3 de junio de 2020
6 de abril de 2020

Los letrados del Congreso insisten en que, sin cambiar el Reglamento, no caben Plenos por videoconferencia

Los letrados del Congreso insisten en que, sin cambiar el Reglamento, no caben  Plenos por videoconferencia
La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, en una sesión de control. Al fondo, el secretario general de la Cámara y letrado mayor - EDUARDO PARRA - EUROPA PRESS - ARCHIVO

MADRID, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

Sigue en directo la crisis del coronavirus en España y en el mundo

Los letrados del Congreso mantienen que, sin cambiar el reglamento de la Cámara, no es posible celebrar sesiones plenarias o de comisión con intervenciones de diputados por videoconferencia, como vienen planteando grupos parlamentarios como Ciudadanos desde que comenzaron las restricciones sociales por el coronavirus. Incluso si se modificaran de urgencia las normas parlamentaria, insisten en que, conforme a la doctrina constitucional, esa vía sólo debería usarse de forma excepcional.

Tanto Ciudadanos como Junts vienen reclamando a la Cámara que permita intervenciones de sus portavoces por vía telemática, pero tras prorrogarse el estado de alarma por la crisis del coronavirus, otras formaciones como Unidas Podemos o el PP han registrado iniciativas parlamentarias para cambiar el reglamente y permitir que se utilice esa opción en casos excepcionales.

El último informe de los letrados, recogido por Europa Press, subraya que, en su artículo 70, el Reglamento del Congreso establece que "los discursos se pronunciarán personalmente y de viva voz", y que "el orador podrá hacer uso de la palabra desde la tribuna o desde el escaño", pero no contempla otra alternativa. Lo que se permitió a partir de 2011 fue el voto a distancia en determinadas condiciones, pero en lo relativo a las intervenciones no hubo más cambios ya que se entiende que, a la hora de intervenir, ningún diputado es imprescindible y cualquiera puede ser sustituido por otro de mismo grupo.

"La previsión del uso de la tribuna o el escaño no se acompaña de ninguna posibilidad de intervenir en ausencia o fuera del Salón de Plenos, lo cual es lógico, porque responde a la inmediatez como esencia misma del debate, sirve al adecuado desarrollo del mismo y a su debida ordenación por la Presidencia, al tiempo que permite el correcto seguimiento por terceros de la sesión pública", esgrimen los servicios jurídicos.

LA SENTENCIA DEL CASO PUIGDEMONT

Por tanto, para autorizar intervenciones desde fuera del Congreso sería preciso, de entrada, una reforma del reglamento vigente, pero, aún así, los letrados avisan de que esa vía "en todo caso debería contemplarla tan sólo por motivos excepcionales", dada la jurisprudencia del Tribunal Constitucional sobre la materia.

En este sentido, recuerdan la sentencia del TC que impidió al Parlament celebrar la investidura de Carles Puigdemont desde Bélgica, donde se decía que "la presencia de los parlamentarios en las cámaras y en sus órganos internos es un requisito necesario para que puedan deliberar y adoptar acuerdos" y que "en los procedimientos parlamentarios la interacción entre los presentes es un elemento esencial para que la cámara pueda formar su voluntad".

Pero es que, además, los letrado indican que, "desde el punto de vista técnico, el Congreso no cuenta, por el momento, con los medios necesarios para poder celebrar una sesión plenaria mediante el procedimiento de videoconferencia", ni para coordinar 350 intervenciones telemáticas, ni aunque sólo fueran algunos portavoces los que hiciera uso de estos sistemas y hubiese que atender a todos ellos a la vez.

Y ADEMÁS, MOTIVOS TÉCNICOS

"En la actualidad las pantallas del Hemiciclo que reflejan el resultado de las votaciones están dedicadas fundamentalmente a este fin, aunque también permiten la proyección de la imagen que produce la señal del Centro de Televisión del Congreso. Permiten la repetición de una única señal que es la que se distribuye a todas las cadenas de televisión y por eso no podría sustituirse por la emisión de varias imágenes procedentes cada una de ellas de una de una señal diferente", explica el informe.

Los letrados reconocen que los problemas técnicos serían menores en el caso de las comisiones parlamentarias, y de hecho ha habido alguna comparecencia puntual que se ha hecho por videoconferencia, pero se trataba de un compareciente ajeno a la Cámara, no de los propios diputados, para los que siempre serían de aplicación los preceptos que establece el reglamento.

En estas semanas de estado de alarma, el Congreso ha reducido al mínimo su actividad presencial. Se han celebrado dos sesiones plenarias con una participación reducida de diputados, nunca más de medio centenar y el resto votando desde casa. Ha habido también dos reuniones de la Comisión de Sanidad para escuchar al ministro Salvador Illa, también ante una audiencia escasa en la sala, y con los diputados separados para evitar contagios.

Para leer más