1 de diciembre de 2020
23 de septiembre de 2006

López Garrido contrasta las "descabelladas" palabras de Aznar con la labor "por la paz" de González en Irán

Dice que el Gobierno respeta la labor de la Justicia en la investigación del 11-M frente al PP, que pretende desacreditarla

MADRID, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

El portavoz socialista en el Congreso, Diego López Garrido, contrastó hoy la labor por la paz del ex presidente del Gobierno Felipe González durante su reciente visita a Irán con las palabras "descabelladas" de José María Aznar, quien durante una conferencia en EE.UU. se preguntó por qué ningún musulmán había pedido perdón por "conquistar España y estar allí ocho siglos".

"Además de ese disparate -dijo López Garrido-, Aznar ha dicho que la alianza de civilizaciones es una estupidez, lo que hace honor, desgraciadamente, a su biografía". Añadió que lo interesante sería conocer cuál es la opinión del líder de la oposición, Mariano Rajoy, sobre lo dicho por Aznar.

Durante una rueda de prensa celebrada en la sede del PSOE de Madrid, el portavoz parlamentario señaló que, tras conocer las palabras de Aznar, le vino a la mente el reciente viaje del ex presidente González a Irán, donde trató de influir para que este país no utilice la energía nuclear para fines que no sean pacíficos.

La labor del González, según López Garrido, contrasta con la actitud "belicista, beligerante de confrontación y agresiva de Aznar, echando leña al fuego".

Añadió que las palabras del ex presidente Aznar descalifican una política, como es la de alianza de civilizaciones, que ha sido asumida por Naciones Unidas. "Pero sabemos que al señor Aznar no le gusta mucho las Naciones Unidas, prefiere hacer guerras que no cuentan con su apoyo, como el caso de la guerra de Irak, que favorece la existencia de mártires que luchan por la causa fundamentalista", indicó.

"Aznar se supera a sí mismo y nos lo recuerda una y otra vez", insistió el portavoz socialista, y añadió que Rajoy debería hacer algo al respecto, al igual que pidió explicaciones en su día al Gobierno sobre el viaje de González a Irán.

Todo ello supone, a juicio de López Garrido, que el PP no puede considerarse una alternativa al Gobierno del PSOE, una idea defendida hoy mismo por Rajoy durante su intervención en el Congreso de Nuevas Generaciones.

"El PP se opone a todo, pero no plantea alternativas constructivas -dijo-. Muy al contrario plantea cosas absurdas como la descalificación del trabajo de jueces y policías" en relación con los atentados del 11 de marzo de 2004.

Con ello, según López Garrido, se aleja de sus propios votantes y renuncia a ser una alternativa política al actual Gobierno, tal y como están advirtiendo incluso líderes del PP como Josep Piqué, Alberto Ruiz-Gallardón y otros. "Y eso es lo que explica la división en el PP", aseveró.

11-M.

En cuanto a la polémica suscitada por la presunta falsificación en los informes periciales entregados al juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, el portavoz dijo que "ha habido un sólo informe", con independencia de borradores anteriores, y que durante el juicio los abogados de las diferentes partes alegaran lo que les interese al respecto.

"Tenemos que entender que éste es un procedimiento judicial, y otras autoridades no pueden entrometerse en el proceso judicial abierto y echar por tierra una investigación de dos años", concluyó.

INMIGRACIÓN.

Finalmente, López Garrido destacó que en la cumbre de ministros de Justicia e Interior celebrada en Tampere (Finlandia) no han existido críticas a la política del Gobierno en materia de inmigración, sino que tan sólo un país, Holanda, se ha referido a "antiguas regularizaciones" realizadas por Francia y España.

El resto de naciones, no sólo no criticó la política española, según el portavoz socialista, sino que se solidarizó con el papel desarrollado por el Gobierno español para luchar contra la inmigración irregular.

"Estuvieron de acuerdo en que hay que cooperar con los gobiernos africanos para impedir la inmigración en origen y trabajar para la repatriación inmediata de aquellas personas que entran ilegalmente en los países europeos", subrayó López Garrido. Por ello, existe una coincidencia en la necesidad de reforzar el Frontex, que es el organismo europeo que gestiona las fronteras exteriores.