15 de noviembre de 2019
18 de febrero de 2009

Jueces.- La provincia de Lugo alcanza un 80% de apoyo a la huelga, La Coruña un 50% y Orense y Pontevedra un 30%

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

La primera huelga de magistrados en la historia del Estado español para reivindicar un incremento retributivo, más medios y la adecuación del ratio de jueces a la media europea registró en Galicia un seguimiento de entre un 80 y 30 por ciento, según las provincias.

Así, según las cifras facilitadas de las diferentes provincias, el paro tuvo un mayor seguimiento en Lugo, con un 80 por ciento; seguida de La Coruña, con "algo más" de un 50 por ciento; mientras en Pontevedra fue de un 30 por ciento; y en Ourense, la única de las tres que no tenía convocatoria de huelga, el respaldo rondó el 30 por ciento.

Los magistrados reivindican un sistema eficaz para las sustituciones, medidas para la efectiva conciliación de la vida laboral y familiar, la "inmediata supresión" del traslado forzoso por ascenso y la revisión de las retribuciones.

En la provincia de La Coruña, según los datos del comité de huelga, en el partido judicial coruñés el respaldo alcanzó el 82 por ciento; el 100 por ciento en Ferrol; y el 50 por ciento en Santiago. Además, concretaron que en la Audiencia Provincial se sumaron 6 de 16 magistrados --un 37%--; y en el Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSJG) una docena de 34 jueces.

En rueda de prensa, el juez decano de La Coruña, Antonio Fraga, aseguró que se superaron las expectativas, por lo que consideró que se trata de una "llamada muy importante a la Administración y al ministro" para que se ponga encima de la mesa un plan de inversiones. "Tenemos un problema de plantilla y creación de unidades", aseveró.

Fraga apuntó que en Galicia se necesitan entre 25 y 30 plazas por año "y se nos están ofertando siete u ocho". Además, incidió en que se trata de "un problema" que ha existido en la Administración de Justicia "con partidos de uno u otro signo".

En Santiago, el respaldo a la huelga fue del 50 por ciento, ya que, según explicó en declaraciones a los medios el juez decano compostelano, Javier Míguez, tras participar en una concentración con otros 13 magistrados en los juzgados de Fontiñas, de los 12 magistrados titulares, seis siguieron el paro.

Míguez resaltó, asimismo, que los que no secundaron el paro, apoyado por juntas de jueces y por dos de las cuatro asociaciones a las que pertenece el 40 por ciento de la Judicatura --Francisco de Vitoria y el Foro Judicial Independiente--, "están de acuerdo con la tabla de reivindicaciones", pero consideraron "que no era el momento oportuno" de convocar una huelga.

Asimismo, el juez decano de Santiago incidió en que las reivindicaciones en las que se fundamenta el paro "son mínimas" y "se trata de mejorar el servicio de la Administración de Justicia" que, según recalcó, "está en una situación crítica". "No se puede seguir trabajando así", sostuvo.

PONTEVEDRA

Por su parte, en la provincia de Pontevedra, según los datos del comité de huelga, respaldaron la convocatoria 34 de los 93 jueces, lo que supone un 30 por ciento.

En concreto, en la ciudad del Lérez se concentraron ante la Audiencia provincial una treintena de jueces y magistrados, todos los que hicieron huelga. En los juzgados de A Parda, donde hay 20 jueces, sólo siete secundaron el paro, pero consideraron que es un seguimiento "satisfactorio". El presidente en funciones de la Audiencia Provincial, Antonio Gutiérrez, fue el encargado de leer un comunicado con las reivindicaciones.

En la ciudad olívica siguieron la huelga ocho jueces de un total de 33, según los datos facilitados. El juez decano de Vigo, Jaime Bardají, dijo que "no ha habido incidencias" y, de hecho, algunos de los magistrados que han secundado el paro se autofijaron servicios mínimos.

Asimismo, Bardají afirmó que todos los jueces de la ciudad manifiestan "desasosiego" por cómo funcionan la Administración de Justicia. Los jueces que no hicieron huelga, participaron en un acto en el que el propio decano vigués dio lectura a un comunicado en el que se reclaman mejoras como una nueva oficina judicial, la plena incorporación de las nuevas tecnologías o una formación adecuada del personal interino con la "inmediata" cobertura de vacantes. En caso de no atenderse las solicitudes, Bardají recordó que los jueces celebrarán un paro el próximo 26 de junio.

LUGO

En la provincia de Lugo la actividad en los juzgados de la ciudad de Lugo fue "nula", según confirmó a Europa Press el portavoz en Galicia de Jueces para la Democracia y titular del juzgado de A Fonsagrada, Luís Villares.

El paro fue mayoritario en Lugo, según destacó, con entre un 80 y 90 por ciento de seguimiento. En concreto, en la ciudad amurallada fueron 20 jueces y magistrados los que secundaron la convocatoria y otros dos que se limitaron a hacer paros parciales.

ORENSE

En la única provincia gallega en la que no había convocatoria oficial, sólo cinco jueces siguieron, según afirmó el juez decano de Orense, Antonio Piña. El bajo seguimiento de la huelga, un 30 por ciento, se debe, según precisó, al alto número de magistrados interinos que hay en la actualidad en la provincia y a la "quiebra generacional", ya que los magistrados jóvenes son "más belicosos".

Piña compareció ante los medios de comunicación en la Audiencia Provincial de Orense para explicar que no "hubo pronunciamiento a favor o en contra de la huelga" y acordaron que "se trata de un derecho individual a que cada uno se puede acoger".

Además, justificó que la baja cifra de seguimiento del paro se debió a la existencia de "un elevado número de juzgados vacantes donde hay jueces sustitutos". Así, dijo que en la actualidad la provincia cuenta con unas 40 plazas de jueces, que están ocupadas por "18 jueces titulares en la ciudad más seis en la Audiencia", mientras que en los pueblos "habrá unos diez o 12".

También manifestó que el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, está protagonizando una "carrera de crispación" y "hace manifestaciones que poco ayudan en esto". "Lo único que pedimos es diálogo y mejoras en nuestro trabajo", aseveró, para que "los asuntos que a uno le entran en un juzgado tengan una salida digna".

Para Ourense, Piña consideró "indispensables" nuevas unidades judiciales como la creación de un Juzgado de Violencia de Género o un Juzgado de lo Mercantil porque "la quiebra de las empresas está motivadas por el nivel de impagados". En este sentido, señaló que en la provincia el nivel de concursos por impagos "ascendió a 40" por lo que es "imprescindible su creación".