30 de marzo de 2020
9 de enero de 2008

Ingresan en prisión los tres etarras entregados por Reino Unido tras ser informados de sus delitos en la A.Nacional

Ingresan en prisión los tres etarras entregados por Reino Unido tras ser informados de sus delitos en la A.Nacional
EP

MADRID, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

Iñigo María Albisu Hernández, Ana Isabel López Monge y Zigor Ruiz Jaso, los tres presuntos miembros de ETA que fueron entregados ayer por las autoridades de Reino Unido a España, ingresaron hoy en prisión después de pasar por la Audiencia Nacional donde fueron informados de las causas pendientes que tienen con la Justicia española, informaron fuentes jurídicas.

La extradición de los tres presuntos terroristas se produjo después de su detención el pasado mes de abril en Sheffield, una localidad al norte de Inglaterra. Su entrega se retrasó después de que recurrieran ante la justicia británica su extradición pero el pasado 12 de diciembre el Tribunal Superior de Justicia de Londres rechazó el recurso de los etarras dejando vía libre para su extradición.

Ya en poder de la Justicia española, el juez de instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, informó, tanto a Iñigo María Albisu, de 23 años, como a Zigor Ruiz, de 29, del delito de pertenencia a banda armada que pesa sobre ambos.

Por su parte, la tercera detenida Ana Isabel López, de 36 años, tenía que haber pasado a disposición judicial con el juez de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, no obstante, al encontrarse éste de vacaciones, finalmente fue el juez de Instrucción número 1, Santiago Pedraz, quien comunicó sus delitos a la presunta etarra. Fuentes jurídicas señalaron que López se negó a contestar a las preguntas del magistrado.

Anabel López, huida en 2002 de una operación contra el 'Comando Vizcaya', está acusada de pertenecer a ETA y de haber cometidos una serie de actos de kale borroka en 1995.

Los tres formaban parte de un 'talde de reserva', es decir, un grupo de 'liberados' que se oculta hasta recibir órdenes de la dirección de la banda terrorista para salir de su escondite y atentar. En el momento de su detención, el 27 de abril de este año, poseían información sobre posibles objetivos en Santander.