22 de octubre de 2019
18 de febrero de 2009

Gürtel.- PP pide la dimisión del comisario González y Rubalcaba le acusa de desprestigiar para "tapar sus marrones"

Rubalcaba argumenta que no hubo nada que ocultar y que lo ilegal es cazar comisiones y espiar

MADRID, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, acusó hoy al PP de "desprestigiar" a "profesionales honestos" de la Policía, como el comisario general de la Policía Judicial, Juan Antonio González, para "tapar los marrones" internos del propio partido.

Pérez Rubalcaba hizo estas declaraciones en el Pleno del Congreso a instancias del diputado del PP Arturo García Tizón, quien pidió el "cese fulminante" del citado mando policial porque, según los sindicatos, participó en una cena celebrada durante el fin de semana de cacería en la que coincidieron el ministro de Justicia y el juez que investiga una supuesta trama de corrupción en el entorno del PP.

"Si ya es grave que un juez, públicamente posicionado a favor del PSOE y en contra del PP, instruya una causa que se ha presentado como la mayor trama de corrupción, parece que más grave debe serlo que el máximo responsable de la investigación policial y el ministro se reúnan en una insólita cena con el juez instructor", sentenció García Tizón.

CONTRA GARZÓN, MEDIOS AFINES Y EL MINISTRO

El diputado del PP, miembro de la dirección del Grupo Popular, indicó que el juez Garzón, "junto con determinados grupos de comunicación afines al PSOE, ha iniciado una nueva campaña de desprestigio contra el PP, coincidiendo con las elecciones", y que la presencia del comisario y el ministro en la misma cena pone de manifiesto la utilización de los mecanismos del Estado, que "afecta a principios constitucionales".

Además, dio a entender que no cree en casualidades porque considera "público y notorio" que Pérez Rubalcaba controla su Ministerio "hasta la extenuación" y que "nadie bajo su mando realiza acción alguna de la que (el ministro) no tenga conocimiento, no la haya autorizado, o cuando menos la haya ordenado".

Rubalcaba replicó, que, a la vista de la polémica por la orden cursada en Madrid para la detención de cupos de inmigrantes, no es buen momento para dar por sentado ese control de todo su Departamento. "Después de lo que pasa estos días, ¡qué más quisiera yo que controlar todo el Ministerio!", dijo.

García Tizón insistió en que "son muchos los que piensan que el Gobierno pretende influir en las elecciones vascas y gallegas y avisó de que sólo se entenderá la buena fe del Gobierno y su rectitud si se produce la inmediata destitución del ministro y el cese fulminante del comisario general de la Policía Judicial".

El ministro no se pronunció sobre si el comisario estaba o no en aquella cena, pues asegura que no acostumbra a preguntar a los policías qué hacen en sus fines de semana, pero subrayó que nunca imaginó que, "en su afán de tapar sus marrones, el PP llegara a desprestigiar a profesionales honestos" como el comisario González, quien, según recordó, contribuyó a resolver casos como el secuestro de Anabel Segura y estuvo al frente de la Jefatura Provincial de Murcia nombrado por el PP. "No pensé que llegaran tan lejos", comentó.

NO ME GUSTA LA CAZA, PERO ES LEGAL

A su juicio, si el juez, el ministro y el responsable policial hubieran querido "conspirar" contra el PP, se habrían "escondido" o se habrían metido "en una cripta", pero no se expondrían en una cena ante cincuenta personas en un fin de semana de cacería. "¿Hay sitio más impropio para celebrar una conspiración?", se preguntó. En su opinión, "el argumento es lo contrario: puesto que no hay nada que esconder, se va a un lugar público".

"Cazar no me gusta, pero es legal --continuó--. Lo que no es legal es cazar comisiones en las obras públicas. Lo que no es legal es espiar a compañeros de partidos o hacer dosieres y circularlos. Su problema es que tienen su partido lleno de cazadores y de cazados".