21 de octubre de 2019
6 de julio de 2009

Un jurado juzga desde hoy a una mujer acusada de matar a su pareja con un cuchillo de cocina

GRANADA, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un jurado popular enjuiciará desde hoy en la Audiencia de Granada a una mujer de 41 años, de iniciales I.N.G., acusada de apuñalar mortalmente con un cuchillo de cocina a la que había sido su pareja durante siete años, después de que éste, afectado por el consumo de bebidas alcohólicas, le propinara varios golpes tras una discusión, hechos por los que se enfrenta a una petición fiscal de ocho años de prisión.

Los hechos se remontan al pasado 19 de junio de 2004, sobre las 16,45 horas, cuando la acusada --que mantenía una relación estable con la víctima, con la que tenía una hija de cinco años-- le reprochó a su pareja su hora de llegada, por haber estado con unos amigos en un bar cercano al domicilio familiar, situado en Granada capital, según consta en el escrito de acusación del Ministerio Público, al que tuvo acceso Europa Press.

El hombre, afectado por la ingesta de alcohol, reaccionó violentamente y golpeó a su mujer en el curso de un deambular por varias habitaciones de la casa, pudiendo la procesada zafarse de él, aunque recibiendo arañazos y erosiones en diversas partes del cuerpo. Sin embargo, al llegar a la cocina, la inculpada cogió un cuchillo de cocina de 19,5 centímetros de hoja ante un último empujón del hombre y se dirigió a él en ademán amedrentador.

Ante la sorpresa de éste por hecho de verse apuntado por el cuchillo, la acusada aprovechó el desconcierto creado para clavarle el arma blanca en la zona abdominal, penetrando la hoja 12,5 centímetros en el interior del cuerpo del hombre, que sufrió un shock hipovolémico y que falleció sobre las 19,00 horas a pesar de las maniobras de recuperación intentadas por los médicos.

Como quiera que la inculpada era consciente de la gravedad de su comportamiento, y según entiende el fiscal, en un momento que no ha podido determinarse, entre la agresión y la llegada de los miembros de la Policía Científica, y actuando "con propósito de enmascarar la forma en que se había producido el hecho", persona o personas de su entorno colocaron en el salón, tras una silla tirada en el suelo, un biberón lleno de una sustancia viscosa de textura similar al yogur. Dicho acto tenía por finalidad aparentar un ataque violentísimo --hasta el punto de poder romper un objeto de difícil rotura-- por parte de su pareja.

Sin embargo, sometido a análisis de materiales, pudo después comprobarse que la rotura había sido ocasionada de forma intencionada por medio de explosión interna generada por calor, la cual, a pesar de aplicarse sobre el biberón, no pareció afectar a su contenido, que fue posteriormente introducido.

El Ministerio Público considera que los hechos integran un delito de homicidio, con la agravante de parentesco y la eximente incompleta de legítima defensa, para el que solicita, además de la pena de prisión, el pago de una indemnización de 120.000 euros para los herederos de la víctima.