18 de octubre de 2019
18 de febrero de 2009

La hija de 'La Guaja' y sus dos colaboradores se conforman con penas que suman ocho años de prisión

VALLADOLID, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia de Valladolid impuso hoy penas que suman ocho años de prisión a una hija de 'La Guaja', Esperanza R.E, y otros dos colaboradores, en lugar de los quince que solicitaba para ellos el Ministerio Fiscal, tras reconocer que los 24 gramos de cocaína y 12 de heroína por valor de 3.000 euros y una báscula de precisión que en abril de 2008 les ocupó la Policía Nacional estaban preordenados al tráfico de drogas.

El juicio contra ellos no llegó a celebrarse debido a que los letrados de la defensa y la acusación pública, que inicialmente pedía para todos ellos una pena de cinco años de cárcel, llegaron a un acuerdo que rebaja sustancialmente sus condenas, facilitado por el hecho de que ninguno de ellos cuenta con antecedentes penales.

Así, la hija de 'La Guaja', también conocida como 'Eva', y Enrique C.C. aceptaron condenas de tres años y un día de prisión, además del pago de multas por valor de 8.000 euros, mientras que el joven Luis R.A. se conformó finalmente con una pena de dos años y un día de cárcel e idéntica multa, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

En el caso de este último, el Ministerio Fiscal justificó la rebaja aplicada de tres años en la concurrencia de la circunstancia atenuante muy cualificada de drogadicción. De hecho, el acusador público reflejó que la intervención de Luis R.A. en los hechos "fue de forma ocasional y vino motivada por la finalidad de sufragar su adicción a los opiáceos, respecto de la cual se encuentra bajo tratamiento de deshabituación a fecha de hoy".

Las investigaciones policiales, concluidas hoy con una sentencia condenatoria que es ya firme debido al propósito de los condenados de no recurrirla, comenzaron en la primavera de 2007, fecha en la que se iniciaron vigilancias sobre el domicilio de realojo de 'La Guaja', sito en la calle Loza, número 9, donde vivía con su marido, su hija Esperanza y la pareja sentimental de ésta última.

Allí constataron, tras interceptar a varios toxicómanos a los que se intervino la droga que acababan de adquirir, su implicación en la venta de drogas, por lo que posteriormente trasladaron esta actividad al domicilio donde realmente vive 'La Guaja', sito en la calle Cuclillo número uno, donde en febrero de 2008 fueron detenidas cinco personas e imputadas otras tres tras el registro de ambas viviendas, en el que se intervinieron 6 gramos de cocaína y 4 de heroína. Los detenidos eran en su mayor parte familiares directos de Esperanza, integrantes del llamado 'Clan de la Guaja'.

Con esas detenciones y el ingreso en prisión de dos de ellas, se hizo cargo Esperanza de la venta de drogas en la calle Cuclillo número 1, hasta que la policía logró interceptar en la calle Águila a Luis R.A, quien ejercía de correo y que trasladaba droga y una báscula desde el domicilio de Cuclillo, 1 al de Loza nº 9.

Posteriormente, en concreto sobre las 14.00 horas del 24 de abril de 2008, se detuvo a Esperanza, alias 'Eva', quien cuenta con dos detenciones anteriores por tráfico drogas, ambas en Valladolid: la primera en el año 1992 y la segunda en el 2003.

En esta última detención se tragó la droga durante el registro que la policía efectuó en el domicilio de su madre, sito en la calle Cuclillo, para evitar ser arrestada por la Policía, ante lo que tuvo que ser ingresada de urgencia en el hospital.

Se da la circunstancia de que la madre de 'Eva', Lucía E.J, más conocida como 'La Guaja', está siendo juzgada también en la Audiencia vallisoletana desde el pasado día 6 de febrero como presunta integrante de la red de tráfico de drogas desarticulada por la Policía Nacional entre los años 2006 y 2007 en la denominada 'Operación Plata' y por la que comparte banquillo con otras diecisiete personas, entre ellas, precisamente, otros dos de sus hijos, José Antonio ('Peluso') y Soraya R.E.