13 de agosto de 2020
20 de octubre de 2008

Llamazares dice que si su trabajo como diputado fuera "incompatible" con el nuevo líder de IU, tomaría una "decisión"

Explica que IU rechaza los PGE por ser "restrictivos y cicateros con la mayoría, aunque muy expansivos con los bancos"

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El actual líder de IU, Gaspar Llamazares, afirmó hoy que no le "parece incompatible" trabajar con el futuro coordinador de la formación política y que tampoco cree "que sea incompatible para él o ella" pero que "si así lo fuera", tomaría una "decisión". El dirigente, que abandonará la coordinación general del partido en los próximos días, reconoció que los líderes políticos tienen "un tiempo de caducidad" en la primera línea, pero incidió en que no abandona la política, "ni mucho menos IU", y que seguirá siendo uno de sus "responsables", ya que, en principio, no abandonará su trabajo como diputado.

En declaraciones a RNE y a TVE recogidas por Europa Press, Llamazares recalcó que no dará "oportunidades a nadie que, con este relevo, intente enterrar el patrimonio de IU". Asimismo, aconsejó al nuevo coordinador, "no a nadie en concreto", que busque abrirse "a otros sectores sociales", como forma para superar la crisis; la unidad en torno a "políticas de cambio" como "instrumento precioso" para lograr resultados; y la amabilidad para protagonizar debates internos que "no dividan ni fracturen". Así, reconoció que en su partido no son "capaces de conciliar la diversidad" y confesó la "sensación agridulce" que tiene al dejarlo en una "mala situación".

Llamazares destacó que, por tanto, lo "importante" en la próxima asamblea de IU es "ofrecer alternativas" a los ciudadanos frente a la crisis económica y el cambio climático y que únicamente como "corolario" se nombrará a la dirección y al próximo coordinador general. De esta forma, confirmó que en su partido existe "un buen banquillo", tanto en ámbito municipal y autonómico, como en el sindical, y anunció que el próximo líder deberá "trabajar para que se produzca el milagro que permita a IU mantenerse como la tercera fuerza política".

PRESUPUESTOS "RESTRICTIVOS Y CICATEROS"

Respecto al rechazo de IU de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) presentados por el Gobierno, el dirigente aclaró que son unas cuentas "restrictivas y cicateras con la mayoría, aunque expansivas con los bancos", calificándolas de "precámbricas". Así, explicó que la postura de su partido coincide con las tesis del reciente Premio Nobel Paul Krugman, que propone unos Presupuestos expansivos, olvidando "parcialmente" el déficit, para "luchar contra el paro" e invertir en gasto social e infraestructuras sostenibles.

En esta línea, afirmó que tampoco apoyan los dos decretos presentados por el Gobierno para frenar la crisis económica y financiera, porque recogen medidas "miméticas" a la primera iniciativa estadounidense 'anticrisis'. "Corresponden a la primera fase de la crisis, no a la situación actual, y desde entonces han pasado muchas cosas", destacó

FONDOS PÚBLICOS "PARA LA ECONOMÍA REAL" Y NACIONALIZACIONES

Así, argumentó que IU "no está de acuerdo con un fondo público que va directamente a la banca, a un pozo sin fondo", sino que defiende un "fondo público para la economía real", que "se dedique a dar créditos a las Pymes y a las familias", articulado a través del ICO (Instituto de Crédito Oficial) o de las cajas de ahorros. "El pacto PSOE-PP no garantiza contrapartidas ni el control parlamentario suficiente. Tiene que haber mecanismos para que que la financiación no se quede únicamente en la banca, que sigue teniendo importantísimos beneficios", aseguró.

Llamazares también recalcó que su formación "apoyaría la nacionalización" de bancos y entidades financieras, tal y como está ocurriendo "de forma natural" en otros países europeos, "como Gran Bretaña". Especificó que eso permitiría "tener personas en el consejo de administración" e introducir así a los poderes públicos en su gestión, para controlar los "sueldos excesivos" de los ejecutivos o el reparto de dividendos.

Por último, el dirigente de IU afirmó que su partido está "de acuerdo" con la iniciativa del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón de juzgar la represión franquista. Así, aclaró que los hechos "están condenados por la historia pero no juzgados", en referencia a las declaraciones del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. De este modo, explicó que "no ha habido juicio, ni siquiera exoneración a los antifranquistas" víctimas de "juicios injustos realizados por tribunales militares o de orden público durante el franquismo". "Es la deuda pendiente de la sociedad española y de sus instituciones con los demócratas y los antifranquistas", concluyó.