20 de septiembre de 2019
  • Jueves, 19 de Septiembre
  • 1 de noviembre de 2009

    Interiora aleja de Euskadi a dos presos de ETA que rechazaban la violencia en una carta

    MADRID, 1 Nov. (EUROPA PRESS) -

    En menos de un mes, dos de los seis presos de ETA que en el año 2004 dieron el paso de firmar una carta en la que manifestaban públicamente su rechazo a la violencia, Iñaki Bilbao Beaskoetxea, 'Iñaki de Lemona', y Koldo Aparicio, han sido trasladados a cárceles lejanas al País Vasco después de permanecer durante meses en las prisiones de Villabona (Asturias) y Zuera (Zaragoza), informaron a Europa Press fuentes penitenciarias.

    Estos traslados son especialmente significativos dado que en Zuera y Villabona --algunas de las cárceles más cercanas y mejor conectadas con el País Vasco-- es donde el Ministerio del Interior tiene sus principales bancos de pruebas de su política penitenciaria hacia el frente de presos. Allí se mezclan presos contrarios a la "lucha armada" o críticos con la actual dirección de la banda con otros reclusos de los denominados 'duros'.

    En los últimos meses, Zuera y Villabona han recibido a etarras críticos con la actual dirección de la banda, como el caso de José Luis Urrusolo Sistiaga o Carmen Guisasola, ambos expulsados de ETA. La intención de Interior es que las posiciones favorables a acabar con el terrorismo se extiendan entre el colectivo de más de 600 presos de la banda encarcelados en España.

    Fue en el año 2004 cuando estos dos presos firmaron junto con otros cuatro terroristas en prisión, Francisco Mújica Garmendia, alias 'Pakito', Ignacio Arakama Mendia, 'Makario', --ambos cumpliendo condena en Zuera--, Carlos Almorza Arrieta, 'Pedrito de Andoain', y Kepa Solana una carta en la que alegaban que "la lucha armada no sirve". Desde la prisión del Puerto de Santa María (Cádiz), trataban de impulsar un debate interno para que se reconsiderara la estrategia criminal de ETA. Esto les valió su expulsión de la banda terrorista ETA --aunque no del colectivo de presos--.

    Ahora 'Iñaki de Lemona', de 53 años de edad, seguirá cumpliendo sus 30 años de condena en la prisión de Topas (Salamanca) desde que el pasado 5 de octubre abandonase Villabona, justo un año después de su ingreso en el penal asturiano. Fue detenido en Francia en el año 1995. En Salamanca coincidirá con el histórico dirigentes de Batasuna Joseba Permach.

    DE ZUERA AL PUERTO DE SANTA MARÍA

    Por su parte, Jon Koldo Aparicio Benito, alias 'Aitor', fue trasladado el viernes pasado a la prisión gaditana de Puerto II, en la localidad de El Puerto de Santa María, desde la cárcel zaragozana de Zuera. Este etarra, de 38 años de edad, vuelve así a la cárcel en la que ya estuvo entre noviembre de 2007 y junio de 2008. Tan sólo ha permanecido 10 meses en Zuera.

    Koldo Aparicio, natural de Basauri, fue detenido en 1995 en Durango el 23 de febrero de 1995, junto con Urko Izaguirre Bernaola e Igor Fullaondo Betanzos, por su presunta relación con el 'comando Vizcaya', de ETA.

    Estaba considerado como miembro del 'comando' legal de la zona de Basauri, y según datos policiales puso una bomba junto con Urko Izaguirre en un depósito de basuras de Basauri. El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, ordenó el ingreso en prisión días más tarde de su detención.

    Formó parte del paquete de 33 presos etarras trasladados a prisiones próximas al País Vasco a finales de junio de 1996. Fue condenado por la Audiencia Nacional a 35 años de cárcel por intentar asesinar a un policía de la localidad de Basauri (Vizcaya).

    Ahora en Cádiz, Koldo Aparicio coincidirá en prisión con otros once presos de la banda entre los que se encuentra el irredento Iñaki Bilbao Goikoetxea, quien fue condenado a 14 años de cárcel por la Audiencia Nacional por provocar desórdenes públicos y proferir amenazas terroristas con la agravante de reincidencia a los jueces Baltasar Garzón y Alfonso Guevara durante una vista celebrada en septiembre de 2006 en la Audiencia Nacional en la que advirtió a los magistrados que les iba a "arrancar la piel a tiras" y "meter siete tiros", respectivamente.

    (EUROPA PRESS)