25 de enero de 2021
16 de diciembre de 2008

El hombre que mató a otro en Vilafant (Gerona) por una discusión sentimental alega que actuó en defensa propia

GERONA, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

El acusado de la muerte de un hombre de origen boliviano en Vilafant (Gerona) en octubre del año pasado por una relación sentimental declaró hoy ante el jurado popular de la Audiencia de Girona que actuó en defensa propia. Una tesis que no comparte el fiscal, quien considera imposible esta versión porque la víctima tenía varias puñaladas por la espalda.

El acusado, Lluís G.M., de 25 años, se enfrenta a una pena de 18 años de cárcel. Hoy explicó ante el tribunal que mantuvo una relación sentimental con la sobrina de la víctima, Wilber Carmelo A.C., de 28 años, pero negó que la acosara una vez ella le dejó, como aseguran las acusaciones.

El procesado contó que Wilber A. y dos hombres más que le acompañaban fueron a buscarle para que dejase en paz a su sobrina. Cuando contactaron con él discutieron en medio de la calle. Sí reconoció que el día de los hechos llevaba un cuchillo escondido en el bolsillo, pero que no tenía, declaró, la intención de apuñalar a nadie.

Explicó que se sintió acorralado por los tres hombres y que sintió pánico. Por su parte, el fiscal dedicó gran parte de su interrogatorio a rebatir los argumentos de la defensa, según la cual el procesado tenía las facultades mentales anuladas por el miedo cuando apuñaló a la víctima. Por este motivo y porque desde pequeño sufre una enfermedad mental, el acusado no es responsable penal del crimen, según su abogado, Carles Monguilod.

La Fiscalía mantiene que el día del crimen el procesado y la víctima habían quedado para hablar de la sobrina de éste. Según la acusación, hacía tiempo que la acosaba porque la chica había decidido no mantener una relación con él. Cuando se encontraron, los dos hombres discutieron en medio de la calle y el acusado sacó un cuchillo y se lo clavó por todo el cuerpo.

El fiscal pide 13 años y medio de prisión al considerar que es un homicidio, y Carles Monguilod mantiene que su cliente actuó en defensa propia, por lo que pide la absolución.