26 de noviembre de 2020
4 de noviembre de 2006

Gorostiaga reprocha al PP que "agite los fantasmas" con cada PSIR y hable de "amiguismo" con cada proyecto del Gobierno

Cuestiona si los 'populares' se oponen a esa figura o lo que rechazan son los proyectos de suelo industrial y vivienda

PONTEJOS, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

La vicepresidenta regional y secretaria general de los socialistas cántabros, Lola Gorostiaga, reprochó hoy al Partido Popular la actitud que adopta cada vez que el Gobierno plantea un proyecto singular de interés regional y criticó que la oposición aproveche en esos casos para "agitar todos los fantasmas de la más negra historia de la región". También recriminó a los 'populares' que pretendan presentar cada proyecto o actuación del Ejecutivo cántabro como un acto de "especulación, enchufismo y amiguismo".

"No procede que cada vez que el Gobierno plantea una gran actuación en materia de suelo industrial o de vivienda, el PP agite todos los fantasmas", recalcó la secretaria general del PSC-PSOE, quien mostró sus dudas sobre la motivación del Partido Popular para ello. Según dijo, no sabe "si la derecha ataca los PSIR" porque "no cree en ellos" o "simplemente" porque "no quiere que haya suelo industrial o viviendas accesibles en Cantabria".

Además, recordó al presidente de los 'populares', Ignacio Diego, que la figura del PSIR se creó a través de la Ley del Suelo, aprobada en el año 2001 "por consenso de todos los grupos parlamentarios, conscientes de que la estructura de la propiedad del suelo y las propias dificultades orográficas de Cantabria, necesitaban de un instrumento que permitiera dar salida a los grandes equipamientos industriales y logísticos, así como a la promoción de viviendas de protección pública".

En un acto público celebrado con motivo de la inauguración de la nueva sede del PSOE en Pontejos, al que asistió también el diputado nacional por Cantabria y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, Gorostiaga lamentó la "crisis de valores" y de "ética política" que se vive en la región y se dirigió directamente al PP.

Así, frente a las "denuncias de corrupción y de mal uso del cargo público", la vicepresidenta cántabra rompió una "lanza a favor de miles y miles de cargos públicos que ejercen su función desde el más puro respeto al Estado de Derecho" y criticó a los que "utilizan la actuación de algunos desaprensivos para generalizar la idea que asocia política y corrupción".

Desde su punto de vista, "el Partido Popular de Cantabria se equivoca cuando califica cualquier actuación, medida o plan del Gobierno como un acto de especulación, amiguismo o enchufismo".

"Afortunadamente en Cantabria se han acabado los escándalos que la derecha, y sólo la derecha, llevó a las instituciones. Gozamos de un periodo de estabilidad institucional y política sin precedentes y los ciudadanos no se creen que cada vez que el Gobierno mueve un papel haya un escándalo detrás", subrayó al respecto.

RECONOCIMIENTOS AL POL

Por el contrario, Gorostiaga destacó que incluso alcaldes del PP se dirigen al Gobierno regional para agradecer la labor desarrollada con la aprobación del Plan de Ordenación del Litoral. Gorostiaga aseguró que "ya son varios" los responsables municipales del Partido Popular que le han mostrado ese agradecimiento porque el POL "les ha liberado de muchas de las presiones a las que estaban sometidos por grupos de toda índole y condición".

Del mismo modo, la secretaria de los socialistas cántabros resaltó que el POL se pone en España como "ejemplo de eficacia" frente al deterioro del litoral, en un momento en el que se debate a nivel nacional sobre la "especulación urbanística de la costa".

"El Plan de Ordenación del Litoral es una medida de ética política. Ética política, como lo es presentar candidatos que no se dediquen a la construcción, promoción o venta de viviendas o establecer un régimen de incompatibilidades en el que sólo se pueda ejercer un cargo público", añadió Gorostiaga.

En su opinión, la ética política también pasa por "exigir con claridad y el máximo de transparencia los recursos patrimoniales de cada candidato, endurecer las sanciones hasta el máximo en cualquier caso de compra-venta de votos o de transfuguismo y, en definitiva, hacer imposible la contaminación de la corrupción hacia la política".