19 de febrero de 2020
27 de enero de 2020

El juez interroga mañana al ex jefe policial Eugenio Pino sobre la 'doble vida' de comisario y empresario de Villarejo

También cita al hijo de Villarejo por su participación en la grabación de un vídeo sexual de un juez en 2006

El juez interroga mañana al ex jefe policial Eugenio Pino sobre la 'doble vida' de comisario y empresario de Villarejo
Eugenio Pino Sánchez declara en la comisión del Congreso sobre la utilización partidista del Ministerio del Interior - EUROPA PRESS - ARCHIVO

MADRID, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, tomará declaración este martes al que fuera Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía Nacional entre 2008 y 2016, Eugenio Pino, en relación a las cartas en las que se atestigua que era conocedor de la doble condición de funcionario policial y empresario particular del comisario jubilado y en prisión preventiva José Manuel Villarejo.

La declaración de Pino llega después de las de los jefes de la Policía Agustín Linares y Pedro Díaz Pintado, cuyas firmas aparecen también en esas cartas de 2018 donde se afirmaba que el comisario contaba con autorización. Mientras que Linares negó que se sirvieran de las empresas para labores policiales, Díaz Pintado mantuvo entre múltiples contradicciones que desconocía que Villarejo tuviese un negocio empresarial.

Estas cartas fueron presentadas por la defensa del comisario Villarejo para rebatir el cargo de cohecho que se le imputaba a su detención, el mismo delito por el que se investiga a varios de sus clientes en la causa abierta en la Audiencia Nacional. Estos 'clientes' han venido reclamando utilizar como prueba esas misivas para negar cualquier irregularidad incluso en el caso de que hubieran sabido que él, además de investigador privado, era funcionario público.

Sin embargo, ya antes de la detención de Villarejo se incorporó un informe a la causa según el cual el comisario nunca había solicitado la preceptiva autorización administrativa para simultanear la empresa privada con el cargo público y, por tanto, formalmente no contaba con ella. El cohecho es uno de los varios delitos que se le imputan, junto a organización criminal en calidad de jefe, blanqueo, extorsión o contra la Hacienda pública.

Con este contexto, Fiscalía Anticorrupción solicitó citar a los tres mandos policiales para que explicaran en qué consistía esa supuesta autorización que brindaron a Villarejo, y el juez lo acordó para todas las piezas separadas que no están bajo secreto y en las que el comisario está investigado por este delito: La que versa sobre espionaje entre miembros de una familia (Land), la relativa al espionaje a un despacho de abogados (Iron); la que investiga la extorsión a un empresario de Marbella (Pieza 8) y Pit (pieza 4), sobre sus 'gestiones' para evitar la extradición de un naviero a Guatemala.

LA PIEZA 'PINTOR'

Este martes, García Castellón también tomará declaración al hijo del comisario en prisión provisional, José Manuel Villarejo, por la grabación subrepticia de un video sexual a un juez en 2006. Villarejo vendió la grabación una década después a unos 'clientes' que querían extorsionarle.

El juez, a instancias de la Fiscalía Anticorrupción, cita a José Manuel Villarejo Gil en calidad de investigado. Este asunto se sigue en la pieza separada número 6 de la macrocausa Tándem, denominada Pintor, y versa sobre el encargo que recibió Villarejo en 2017 del empresario Juan Muñoz y su hermano, quienes en un litigio querían forzar a la parte contraria a firmar un acuerdo.

Para ello, habrían tramado extorsionar al abogado, el entonces ya ex juez Francisco Javier de Urquía, utilizando aquel vídeo sexual obtenido una década antes.

La citación se produce después de un informe policial sumado a la causa según el cual, el hijo de Villarejo colocó personalmente las cámaras que grabaron al juez en la vivienda de un tercero en 2006, como parte de la encerrona que su padre habría tramado con Monzer Al Kassar, condenado a 30 años por tráfico de armas, y que en aquella época quería apartar a Urquía de una causa que seguía como instructor en Marbella.

VILLAREJO NIEGA SU PARTICIPACIÓN Y LA DE SU HIJO

El propio Villarejo, que declaró al respecto la semana pasada por videoconferencia desde la cárcel de Estremera, apuntó que no tuvo nada que ver con el vídeo grabado en 2006 al entonces juez instructor de Marbella que una década después se habría utilizado para extorsionarle. Y añadía que los audios que así lo atestiguarían están manipulados.

A preguntas de la Fiscalía Anticorrupción, el comisario aseguró que ese vídeo sexual fue grabado por agentes del CNI y que así consta entre la cuantiosa documentación que se le intervino cuando fue detenido en 2017. Cree que no se utilizan esos papeles que serían pruebas de descargo porque lo que interesa es incriminarle.

En cuanto a los audios hallados por los investigadores en ese material según los cuales, Villarejo montó aquella trampa al juez en colaboración con su propio hijo y en connivencia con un traficante de armas interesado en extorsionarle, el comisario insiste en que están manipulados, no reconoce su autenticidad y niega que la reunión que reflejan se produjera.

Niega así también que su hijo, a quien el informe policial sobre esos audios sitúa como la persona que colocó las cámaras para grabar al juez, tuviese ninguna participación en este asunto.

Contador

Lo más leído en España