19 de noviembre de 2019
7 de marzo de 2014

Juncker hace valer su papel como presidente del Eurogrupo y Barnier proclama que Europa es "más que un súper merca

Ambos subrayan que la prioridad es el empleo y que el PPE ha sido el partido de la responsabilidad y llaman a combatir el populismo

DUBLÍN, 7 Mar. (de la enviada especial de EUROPA PRESS Carolina Jiménez) -

Los dos aspirantes a ser el candidato del PPE a la presidencia de la Comisión Europea han defendido este viernes sus candidaturas ante los 851 delegados 'populares' con derecho a voto, con el luxemburgués Jean-Claude Juncker haciendo valer su papel como presidente del Eurogrupo en lo peor de la crisis y el francés Michel Barnier proclamando que ser francés "y europeo" no es una debilidad y que Europa es "más que un súper mercado".

Con sólo unas pocas referencias personales, ambos han coincidido en hacer hincapié en que la prioridad para los 'populares' europeos debe ser la creación de empleo, conseguir una Europa eficaz y menos burocrática y batir a los socialistas y a los populistas. Juncker, candidato de la alemana CDU, ha hecho más hincapié en la consolidación presupuestaria y ha dado parte de su discurso en alemán, mientras Barnier ha hablado sólo en inglés y francés

Los dos han hecho valer su experiencia como cargos públicos y electos y Juncker ha recordado su papel al frente del Eurogrupo durante la crisis financiera, en la que ha dicho que hizo "todo lo posible por evitar la catástrofe" y se ha declarado orgulloso por haberse enfrentado a los "enemigos" del euro dentro y fuera de Europa.

Además, ha llamado a tener como prioridad la creación de empleo y a no dejar a los socialistas el "monopolio" de la política social. No obstante, ha hecho hincapié -en alemán-- en que "no hay alternativa" a la consolidación presupuestaria: "Sin rigor haremos caer sobre las generaciones futuras el peso de nuestras irresponsabilidades".

Juncker ha cargado además contra los frentes en el seno de la UE y ha dicho ser "alérgico" a los planteamientos que distinguen entre países grandes y pequeños o norte frente a sur, ha pedido combatir a los populistas y ha ofrecido a sus colegas su "fuerza, experiencia y determinación".

Los dos aspirantes han clamado por una Unión más eficaz y menos burocrática --"no se puede tener mucha UE en las cosas pequeñas y poca en las grandes", ha dicho Juncker-- y han puesto el acento en que el PP es el partido de la "seriedad financiera".

Barnier ha hecho menos hincapié en el rigor presupuestario pero sí ha dicho que el PP ha sido el "partido de la responsabilidad" y el que ha tomado las "decisiones difíciles que realmente importan a los ciudadanos".

"Juntos hemos salvado la eurozona y estamos limpiando nuestras finanzas, juntos estamos aumentnado nuestra competividad pero no podemos quedarnos ahí", ha dicho, llamando al PPE a ganar las próximas elecciones basándose "no en logros pasados" sino en en "nuevos cimientos" y en los valores de la familia democristiana.

Sí ha aludido a Angela Merkel para decir que tiene razón al decir que "el euro es mucho más que una moneda" y que hay que profundizar en el proyecto europeo, porque Europa "es mucho más que un súper mercado". "Ucrania es la prueba de que necesitamos hablar con una voz fuerte y unida", ha advertido.

Y ha propuesto una Europa con estrategias ambiciosas en unas pocas prioridades: cohesión social y territorial, competitividad industria, independencia energética y economía digital. También ha llamado a los suyos a ganar las elecciones haciendo 28 campañas nacionales y una europea y a combatir a los socialistas y el populismo de izquierdas y de derechas. Y ha garantizado que una vez que termine la elección todos unirán sus fuerzas para ganar a sus adversarios las elecciones.