23 de octubre de 2019
7 de enero de 2009

El grapo Silva Sande se enfrenta a 104 años de cárcel por el ataque a un furgón blindado que causó un muerto en Zaragoza

Tres miembros del GRAPO perdieron la vida en este atentado, por el que el terrorista será juzgado mañana en la Audiencia Nacional

MADRID, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

El miembro de los GRAPO Fernando Silva Sande será juzgado de nuevo mañana en la Audiencia Nacional, esta vez por el ataque a un furgón blindado de Prosegur perpetrado en abril de 1993 en Zaragoza que causó la muerte del conductor del vehículo y heridas a otros dos trabajadores y dos viandantes. En la acción resultaron muertos tres miembros de la organización terrorista.

El fiscal Ignacio Gordillo solicita una pena de 104 años de prisión para Silva Sande, que integraba presuntamente el grupo de atacantes junto con el ya condenado por estos hechos Enrique Cuadra Echandía y los terroristas fallecidos Isabel Santamaría del Pino, Pedro Luis Cuadrado y Valentín Benito.

Según el escrito de conclusiones provisionales elevado por el Ministerio Público, Silva Sande y sus compañeros de "comando", que se alojaban de alquiler en Zaragoza, se dirigieron el 7 de abril de 1993 a la calle madres Plaza e Mayo de la ciudad cargados con dos artefactos explosivos, un revólver calibre 38 y una escopeta de cañones recortados.

Cuando el vehículo blindado paró para recoger fondos en un establecimiento, los terroristas se acercaron y, "de forma rápida y sorpresiva sin dar tiempo a los trabajadores de la empresa de seguridad a darse cuenta de lo que acontecía", colocaron una de las bombas en los bajos del vehículo y el otro en la puerta de acceso al compartimento en el que se guardaba el dinero. La explosión causó la muerte del conductor del furgón y de tres terroristas, quedando heridos otros dos empleados y dos viandantes.

Diez días más tarde, según apunta el escrito del fiscal, Silva Sande "perdió el dinero sustraído en un enfrentamiento con la policía" sucedido en la estación del Norte de Barcelona, junto con un revolver y una pistola, un temporizador y material explosivo.

Considera el fiscal que los hechos constituyen un delito de robo por homicidio (por el que se solicitan para Silva Sande 30 años de prisión), dos delitos de asesinato en grado de tentativa (26 años de cárcel por cada uno de ellos) dos delitos de lesiones (seis años) y un delito de tenencia de explosivos (10 años de cárcel).

Solicita también que el terrorista indemnice a los herederos del conductor asesinado y a los heridos y que se le prohíba volver a Zaragoza o al lugar de domicilio de las víctimas durante los cinco años que sucedan al cumplimiento en prisión por estos hechos.