8 de abril de 2020
9 de enero de 2008

Los inmigrantes ingresan en las dependencias de la Policía Nacional a la espera de ser expulsados

Los inmigrantes partieron de Argelia el lunes y estuvieron en el mar unas 35 horas

Los inmigrantes ingresan en las dependencias de la Policía Nacional a la espera de ser expulsados
AP

PALMA DE MALLORCA, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los 19 inmigrantes que esta madrugada arribaron sobre las 6:45 horas a Cala S'Almunia, en la costa mallorquina de Santanyí, indocumentados y procedentes de Argelia, prestaron declaración durante varias horas en la Comandancia de la Guardia Civil de Palma. Posteriormente, ya por la tarde, han sido trasladados a las dependencias de la Policía Nacional, donde se encuentran en estos momentos.

Según informaron a Europa Press fuentes de Delegación de Gobierno, la Policía Nacional deberá ahora redactar los expedientes de expulsión de los 19 inmigrantes para que mañana, el delegado del Gobierno en Baleares, Ramon Socias, los firme y autorice su desplazamiento hasta un centro de internamiento de la Península, en Valencia o Barcelona.

La estancia de los inmigrantes en el centro de acogida será autorizada a su vez por un juez, que certificará su ingreso y controlará su permanencia en el mismo. Asimismo, el cónsul de Argelia se desplazará hasta el centro de la Península para verificar la nacionalidad argelina de los individuos, según confirmaron las mismas fuentes. El paso siguiente será su repatriación a su país de origen.

35 HORAS EN ALTA MAR

La patera con los 19 inmigrantes a bordo que llegó hoy a Mallorca, la novena que consigue llegar a las islas desde 2006 y la primera de 2008, partió de Argelia sobre las 20.00 horas del lunes, por lo que estuvo en alta mar más de 35 horas.

Los inmigrantes pudieron tocar tierra sin que los dos Sistemas Integrados de Vigilancia Exterior (SIVE móvil), ubicados en la costa de Mallorca, detectaran la presencia de la embarcación, que fue localizada en Cala S'Almunia, aunque sus tripulantes fueron localizados en Cala Llombards y Llucmajor.

Las mismas fuentes indicaron que el motivo de que no se consiguiera interceptar la llegada de la patera se debe a que los dispositivos de vigilancia se encontraban rastreando otros puntos del litoral, que no pudo desvelar "para evitar que la información llegue a las mafias".

El SIVE es una estación móvil, integrada por un vehículo dotado con un radar de vigilancia costera, sensores de visión nocturna y diurna y equipos de transmisión de datos. Este sofisticado dispositivo permite interceptar embarcaciones de un mínimo de diez metros de eslora a una distancia de 30 millas náuticas, e incluso visualizar cuántas personas se encuentran a bordo.

Cabe apuntar, que el delegado del Gobierno en las Islas, Ramón Socías, señaló hace algunos meses que se está estudiando la posibilidad de instalar en el archipiélago varios SIVE de forma fija, como los existentes en Canarias y en el Estrecho de Gibraltar.

A principios del pasado mes de julio, el Consejo de Ministros aprobó extender el SIVE a Ibiza, que está previsto que llegue a la Isla en un plazo breve de tiempo.

CIERTA PREOCUPACIÓN

Desde la Delegación aseguraron que que existe cierta "preocupación" ante la presencia en una nueva patera en la costa balear, si bien destacaron el "éxito" del trabajo que realizan las Fuerzas de Seguridad del Estado que "siempre han logrado detener a los indocumentados que han intentado entrar de forma ilegal en la comunidad".

DISEMINADOS POR GRUPOS

Tras llegar a la isla, los ocupantes de la embarcación se habían separado en varios grupos con el fin de despistar a las fuerzas policiales. Así, doce de ellos fueron detenidos en las inmediaciones de Cala Llombards, en el municipio de Santanyí, mientras que los otros siete fueron localizadas en Llucmajor, donde según las mismas fuentes, se disponían a coger en autobús.

Ésta es la primera patera con indocumentados a bordo que alcanza las costas mallorquinas en 2008. Con anterioridad, han llegado otras ocho embarcaciones con inmigrantes a diversos puntos del litoral balear.