21 de noviembre de 2019
9 de julio de 2008

Llamazares insta al Gobierno a mejorar la financiación autonómica para hacer frente a la crisis

BARCELONA, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, criticó hoy que el Gobierno no avance en las negociaciones del modelo de financiación autonómica, que, según él, serviría para hacer frente a la crisis económica.

En rueda de prensa en Barcelona, aseguró que el Ejecutivo socialista "se equivoca" si piensa que primero hay que solucionar la crisis económica y después negociar y acordar la financiación de las autonomías, como propuso el ex presidente Felipe González.

Llamazares lamentó que el nuevo sistema sea "una patata caliente" que el Gobierno quiera "aplazar", cuando, en su opinión, la mejora de la financiación autonómica serviría para paliar la crisis en ciertos sectores sociales, ya que se mejoraría la prestación de servicios como la educación, la sanidad o los servicios sociales.

"Es una obligación legal y una oportunidad muy importante para la izquierda unir autonomía y solidaridad", añadió.

Así, criticó el congreso del PSOE de este fin de semana por el modelo autonómico que propugna y el "federalismo resignado" que defienden dirigentes socialistas como Ramón Jáuregui. De hecho, Llamazares señaló que el PSOE avanzó "muy poco en el modelo federal", o incluso "retrocedió" en su cónclave, ya que se ha pasado de la "España plural" a la "diversa".

Asimismo, lamentó que el PSOE "esconda" el Estatut, mientras que en la legislatura pasada era al contrario, según él. "Ahora hay una parálisis --en este ámbito-- y el Gobierno está a la defensiva", lamentó, debido, entre otras cosas, al "reverdecer del neonacionalismo español", en alusión al manifiesto en defensa de la lengua castellana.

El coordinador general de EUiA, Jordi Miralles, también consideró que el despliegue del Estatut "no va nada bien", y se posicionó a favor de la decisión del Gobierno catalán de aplazar las reuniones bilaterales con el Gobierno central para "no hacerse fotos que distraen al personal".

Por ello, pidió al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que "de una puñetera vez, aplique la ley", en referencia al Estatut. Además, lamentó que el supuesto "Gobierno amigo" sea el que "genera averías desde el punto de vista social, político e institucional" a Catalunya.

APARIENCIA DE IZQUIERDAS.

En el mismo sentido, criticó el congreso del PSOE porque se han aprobado propuestas sociales y de izquierdas "para ocultar la crisis económica", aunque finalmente, según él, no serán aprobadas en el Congreso de Diputados. "Son de izquierdas sólo los fines de semana", dijo.

Llamazares opinó que los socialistas españoles realizaron un "congreso de diseño", "alejado de la realidad" y de las "preocupaciones sociales y de la izquierda", "autista" e "insensible" a los más afectados por la crisis, los desempleados.

Igualmente, criticó que los compromisos en derechos civiles como la reforma de la Ley del Aborto, la eutanasia o el voto de los inmigrantes son "menos de lo que parecían". "Es más lo que parece que lo que es", insistió.

En concreto, lamentó que el derecho de voto de los inmigrantes no se conceda "más allá de la reciprocidad", y que la propuesta no haya sido elevada al Consejo de Estado ni se haya promovido la reforma de la Constitución. "Es una cortina de humo contra la directiva de la 'vergüenza' de la UE" en materia de extranjería, dijo.

Sobre el derecho a una muerte digna, IU considera que el Gobierno central "no debe promover el debate entre la sociedad, sino recoger este debate y despenalizar" la eutanasia. Finalmente, también criticó que el PSOE condicione la reforma de la Ley del Aborto al consenso, algo que Llamazares cree que sólo es posible entre los partidos de izquierdas, y "el Gobierno lo sabe", añadió.

Igual que Llamazares, Miralles también criticó algunas de las medidas que salieron del congreso socialista, e instó al PSOE a convertir las "afirmaciones" en "hechos".

En cuanto a inmigración, criticó el "nuevo fantasma que recorre Europa", en referencia a la nueva directiva de acogida de extranjeros. Según él, es "preocupante" la actitud de los eurodiputados socialistas, del ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Celestino Corbacho, y de Zapatero al gestionar la inmigración a través de las políticas de extranjería y de considerar a los inmigrantes sólo mano de obra, en lugar de ciudadanos con "todos los derechos y deberes".

Por todo ello, recordó que en otoño habrá movilizaciones sociales para "garantizar reformas y cambios" de izquierdas, al contrario que en la anterior legislatura, cuando "se movilizó la derecha para parar las reformas".

Por último, Miralles dijo que el congreso de CDC de este próximo fin de semana evidenciará que la formación nacionalista está "cada vez más lejos" de la sociedad, con "formas más nacionalistas y contenidos más conservadores", por lo que la 'Gran Casa del Catalanismo' se convertirá, según él, en la "Gran Casa de la oposición".