13 de octubre de 2019
25 de enero de 2009

Javier Rojo asegura que el Senado ha restringido gastos y que no se les puede acusar de "dispendios"

Sobre la renovación de los magistrados del TC dice que siempre será mejor un acuerdo que "cualquier imposición", por "legítima" que sea.

MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Senado, Javier Rojo, asegura que ante la situación crisis los senadores han restringido gastos y que mantienen un "control riguroso" en los viajes. Según Rojo, la Cámara Alta cuenta con un presupuesto "razonable" y piensa que no se les puede acusar de "dispendios".

"Nos hemos apretado el cinturón prácticamente en todo y ademas no hemos tenido subida salarial", señaló Rojo en una entrevista concedida a Europa Press. En este sentido, aseguró que mantienen un "control riguroso sobre todo lo que tiene que ver con viajes" y que el presupuesto de la cámara es "razonable", dado que cumple una "función constitucional importante". "No creo que se nos pueda acusar de dispendios", remató.

Por otro lado, apuntó que sigue "en la idea" de dar un impulso que dote de mayor protagonismo al Senado, pero reconoció que "el clima ayuda poco porque es lo que hay". "Esto --argumentó-- requiere de muchísimo consenso, acuerdo y voluntad por parte de todas las fuerzas políticas y en estos momentos tenemos una situación en relaciones políticas llevaderas pero complicadas".

Explicó que una Cámara como el Senado tiene una "connotación territorial muy potente" y que están "implicados en lo que suponen las mayorías y las minorías". Recalcó que si a esto le sumamos los procesos electorales y la actual coyuntura política, los cambios que "se debían dar independientemente de la situación del país", presentan en este contexto "bastantes dificultades".

PARÓN EN LA RENOVACIÓN MAGISTRADOS TC

En cuanto a la renovación de los magistrados del Tribunal Constitucional que tiene que elegir el Senado, a propuesta de las comunidades autónomas, el presidente Javier Rojo dejó claro que el Senado "ha hecho lo que tenía que hacer" y ha dado todos los "pasos" que les corresponde "como institución". Recordó que es necesaria una "mayoría muy cualificada de la cámara", de forma que "si el PSOE no está de acuerdo no sale y, si no está de acuerdo el PP, no sale".

En todo caso, enfatizó que el "escenario ya no está en el Senado", sino "fuera de la Cámara", es decir en el ámbito de los partidos políticos. "Quienes negocien esa suma de voluntades --añadió-- nos lo trasladarán, pero por respeto a la institución, a los parlamentos autonómicos y a las personas que han sido propuestas por los parlamentos autonómicos, me parece que conducir un proceso que acaba en fracaso, no conduce a nada".

Concluyó que este asunto se encuentra en "parón", pero que al Senado no le corresponde a ir más allá. "No estoy dispuesto a someter a examen a nadie sabiendo que aún cuando haga el mejor examen de su vida va a salir suspendido", remachó.

Según Rojo, es un asunto que tampoco depende de la presidenta del Tribunal Constitucional, Maria Emilia Casas, que el viernes clausurará en el Senado unas jornadas sobre los 30 años de la Constitución.

"La presidenta del Constitucional está tan expectante como yo. Ella ha hecho lo que tenía que hacer y yo he hecho lo que tenía que hacer", sostuvo y destacó que el espíritu constitucional dice que siempre será mejor un acuerdo que "cualquier tipo de imposición, por muy legítima que sea".

En este sentido, recordó que la reforma del Estatuto vasco se decidió que se aprobara con la mitad más uno y que el tiempo ha demostrado que "fue un error". "Si aquello hubiese tenido una mayoría cualificada, siempre hubiese tenido mas tiempo para buscar consensos y acuerdos porque te obliga la propia norma. Es lo que dice la Constitución, y no que te venga de parte por legitima que sea, pero dejando al otro 50 por ciento de la sociedad al margen".