22 de agosto de 2019
  • Miércoles, 21 de Agosto
  • 7 de octubre de 2009

    Jueces.-Murcia estima que puede haber seguimiento relevante y advierte que secundar el paro será una decisión individual

    Junta General de Jueces del partido judicial de Murcia asegura que "subsisten las razones que llevaron a la huelga del 18 de febrero"

    MURCIA, 7 Oct. (EUROPA PRESS) -

    Los jueces y magistrados de la Región de Murcia han estimado que mañana, día 8, puede haber un "seguimiento relevante" del paro que ha convocado la Asociación Profesional de la Magistratura (APM) en protesta por la actual situación de la Administración de Justicia. Definitivamente, se han desmarcado del mismo el resto de asociaciones de la Carrera: Francisco de Vitoria (FV), Jueces para la Democracia (JpD), y Foro Judicial Independiente (FJI).

    No obstante, fuentes judiciales informaron a Europa Press que será una "decisión individual" de cada magistrado, como corresponde al derecho de huelga, el secundar o no esta jornada de huelga. De hecho, se tiene constancia de que determinados jueces llevarán a cabo dicha huelga, mientras que otros no lo harán.

    Y es que, hay que tener en cuenta que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) decidió ayer no fijar servicios mínimos ni darse por enterada de la huelga de jueces convocada para mañana, al recordar que la protesta "carece, en el momento actual, de soporte normativo".

    Ello consta en un acuerdo de la Comisión Permanente que advierte que la convocatoria remitida por la APM, la Junta de Jueces de Ibiza y la Asamblea de Magistrados de A Coruña no contienen ninguna referencia "al marco regulador" del ejercicio del derecho de huelga.

    Pese a todo, la Junta General de Jueces del partido judicial de Murcia concluyó, en su reunión del pasado día 24, que "subsisten las razones y el escenario que llevaron a la huelga del día 18 de febrero de 2009", la primera de la judicatura española, convocada por jueces y magistrados de la práctica totalidad de órganos judiciales de toda España, en demanda de mejoras estructurales en la Administración de Justicia.

    Igualmente, expuso en sus motivos que "no se han puesto en marcha medidas de choque para evitar el colapso que amenaza con comprometer la efectividad de la tutela judicial; además de que el compromiso de creación de nuevas plazas de jueces para los próximos tres años resulta insuficiente".

    Así, dicha Junta acordó instar a las asociaciones judiciales integradas en la Comisión Interasociativa Permanente (CIP) para que convocasen esta jornada de huelga de manera conjunta, para recuperar lo que consideró la "la unidad asociativa". Dicha unidad no se ha llevado finalmente a efecto, por lo que los jueces de Murcia decidirán, de forma individual, si se ponen en huelga o no.

    Está previsto que mañana, a las 12.00 horas, se lea un comunicado de la asociación convocante a las puertas del Palacio de Justicia de la capital murciana.

    LA HUELGA DEL 18.

    El pasado 18 de febrero, casi un centenar de jueces y magistrados de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia --en concreto un total de 84-- de los 134 plazas en activo secundaron la huelga, lo que supuso un 62,68 por ciento. En dicho cómputo hay que tener en cuenta las 25 plazas ocupadas por sustitutos.

    Con motivo de este paro o protesta de 24 horas, más de medio centenar de jueces y magistrados, entre los que se encontraban los representantes regionales de las cuatro asociaciones judiciales

    --Asociación Profesional de la Magistratura, Asociación Judicial Francisco de Vitoria, Jueces para la Democracia y Foro Judicial Independiente-- se concentraron, pasadas las 12.00 horas, a las puertas del Palacio de Justicia de Murcia, e hicieron lectura de un comunicado.

    En dicho comunicado, denunciaron públicamente "los graves defectos y carencias de la Administración de Justicia, especialmente la falta de medios personales y materiales, la sobrecarga de trabajo, la falta de modernización y la defectuosa gestión de los recursos existentes".

    También reivindicaron la "efectiva y urgente instauración de la nueva oficina judicial, con delimitación precisa de las funciones y las responsabilidades dentro del ámbito de la Administración de Justicia; y la plena incorporación a los juzgados de las nuevas tecnologías".

    Entre las solicitudes, reclamaron igualmente la "formación adecuada de todo el personal al servicio de la Administración de la Justicia, y asegurar la inmediata cobertura de vacantes mediante personal titular; así como que se establezca la carga máxima de trabajo razonable que puede asumir cada órgano judicial".

    Por último, los jueces y magistrados pidieron "una revisión en profundidad de la actual planta judicial, arbitrar un sistema adecuado y eficaz de sustituciones judiciales mediante jueces titulares; y adopción de medidas para asegurar una efectiva conciliación entre la vida laboral y familiar".