también mostró una cierta dificultad para adoptar medidas", ha apuntado.

A la vista de eso y de que en Euskadi el Gobierno Vasco "estaba teniendo dificultades para imponer algunas restricciones", Iñigo Urkullu decidió pedir a Sánchez que adoptara el estado de alarma, "la formulación legal que permite a las instituciones adoptar una serie de restricciones que, en algunos casos, afecta a derechos fundamentales de las personas".

Por ello, ha explicado que la intención de Urkullu es "analizar bien" el Real Decreto adoptado por el Gobierno español y ha recordado que en Euskadi existen, además, algunas órdenes sanitarias en vigor desde la semana pasada que establecieron una serie de restricciones y recomendaciones.

"A la vista de ese marco legal, de ese marco normativo y de la evolución que la enfermedad muestre, día a día, pueblo a pueblo y territorio a territorio, se verá si hace falta anunciar más medidas", ha apuntado.

Bingen Zupiria cree que se ha tardado en volver a declarar el estado de alarma "porque ha habido mucha confusión". "Se venía diciendo que faltaban instrumentos legales que garantizasen y diesen una seguridad jurídica a la adopción de decisiones o restricciones. Pero, luego, hemos visto que parecía, en algunos casos conveniente y en otros necesario, tener el respaldo de los Tribunales de Justicia. Y hemos visto que el comportamiento de estos y sus decisiones han sido diferentes en un lugar y en otro", ha recordado.

En esta línea, ha recordado que, cuando el Lehendakari decide solicitar la declaración del estado de alarma "lo hace porque no ve otra forma de asentar una garantía jurídica para las decisiones que, en su opinión, había que adoptar".

Zupiria cree que Pedro Sánchez "ha acordado establecer un estado de alarma que le dé cobertura a él y a los presidentes de las comunidades autónomas, en los que ha delegado la ejecución" de esa garantía jurídica.

Tras recordar que el decreto tiene que ser aprobado por el Gobierno español el próximo martes y, después, tiene que pasar por el Congreso, ha recordado que "tiene fecha de caducidad" porque el texto habla del 9 de noviembre. No obstante, ha apuntado que hay voluntad de "alargar el marco general jurídico hasta mayo si fuera necesario".

"No creo que quieran decir que esta literalidad que figura en el Real Decreto ayer aprobado vaya a mantenerse en esos términos hasta mayo. Por eso es importante que nos sentemos con tranquilidad, analicemos el texto del Real Decreto y veamos, en consecuencia, qué decisiones hay que adoptar. Y esa es la intención que nos ha manifestado el Lehendakari que tiene para hoy y para mañana, analizar el Real Decreto y ver de qué manera se pueden adoptar las medidas que resulten necesarias para su ejecución", ha explicado.

En su opinión, "esto va a durar mucho más de seis meses", porque no cree que "el mundo sea capaz de resolver la situación que genera esta enfermedad en seis meses". "Es una enfermedad que afecta a todo el planeta, muy contagiosa, es un virus que parece que no es fácil acabar con él y, seguramente, vamos a tener que convivir con él. Esto nos va a exigir a todos durante mucho tiempo mucha disciplina", ha manifestado.

El portavoz del Gobierno Vasco ha recordado que en Euskadi ya se detectó una situación "complicada" en agosto y se adoptaron medidas que han tenido "un efecto positivo". "Y, de repente, nos hemos encontrado con que aquellas restricciones que, en un momento sirvieron, luego parece que no tienen la efectividad necesaria. Y eso ha coincidido con un brote en toda Europa de contagios y de enfermos", ha subrayado.

Por ello, ha animado a los ciudadanos a hacerse a la idea de que "esto puede durar mucho" y que dependerá "mucho" que se pueda vivir con más normalidad de cómo afronta cada uno esta situación. Asimismo, ha considerado que, "sin economía no hay salud y, sin salud, no ha economía".

Para leer más