3 de diciembre de 2020
20 de diciembre de 2007

Juntas de Gipuzkoa expresan su "profunda oposición" al decreto del Impuesto de Sociedades y exigen a Olano que desista

Olano insiste en que su propuesta es una "solución provisional" y EA pide llevar adelante un proyecto de norma urgente antes de fin de año

SAN SEBASTIAN, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las Juntas Generales de Gipuzkoa, con los votos a a favor de EA, PSE, EA, EB, Aralar y PP, aprobaron hoy una propuesta de resolución en la que manifiestan su "más profunda oposición" a que la modificación del Impuesto sobre Sociedades se realice mediante decreto-norma y exigen al diputado general, Markel Olano, que "desista de su intención de llevar a cabo dicha actuación".

A juicio de estos grupos, el citado decreto "constituye un fraude de ley y un desprecio al máximo órgano de representación y participación popular del territorio histórico de Gipuzkoa".

El grupo de Eusko Alkartasuna eludió pronunciarse en el debate de esta propuesta pero su portavoz, Joxean Rekondo, explicó después que su decisión de no intervenir estaba motivada por "razones de lealtad, para eludir el choque entre socios que podría alimentar una espiral de crisis, por aislar este motivo de conflicto y deterioro de confianza, y por dar una respuesta proporcionada y localizada al problema que tenemos ambos socios de Gobierno".

Rekondo recordó que las Juntas de Gipuzkoa ya se han pronunciado por dos veces este mismo año "contra el proyecto que se pretende aprobar el último día del año" y que es al Pleno de esta Cámara a quien corresponde regular esa materia. "El Gobierno foral no puede ejercer tutelaje sobre las Juntas Generales en cuestiones de incumbencia de éstas ni pretender limitar su capacidad normativa".

Para el dirigente de EA "sería una irresponsabilidad que dejar que esta crisis se extendiera y alcance otras esferas de colaboración eficaz y fructífera" entre los socios de Gobierno. En ese sentido, sugirió que "todo se puede resolver in extremis" con un proyecto de norma urgente y tramitado por el procedimiento de lectura única antes de fin de año, en el que se fijara un tipo de gravamen general del 30%.

Por su parte, Miguel Buen, se posicionó favorable a una vía similar a la planteada por EA y acusó a Olano de intentar "violentar y torcer" la voluntad de las Juntas "legislando contra sus decisiones". En su opinión, esta actitud "tiene muy poca calidad democrática" y constituye un "auténtico fraude de ley" que "va a hundir, un poco más si cabe, la imagen de la Hacienda foral".

NEGATIVA AL APOYO

"Usted se dispone a despreciar a estas Juntas Generales para contentar al Gobierno vasco y a la Diputación de Bizkaia", insistió el dirigente socialista quien advirtió al diputado general de que si lleva a adelante el "decretazo" el PSE no apoyará "en ninguna de las circunstancias" el Impuesto de Sociedades y que instará a la mesa a que "inicie las vías judiciales pertinentes".

Los junteros de EB y Aralar manifestaron su disconformidad con el decreto anunciado por Olano. Mientras Mikel Izagirre preguntó "qué temor hay a que se debata esta cuestión en el Parlamento vasco", Rebeka Ubera insistió en que no es necesaria "una solución transitoria" ya que existe una norma foral vigente que establece un tipo del 32,6%.

Por su parte, Markel Olano, que respondió en el pleno a una interpelación presentada por el PP, insistió en que la aprobación del decreto "solo puede ser entendida como una solución provisional para establecer un punto de partida para negociar un acuerdo definitivo en esta materia". Así abogó por desarrollar a futuro una reforma integral del impuesto de sociedades y por replantear la norma vigente en el resto de territorios ya que ésta "no obtiene el consenso suficiente en cada uno de ellos".

"La utilización del instrumento del decreto solo se entiende si atendemos al caracter provisional, a su aplicación urgente y excepcional como único medio de evitar la desarmonización y si entendemos que es parte de un proceso más amplio que desemboque en un acuerdo definitivo", aseguró al tiempo que reconoció que en este asunto ha habido un "fracaso colectivo" de los grupos políticos pero también suyo.

Por último, la portavoz del PP, Regina Otaola, afirmó que el diputado general "ha fracasado en la vía de la negociación" del Impuesto de Sociedades. A su juicio, el decreto "no es la solución" porque Olano "debía haber llegado a un acuerdo firme con su socio de Gobierno".

Otaola remarcó que las Juntas no van a convalidar el decreto por lo que "sus efectos se anularán, de manera que seguiremos con las empresas guipuzcoanas en situación de inseguridad jurídica y en desventaja con sus competidoras". Además, criticó a Olano por querer trasladar "su responsabilidad a las Juntas Generales, porque cuando fracasan quieren que el fracaso sea de todos pero cuando triunfan el éxito es sólo suyo".