18 de octubre de 2019
  • Jueves, 17 de Octubre
  • 27 de febrero de 2018

    El jefe de información de los Mossos reconoce en el TS que intentaron quemar anotaciones de seguimientos

    MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

    El jefe de la Comisaría General de Información de los Mossos, Manel Castellví, ha reconocido este martes durante su declaración como testigo ante el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena, que instruye la causa por el 'procés', que conocía el intento de quema de diversos documentos del cuerpo autonómico en una incineradora y que entre los papeles a destruir se incluían anotaciones sobre seguimientos y relativas al Centro de Coordinación.

    Fuentes presentes en la declaración consultadas por Europa Press han señalado que, ante las preguntas de la acusación popular ejercida por Vox en este sentido Castellví ha matizado que en todo caso ningún dato desaparece de los ordenadores ni se destruyó ninguna acta oficial, sino que se trataba de anotaciones.

    Durante el interrogatorio de más de tres horas estuvieron presentes los fiscales Jaime Moreno y Javier Zaragoza por parte del Ministerio Público y algunas defensas, como la del exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras.

    Castellví ha sido preguntado entre otros asuntos por la actuación el 26 de octubre de la Policía Nacional, que sorprendió a los Mossos cuando intentaban quemar en una incineradora de Sant Adrià de Besòs (Barcelona) documentos transportados en varios vehículos.

    ANOTACIONES DEL CENTRO DE COORDINACIÓN

    Se trataba no sólo de papeles antiguos, sino que se pretendían destruir otros más recientes sobre seguimientos a personas y anotaciones del Centro de Coordinación según ha admitido el responsable de la policía autonómica. A juicio de la acusación popular se trataría de material probatorio de la responsabilidad de los Mossos en los hechos y por este motivo aceleraron su destrucción.

    El pasado 26 de octubre, tras varias horas de tensión ante la negativa inicial de los Mossos de entregar los documentos a la Policía, que pidieron autorización a la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, la policía catalana emitió un comunicado en el que defendía que la práctica de quemar documentos es "ordinaria y habitual".

    Los Mossos aseguraron que la mayor parte del material intervenido era documentación administrativa relacionada con miembros de la policía catalana de la que existía copia en soporte digital, tal y como ha ratificado el mando ante el juez Llarena. Señalaba también dicho comunicado que entre el material enviado a destruir había "informes policiales y documentación diversa" de la que no se aclaró en dicho momento el contenido.

    Cuando fue interrogado por este extremo en el Tribunal Supremo, el exconsejero del Interior Joaquim Forn -en prisión preventiva desde el pasado 2 de noviembre, afirmó que estando ya encarcelado en Estremera, oyó por televisión que a partir de esa documentación se había dicho que hubo seguimientos al líder del PP catalán, Xavier Albiol, y al delegado del Gobierno, Enric Millo.

    "Le puedo decir rotundamente que, en ningún momento, esta información es verdadera", defendió Forn, según las actas de su declaración judicial. "De hecho", continuó, "al cabo de unos días el Ministerio del Interior desmintió esta información que a mí me dolió".

    La declaración de Castellví se ha realizado a petición del exconsejero Forn. El mando ha reconocido que advirtieron del riesgo de violencia que existía para el 1 de octubre en la reunión que mantuvieron en el comité de seguridad y al que acudieron Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y Joaquim Forn. Según las fuentes consultadas, Castellví se sintió "frustado" al ver que los responsables políticos no atendían a sus manifestaciones.