24 de febrero de 2020
26 de enero de 2020

El juicio contra la cúpula de los Mossos en el 'procés' comienza mañana su fase de testigos con Pérez de los Cobos

El tribunal también ha citado a declarar esta semana a Ferran López, número dos de Trapero y jefe policial con el 155

El juicio contra la cúpula de los Mossos en el 'procés' comienza mañana su fase de testigos con Pérez de los Cobos
El coronel de la Guardia Civil, Diego Pérez de los Cobos - SEÑAL DE TV DEL TRIBUNAL SUPREMO - ARCHIVO

MADRID, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

El juicio en la Audiencia Nacional contra la cúpula de los Mossos d'Esquadra durante el proceso independentista en Cataluña comienza este lunes su fase de testificales con la declaración del coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, coordinador del dispositivo policial del referéndum ilegal del 1 de octubre.

Pérez de los Cobos es uno de los principales testigos de la acusación de la Fiscalía, que pide 11 años de prisión para el mayor José Luis Trapero, el ex secretario general de Interior César Puig y el ex director general de la policía autonómica Pere Soler, así como cuatro años para la intendente Teresa Laplana, por los hechos ocurridos en Cataluña en el otoño de 2017.

La del coronel de la Guardia Civil fue una de las declaraciones más extensas y más determinantes en el juicio por el denominado 'procés' que se celebró la pasada primavera en el Tribunal Supremo. En aquella ocasión, estuvo compareciendo más de cuatro horas, así que la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha previsto dos sesiones de la vista oral para escucharle.

VEÍA A TRAPERO ALINEADO CON EL GOVERN

En el Supremo, Pérez de los Cobos relató la connivencia entre Trapero y el exconseller de Interior Joaquim Forn para evitar la figura del coordinador policial que tenía que velar por que se impidiera la votación ilegal y explicó que la desconfianza por la actuación de los Mossos se tenía "desde mucho tiempo atrás".

El coronel explicó la "difícil" relación que siempre mantuvo con el entonces jefe policial, llegando a afirmar que éste "se alineó con los convocantes de la actividad ilegal que se le había ordenado impedir" y que diseñó un plan para el 1-O propio de "unas elecciones normales y habituales, y no de un referéndum prohibido".

También recriminó que Trapero se sentara "del lado de la Generalitat" durante una reunión de la Junta de Seguridad y que advirtiera de que su intención era "evitar un mal mayor" durante el referéndum y que "lo primero era la convivencia ciudadana".

Después de Pérez de los Cobos, el tribunal ha citado el miércoles al comisario Ferran López, quien fuera 'número dos' de Trapero y quien le sustituyó al frente de los Mossos d'Esquadra tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

EL CORONEL NO PUSO OBJECIONES A LOS 'BINOMIOS', SEGÚN LÓPEZ

Pérez de los Cobos y López mantuvieron entre el 25 de septiembre y el 1 de octubre de 2017 una relación fluida y constante, toda vez que el primero había sido designado coordinador del dispositivo policial del referéndum independentista y Trapero había encargado al segundo mantener la interlocución.

Pero durante el juicio del Supremo, López ofreció una versión muy distinta a la del coronel de la Guardia Civil. Según el mando de Mossos, la fórmula de enviar 'binomios' a los colegios electorales fue avalada por Pérez de los Cobos desde la primera reunión de coordinación el 25 de septiembre, ya que era eso o los Mossos sólo podrían centrar su actuación en "unos cuantos" centros de votación, por lo que se decidió hacer un despliegue mínimo en cada uno.

También dijo que en ningún momento percibió que hubiese habido una "quiebra de confianza" en el dispositivo policial, y a la cuestión de si alguna vez recibió algún reproche por parte del coronel, mencionó que sólo lo hablaron una vez después de que Pérez de los Cobos declarara en la Audiencia Nacional sobre este asunto.

Por otro lado, López confirmó la versión de Trapero de que ambos, junto a otros comisarios de los Mossos, se reunieron en dos ocasiones con el expresidente catalán Carles Puigdemont, el exvicepresidente Oriol Junqueras y el exconsejero de Interior Joaquim Forn para advertirles de que el 1-O podrían producirse "desórdenes públicos" y pedirles que desconvocaran el referéndum.

Según recalcó en el Supremo, los Mossos defendían el cumplimiento del mandato judicial de impedir la votación, de ahí que en el otoño de 2017 vivieran una "situación anómala", ya que los cargos políticos catalanes "traccionaban en el sentido opuesto" al de la policía.

Contador

Lo más leído en España