17 de septiembre de 2019
  • Lunes, 16 de Septiembre
  • 24 de febrero de 2008

    Llamazares visita mañana Murcia durante su campaña electoral, que arrancará en Zaragoza

    MADRID/MURCIA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

    El candidato a la presidencia del Gobierno de Izquierda Unida (IU), Gaspar Llamazares, visitará mañana, día 25, la Región de Murcia durante su campaña electoral para las elecciones generales, dentro de las trece ciudades españolas en las que recalará su caravana. Tras la pegada de carteles en Madrid, Llamazares iniciará la campaña en Zaragoza y terminará, el viernes 7 de marzo, nuevamente en Madrid después de haber recorrido más de 7.000 kilómetros.

    Tras su paso por la capital aragonesa, el candidato pasará por Pamplona, Valencia y Murcia. En este último lugar, se tiene previsto que por la mañana realice un acto sectorial y la jornada vespertina se inicie con un acto público, que se celebrará, posiblemente, en el pabellón de San Basilio de la capital murciana, que tiene una capacidad de entre 800 y 1.000 personas, según informaron a Europa Press fuentes de la coalición.

    Finalmente, regresará a Madrid, donde desarrollará su jornada del martes 26 de febrero. La idea de la coalición es que Llamazares esté ese día en Madrid para, aparte de celebrar sus propios actos, valorar el debate convocado, en principio, para la noche antes entre los candidatos de PSOE y PP, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy.

    Fuentes de la Dirección de IU aseguraron que es muy probable que Llamazares esté acompañado en alguno de sus mítines de campaña electoral por el ex ministro alemán y presidente del partido de aquel país Die Linke, Oskar Lafontaine. Ambos dirigentes coincidieron ya en Madrid el pasado 21 de diciembre en unas jornadas que IU convocó para preparar el programa electoral.

    Tras su paso por la capital aragonesa, el candidato pasará por Pamplona, Valencia y Murcia, para luego regresar a Madrid, donde desarrollará su jornada del martes 26 de febrero. La idea de la coalición es que Llamazares esté ese día en Madrid para, aparte de celebrar sus propios actos, valorar el debate convocado, en principio, para la noche antes entre los candidatos de PSOE y PP, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy.

    Málaga, Cádiz (coincidiendo con el Día de Andalucía), Barcelona, Islas Baleares (coincidiendo con el Día de Baleares), Gijón, Valladolid y otra vez Madrid para, al igual que en la semana anterior, estar en la capital para valorar el segundo debate entre Zapatero y Rajoy.

    Tras este tramo de la campaña, el candidato y la caravana que le seguirá durante las dos semanas, conformada por entre 35 y 40 periodistas y técnicos, afrontarán los últimos días con actos electorales en Bilbao, Sevilla y de nuevo Madrid, donde tendrá lugar el cierre de campaña, en un lugar todavía por determinar.

    EN BUSCA DEL "VOTO ÚTIL".

    A lo largo de todos los actos programados, Llamazares insistirá en pedir el voto útil para la coalición, por la necesidad de que IU salga de los comicios reforzada para obligar al PSOE, al que el candidato ve ganador aunque no con mayoría suficiente para gobernar en solitario, a "mirar hacia su izquierda".

    La Dirección Federal de Izquierda Unida (IU) dispondrá para la campaña electoral para el 9 de marzo de un total de 4,5 millones de euros, 1,5 millones de euros menos que para las elecciones generales de 2004. De estos 4,5 millones, "más del 60 por ciento se lo lleva el mailing electoral", y el resto se reparte en publicidad en medios de comunicación, la caravana de Llamazares, pagos a empresas de márketing y publicidad, la grabación del video de campaña y otros gastos, informaron a Europa Press fuentes de la Dirección.

    En diversas ocasiones, el líder de IU se ha mostrado convencido de que su organización aumentará su representación en las Cortes tras el 9-M, en primer lugar logrando un escaño por Sevilla. Además, Llamazares espera mejorar en Madrid, Vizcaya y Asturias, y mantenerse en Cataluña. A pesar de la guerra interna que tuvo lugar en Valencia, también espera mantener el escaño logrado en los últimos comicios.