9 de agosto de 2020
20 de octubre de 2008

El hermano del joven asesinado en la sala Joy Eslava (Madrid) en 2005 dice que éste "nunca llevaba navajas encima"

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El hermano de Roberto García Grimaldos, el joven que la madrugada del 26 de diciembre de 2005 murió por la puñalada mortal que le asentaron en la discoteca Joy Eslava, declaró hoy en el juicio, que celebra la Audiencia Provincial de Madrid, que escuchó entre el tumulto de personas que atrajo la reyerta que el marroquí Rachid Tachti había "pinchado" a 'Eddi', como conocían a Roberto, recibiendo al momento un botellazo en la cabeza que le dejó inconsciente.

"Escuché: ¡Rachid qué has hecho!. Luego, me reventaron una botella en la cabeza y perdí el conocimiento. Recuerdo que decían que Rachid le había pinchado", narró Juan Antonio García Grimaldos, quien acudió entonces a socorrer a su hermano. "Mientras me lanzaban una lluvia de vasos y ceniceros de cristal, bajé el pantalón a Roberto y vi una herida limpia y profunda", relató.

Juan Antonio se encuentra aún bajo tratamiento psiquiátrico por el trastorno de estrés postraumático que le supuso presenciar la muerte de su hermano, quien murió en sus brazos. Tras el crimen, estuvo 14 meses de baja laboral. Además de la petición de indemnizaciones de 60.000 euros para cinco de los familiares de la víctima, la defensa de la familia pide que Tachti pague 25.000 euros al hermano de García Grimaldos por los daños morales ocasionados.

La Audiencia madrileña reanudó esta mañana el juicio contra Rachid Tachti por un delito de homicidio. El marroquí, de 28 años, afronta una pena de 13 años de prisión como autor material del navajazo que costó la vida a García Grimaldos. En su declaración, el joven manifestó el pasado martes que arrebató a Roberto la navaja que le sacó durante un forcejeó, asegurando que no sabía si le había apuñalado. Además, insistió en que "no hubo intención" de provocarle la muerte.

"NUNCA" LLEVABA ARMAS

Con el fondo del llanto de su familia, Juan Antonio expuso al jurado popular que enjuicia los hechos que su hermano "nunca ha llevado navajas encima ni ha provocado altercados en las discotecas donde iba". "Siempre se ha comportado", recalcó. A preguntas del jurado sobre si podía reconocer en la Sala al agresor del joven, contestó: "Eran dos personas de raza árabe. Y en la Sala, sólo hay una persona árabe".

Asimismo, el testigo refrendó las manifestaciones vertidas el pasado miércoles por uno de los amigos de Roberto, quien aseguró que la multitudinaria pelea en la que se produjo el homicidio se inició a consecuencia de que el grupo del acusado "intentaba ligar" con sus novias, a quienes trataron de tocar "el trasero".

Otro de los acompañantes de la víctima recordó que alrededor de las 3.30 horas se produjo un primer incidente con los amigos de Rachid, que provocó que la seguridad tuviera que intervenir para separar a sendos grupos. "Decidimos quedarnos porque la seguridad nos dijo que habían expulsado a los chicos árabes. Pero al rato, se formó un gran revuelo. Había vasos, ceniceros y hielos volando. Escuché que habían pinchado a 'Eddi' y vi a Rachid que pasaba delante mío corriendo", contó. El joven se dirigió hacia donde estaba Roberto, a quien escuchó exclamar: "¡Me han pinchado!, ¡me han pinchado!". Entonces, falleció.

La Fiscalía de Madrid coincide con el relato de los amigos de la víctima. Según la fiscal, los dos grupos iniciaron a las 3.30 horas una discusión verbal. Pasados unos minutos, la seguridad intervino y llevaron a Tachti al cuarto de baño para tratar de tranquilizarle. Al salir, el procesado vio a la víctima y le lanzó "una mirada desafiante", que fue correspondida por el joven con un "¡Qué pasa!".

En ese momento, comenzó un forcejeo entre ambos y Rachid asestó con una navaja una puñalada a García Grimaldos en la región abdominal derecha. La agresión le seccionó la arteria iliaca interna, que le provocó la muerte a causa de una hemorragia masiva.