20 de julio de 2019
  • Viernes, 19 de Julio
  • 13 de diciembre de 2018

    Gobierno Vasco llama a la "tranquilidad" y anuncia medidas para "minorar" los efectos de la prórroga presupuestaria

    Advierte de que EH Bildu "tendrá que explicar" su rechazo a un acuerdo con mejoras para muchos pensionistas

    VITORIA, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

    El consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu, ha lanzado un mensaje de "tranquilidad" ante la prórroga presupuestaria a la que se ha visto abocada Euskadi para el próximo año, y ha anunciado que, con el fin de "minorar" los efectos negativos de esta situación, el Gobierno Vasco tratará de impulsar medidas legislativas que permitan sacar adelante medidas como la proyectada subida de los salarios de los empleados públicos, o de las prestaciones sociales para pensionistas y otros colectivos con escasos recursos.

    Azpiazu, que ha comparecido ante los medios de comunicación en una rueda de prensa en Vitoria-Gasteiz, ha expresado su "decepción" ante la actitud de EH Bildu en la negociación presupuestaria que ha mantenido con el Ejecutivo vasco en las últimas semanas, que ha concluido sin acuerdo.

    El consejero ha reconocido las "limitaciones" que plantea la situación de prórroga presupuestaria a la que se ha visto abocado el Gobierno Vasco ante la falta de apoyos suficientes para aprobar el proyecto de presupuestos que había elaborado para 2019.

    No obstante, ha asegurado que existen "posibilidades" para "corregir", al menos en parte, los problemas que puede plantear el hecho de no disponer de unos nuevos presupuestos para el próximo año.

    De esa forma, y pese a la retirada de las cuentas para 2019 a la que se ha visto abocado el Ejecutivo, ha lanzado un mensaje de "tranquilidad y calma", puesto que el Gobierno dispone de "mecanismos jurídicos y presupuestarios para seguir garantizando el bienestar de la ciudadanía e impulsado el desarrollo económico".

    Azpiazu ha explicado que el Gobierno Vasco analizará en los próximos días las fórmulas a las que puede recurrir para tratar de "minorar los efectos negativos" de tener que gestionar unos presupuestos prorrogados.

    "NORMAL"

    El consejero, que ha recordado que es relativamente "normal" que un Gobierno recurra a la prórroga prespuestaria en determinadas situaciones, ha analizado las posibilidades que existen para poder llevar a la práctica algunas de las principales medidas que se recogían en el proyecto de presupuestos de 2019, ahora retirado.

    Azpiazu se ha referido, en particular, a los incrementos que se preveía en las cuentas de 2019 en los salarios de los empleados públicos y en la cuantía de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI), una prestación social destinadas a colectivos en riesgo de exclusión, como perceptores de pensiones bajas, desempleados o trabajadores con empleos precarios.

    El proyecto de presupuestos elaborado por el Ejecutivo para el próximo año contemplaba un incremento del 2,25% en los sueldos de los empleados públicos y en la cuantía de la RGI. No obstante, el hecho de que este proyecto haya sido retirado impediría, en un principio, ejecutar tales incrementos, puesto que solo existiría cobertura legal para aplicar la subida del 1,5% que se recogía en las cuentas de 2018, que ahora han sido prorogadas para el próximo año.

    El Gobierno Vasco tratará de sortear este obstáculo analizando la posibilidad de llevar al Parlamento una modificación legislativa que permita aplicar una mayor subida salarial y de la RGI que la prevista en las cuentas prorrogadas. Azpiazu no ha precisado si el incremento que propondrá el Gobierno será el mismo que se recogía en las cuentas diseñadas para 2019.

    "MARGEN" DE INGRESOS

    El Ejecutivo, que necesitaría el respaldo o la abstención de algún grupo de la oposición para aprobar este tipo de medidas legislativas en el Parlamento, también recurrirá a otras modificaciones "puntuales" de las cuentas prorogadas para sacar adelante inversiones u otras actuaciones relevantes que había proyectado para 2019, pero que no están contemplados en los presupuestos prorrogados.

    El viceconsejero de Economía, Alberto Alberdi, que ha acompañado a Azpiazu en la comparecencia de prensa, ha recordado que la previsión de ingresos para 2019 supera en 300 millones de euros la recaudación estimada para el cierre de este 2018, que es la que se toma como referencia en las situaciones de prórroga presupuestaria.

    De esa forma, ha subrayado que, al menos desde una perspectiva financiera, el Ejecutivo dispone de "margen" para llevar a cabo habilitaciones presupuestarias que permitan desarrollar actuaciones no previstas en las cuentas prorrogadas.

    Al margen de sus explicaciones técnicas sobre la gestión de la prórroga prespuestaria, Azpiazu ha dedicado una parte de su intervención a censurar la actitud de EH Bildu durante la negociación que ambas partes han protagonizado en las últimas semanas. El consejero ha censurado el "pánico escénico" de la coalición ante la posibilidad de cerrar un acuerdo presupuestario con el Ejecutivo.

    Azpiazu ha recordado que, en la última oferta que trasladó este pasado miércoles a la coalición, proponía complementar los ingresos de todos los pensionistas perceptores de la RGI hasta los 858 euros en 2021.

    Además, ha asegurado que el Ejecutivo estaba dispuesto a asumir el compromiso de "individualizar" el derecho de acceso a estas prestaciones "comenzando por las personas más vulnerables", y que también había aceptado promover la contratación indefinida y un salario medio "referencial" de 1.200 euros en los programas de empleo del Gobierno.

    TRIUNFO DE LOS "RADICALES"

    Estas propuestas -ha afirmado- daban respuesta a las demandas de la coalición soberanista en términos "realistas y responsables". Por el contrario, ha denunciado que EH Bildu no ha actuado con "honestidad", y que en una situación de "quiebras internas", en la coalición se ha impuesto "la parte más radical en sus posturas", a la que ha acusado de haber "frenado un buen acuerdo para Euskadi".

    El consejero ha denunciado que la reclamación de EH Bildu de ofrecer una renta mínima a 190.000 pensionistas escapa de la capacidad competencial del Gobierno, dado que las pensiones son una competencia estatal; y, además, pone "en riesgo" el sostenimiento del sistema vasco de protección social.

    "EH Bildu ha querido convertirse en el paladín de los pensionistas vascos, apropiándose de sus reivindicaciones. Tendrá que explicar a las personas pensionistas perceptoras [de la RGI] que un cálculo electoral les ha hecho perder un incremento de hasta cien euros al mes en 13 meses, y de más de 50 euros a partir del mes que viene", ha manifestado.

    Para leer más