14 de octubre de 2019
14 de marzo de 2008

Instituto Anatómico Forense comenzará hoy los análisis de los restos óseos hallados en la fosa común de Alcalá

Los restos se encuentran en cinco bolsas que llegaron el miércoles al Instituto, donde se pretende conseguir identificaciones individuales

MADRID, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Instituto Anatómico Forense ha recibido ya los restos óseos hallados en la fosa común descubierta el pasado 11 de febrero en la Unidad de Servicios de Base (USBA) 'Primo de Rivera' de la Brigada Paracaidista (BRIPAC), en Alcalá de Henares (Madrid) y comenzará hoy los análisis para determinar su origen e identidad, pruebas entre las que se incluirán los análisis de ADN, según informaron a Europa Press fuentes de la investigación.

Se ha barajado la posibilidad de que estos restos pudieran pertenecer a desaparecidos durante la Guerra Civil. Además, la Fundación Andreu Nin considera que tendría "cierta lógica" que el cadáver del líder del Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM) secuestrado y asesinado en 1937 por agentes secretos soviéticos dirigidos por Orlov, figurara entre los restos óseos de la citada fosa.

Las fuentes consultadas relataron que el centro investigador recibió el miércoles por la tarde cinco bolsas de gran tamaño con los restos humanos encontrados en la fosa de Alcalá, material que todavía se encuentra precintado, a la espera de que el forense encargado de su análisis comience su trabajo. El especialista iniciará las pruebas para determinar el origen de los restos hoy viernes, una vez haya concluido la guardia que cumple este jueves en el juzgado de Alcalá.

Las mismas fuentes explicaron que el análisis de los restos, cuya recogida fue dirigida por el Juez Togado Militar Territorial número once, pretende conseguir identificaciones individuales, determinar la fecha de la muerte y esclarecer las circunstancias accesorias a la causa de los fallecimientos, por lo que se realizarán pruebas adicionales de ADN y estudios antropométricos y antropológicos del material hallado en la fosa.

El estudio que se llevará a cabo en el Instituto Anatómico Forense comenzará catalogando por grupos los diferentes huesos y fragmentos óseos. Posteriormente, se procederá a la reconstrucción, en la medida de lo posible, de los esqueletos, basándose en los huesos recuperados en el cuartel de la BRIPAC. Después de ese paso, el forense intentará determinar la edad, sexo y talla de los cadáveres y, tras ello, se buscará establecer el número mínimo de individuos a los que corresponde los huesos.

ANALISIS DE MUESTRAS CON FINALIDAD IDENTIFICATIVA GENETICA.

Tras intentar esclarecer la fecha en que fallecieron, el especialista médico examinará los restos en busca de alteraciones con efectos identificativos --como una lesión ósea característica de una persona concreta, por ejemplo-- y estudiará la existencia de patologías, con especial atención a las de índole traumática. El último paso del análisis será estudiar si hay disponibilidad para realizar análisis de muestras con finalidad identificativa genética. Las fuentes consultadas aseguraron que las pruebas que comenzarán mañana no tienen una fecha determinada para su finalización.

El hallazgo de la fosa común con varios restos humanos se produjo el 11 de febrero durante unas obras que se realizaban en la zona nordeste de la Unidad de Servicios de Base (USBA) 'Primo de Rivera' de la Brigada Paracaidista (BRIPAC) en Alcalá de Henares (Madrid) para construir un muro perimetral. Los operarios, que trabajaban con máquinas, no se percataron en un primer momento de los restos óseos humanos, hecho que descubrió posteriormente personal civil y militar de la BRIPAC destacado en el acuartelamiento.

Los hechos se pusieron entonces en conocimiento de los superiores del cuartel Primo de Rivera, que los trasladaron al Juzgado Togado Militar número 11. El titular del juzgado castrense se personó en la zona, acompañado por agentes de la Policía Judicial, un médico forense y un secretario judicial de Alcalá.

El equipo dirigido por el magistrado procedió a la recogida de los restos óseos, abrió diligencias previas para esclarecer el hallazgo y ordenó la paralización de las obras para que se realizara una inspección más intensiva de todo el terreno, según las fuentes militares consultadas por Europa Press.