17 de noviembre de 2019
14 de enero de 2009

Izquierda abertzale llama a acudir a la marcha contra el TAV, "reflejo de la situación de sometimiento de Euskal Herria"

BILBAO, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

la izquierda abertzale realizó hoy un llamamiento a la ciudadanía a acudir a la manifestación que AHT Gelditu ha convocado para el próximo sábado en Urbina, para expresar su oposición al proyecto, "reflejo de la situación de sometimiento y falta de soberanía que padece Euskal Herria".

En un comunicado, en el que llamó a "los sectores trabajadores y populares" a oponerse a la construcción del TAV, entre otras razones, porque "se trata de un proyecto que viene a reforzar el modelo económico y social neoliberal de PNV, UPN, UMP y PSOE", denunció que se pretende "multiplicar los beneficios empresariales a costa e los derechos sociales y laborales de los sectores trabajadores y populares".

A su juicio, este "modelo" está "precarizando a golpe de ley, decreto y reforma" las condiciones de vida de "la inmensa mayoría de las personas" con el objetivo de "engordar la cuenta de resultados de empresas constructoras, bancos y demás".

"El TAV viene a reforzar el modelo de las privatizaciones y deslocalizaciones, de la precariedad laboral, de la rebaja recurrente del impuesto de sociedades, de los recortes permanentes en gasto social, de la especulación del suelo y la vivienda y del chanchullo y robo de dinero público por parte de cargos asignados a dedo por los responsables políticos, como en la hacienda de Irun, el Guggenheim o el Balentziaga", criticó

Para la izquierda abertzale, el TAV es "el vivo reflejo de ese modelo: los empresarios apadrinados por PNV, UPN y PSOE pretenden hacer el negocio de su vida con los 10.000.000.000 de euros que, una vez más, habrán de salir de los bolsillos de los sectores trabajadores y populares, mientras que acuciantes necesidades sociales como el uso y disfrute de una vivienda o la percepción de prestaciones sociales dignas continuarán desatendidas".

"Sin lugar a dudas, tras el TAV se esconden grandes intereses económicos; pero también inconfesables intereses políticos. Y es que 10.000.000.000 de euros dan para mucho. Por supuesto, también para 'incentivar' a los sectores más inmovilistas de PNV y UPN y, por ende, para alimentar el marco de la negación, partición y sometimiento de Euskal Herria", manifestó.

ACTUAL MARCO

También manifestó su convicción de que el TAV es "un proyecto que refuerza el actual marco jurídico-político", que "niega a los sectores trabajadores y populares la capacidad de decisión sobre su presente y su futuro y los condena a la precariedad".

"Se trata de una imposición en mayúsculas. Precisamente, El TAV es reflejo de la situación de sometimiento y falta de soberanía que padece Euskal Herria", aseguró.

En opinión de la izquierda abertzale, todas las decisiones "estratégicas" sobre esta cuestión "han sido tomadas en Madrid y París, a espaldas de los y las ciudadanas vascas, y por supuesto a espaldas de las necesidades e intereses de la ciudadanía vasca, por mucho que el PNV se refiera a él como 'el máximo exponente del autogobierno vasco' cuando se trata de demostrar lo muy bueno, por muy vasco, que es el TAV".

También censuró que el proyecto "se ha desarrollado en ausencia total de información y de cauces de participación", lo que muestra "bien a las claras cuál es el concepto de democracia del PNV y UPN, pero también de EA e IU".

"El señor Ibarretxe se llena la boca con el ejercicio del derecho a decidir, con la defensa de la madurez de la sociedad vasca para tomar sus decisiones. Pero curiosamente, el Gobierno de Ibarretxe, niega la capacidad de decisión de la ciudadanía en torno a tan controvertido proyecto y le abre paso a base de porrazos, presiones y amenazas a los y las afectadas y criminalización del movimiento opositor, con el objetivo de quitar de en medio cualquier voz discordante y oposición popular y municipal", indicó.

Por todas estas razones, la izquierda abertzale interpretó que el TAV es "el máximo exponente de la necesidad del cambio político y social en Euskal Herria". "Los sectores trabajadores y populares necesitamos la soberanía para poder decidir sobre nuestro futuro; también sobre el modelo de transporte, de ordenación del territorio y de sociedad. En definitiva, para poder construir una Euskal Herria radicalmente distinta al modelo TAV", concluyó.