19 de octubre de 2019
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 4 de junio de 2008

    Las hermanas de un hombre acusado de maltratar a su pareja declaran en el juicio que ella lo chantajeaba

    La Fiscalía retiró un cargo de delito de amenazas y también dos faltas de injurias

    GIJÓN, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

    Dos hermanas del acusado de maltratar a su pareja en reiteradas ocasiones declararon hoy, en el juicio celebrado en el Penal número 2 de Gijón, que la mujer chantajeaba al imputado con denunciarle por malos tratos si no le pagaba una pensión, confirmaron a Europa Press fuentes jurídicas. Asimismo, la Fiscalía retiró uno de los delitos de amenazas que se le imputaban al acusado, y también dos faltas de injurias, ya que de estas últimas la víctima era el hijo de la pareja y no esta última. En la vista también testificaron, además de los implicados, dos hijos de la víctima y dos psicólogas.

    En un principio, el Ministerio Fiscal solicitaba para el hombre una condena de más de cinco años de prisión por agredir, amenazar y maltratar a su pareja en reiteradas ocasiones, y también al hijo de ella, una pena que ahora se rebaja en once meses de cárcel. También le pide la prohibición de aproximarse a menos de 200 metros de la víctima, y del hijo de esta, por un mínimo de dos años y un máximo de cinco, además de la privación de tenencia y porte de armas por un máximo de tres años.

    Por otro lado, la Fiscalía mantuvo la pena solicitada para la mujer, quien está también acusada de un delito de lesiones, al atraparle a él la mano con el buzón durante una de las agresiones, por lo que le pide cinco meses de prisión.

    Además de la petición de cárcel, solicita la privación para la tenencia y porte de armas por un periodo de un año y medio y la prohibición de aproximarse al acusado por un plazo de dos años.

    Según el informe fiscal al que tuvo acceso Europa Press, en julio de 2006 el hijo de la víctima se fue a vivir con ella y el acusado. Desde entonces, el imputado le insultó en diversas ocasiones con expresiones como "polvo mal echado", "enfermo mental", "gilipollas" o "cara de mongol de ver tanto la televisión".

    Asimismo, desde que la mujer le planteó a su pareja, a últimos de septiembre de 2006, la separación, el acusado supuestamente la insultaba reiteradamente, llamándola "zorra" y otras palabras peyorativas.

    Además, el 6 de noviembre de 2006, el imputado discutió con su compañera sentimental y llegó a hacer el amago de tirarle un plato a la cabeza. En ese momento intercedió el hijo de la víctima, al que el imputado amedrentó e insultó con frases como "como me toques te mando para el cementerio, hijo de puta".

    También otro día, el 20 de diciembre de ese mismo año, sobre las 22.30 horas, la pareja volvió a discutir cuando se encontraban en el domicilio familiar, debido a que la mujer había cogido unas nóminas del acusado a los efectos de la separación. El imputado supuestamente la amedrentó y la amenazó con matarla con un cuchillo a ella y a su hijo. Acto seguido, la agarró del pelo y la zarandeó, y llegó a propinarle un manotazo en el pecho.

    Dos días más tarde, tras decidir la mujer abandonar el domicilio, ésta bajó al portal a coger la correspondencia. Allí se encontró al imputado, quien le propinó un fuerte empujón y la tiró contra la pared, además de cogerla por el brazo izquierdo para apartarla del buzón. La reacción de la víctima fue cerrar violentamente el buzón, con lo que la mano del acusado quedó atrapada en su interior.

    Como consecuencia, la mujer padeció dos hematomas en el antebrazo izquierdo y una ligera contractura de trapecio derecho, por los que precisó de una primera asistencia médica. La víctima tardó 10 días en curar de sus lesiones.

    Asimismo, el acusado sufrió "erosiones dorsales en el tercer metacarpiano y el tercer dedo de la mano derecha y dedo medio de la izquierda", según el informe. Después de una primera asistencia médica, tardó dos días en curar de sus heridas.