3 de abril de 2020
11 de mayo de 2008

López tiene la "mano tendida" aunque lleve 10 años esperando a que Ibarretxe escuche a los representantes de los vascos

 

López tiene la "mano tendida" aunque lleve 10 años esperando a que Ibarretxe escuche a los representantes de los vascos
EP

   BARACALDO (VIZCAYA), 12 May. (EUROPA PRESS) -

   El secretario general del PSE-EE, Patxi López, advirtió de que su mano está "permanentemente tendida para lograr el acuerdo" a pesar de que lleve desde 1998 "esperando", porque el lehendakari, Juan José Ibarretxe, "nunca" se ha propuesto "dar la palabra y escuchar" a los dirigentes políticos vascos, "los representantes de la sociedad vasca". Además, dijo que Ibarretxe sufre "mal de altura" por sus referencias al Tíbet o Bolivia, por lo que le pidió que "no viaje más" y busque el acuerdo en el País Vasco, previo a un diálogo con el Estado.

   En su discurso con motivo de la Fiesta de la Rosa, celebrada en la localidad vizcaína de BaraCaldo con la presencia del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y una nutrida representación del PSE-EE y el PSOE, López reiteró que su mano está "tendida para el diálogo, permanentemente tendida para lograr el acuerdo, para el pacto" con el lehendakari.

   "No diga, señor Ibarretxe, que lleva 199 días esperando a reunirse con Zapatero. Yo llevo desde el año 98, desde que es lehendakari usted, esperando... porque nunca ha propuesto que nos sentemos aquí, en Euskadi, para dar la palabra y para escuchar a los que representamos a la sociedad vasca", reiteró.

   El dirigente de los socialistas vascos criticó que Ibarretxe "juega a erigirse en representante de todos, como si la sociedad vasca no fuera plural y diversa", con el siguiente planteamiento: "o Zapatero me da lo que quiero o conflicto, o hacéis caso a lo que yo quiero o bronca permanente, bloques enfrentados otra vez".

   López también censuró que, según él, el lehendakari apuesta por imponer, por el derecho a decidir, por la identidad, por el acuerdo con los suyos, mientras el PSE-EE pretende dialogar, que exista libertad para decidir, el derecho a convivir, la ciudadanía o el acuerdo entre diferentes.

   "Si unos hablan de Loiola pervirtiendo y manipulando, para sus intereses particulares, un intento noble para conseguir la paz, yo hablo del Estatuto de Gernika, yo hablo de Ajuria Enea, yo hablo de unidad democrática, yo hablo de paz y libertad", remarcó.

   Respecto a las últimas declaraciones de Ibarretxe y de "algunos" dirigentes del PNV, sobre las consecuencias de que no se logre un acuerdo con Rodríguez Zapatero, les aseguró que "éste no es el tiempo de las amenazas, no es el tiempo amenazar con choque de locomotoras ni con pulsos, ni con conflictos históricos".

   Por el contrario, precisó, la sociedad vasca quiere "diálogo y entendimiento", así como estar dirigida por un Ejecutivo que "le dé seguridad, tranquilidad y confianza, que gobierne".

   En este sentido, agregó que el actual tripartito está "agotado, falto de ideas", lo que le obliga a buscarlas "por ahí fuera". López explicó que, con sus referencias a la situación del Tíbet o de Bolivia, Ibarretxe tiene "mal de altura" y debería "dejar de viajar" y comprender que "aquí está el mejor ejemplo de cómo resolver los problemas, el Estatuto de Gernika".

VÍCTIMAS

   El secretario general de los socialistas vascos inició su alocución con una mención "especial" para las víctimas del terrorismo, recordando al ex concejal de Arrasate asesinado por ETA, Isaías Carrasco, así como a su hija y familia, presentes en el acto.

   Según López, la hija del asesinado, Sandra Carrasco, "al igual que el resto de las víctimas del terrorismo", han dado "la mayor lección, el mejor ejemplo de coraje y de dignidad que tiene este país", para una sociedad que "quiere ser libre frente a la sinrazón de la violencia y frente a los que la amparan y se amparan en ella".

   En este sentido, en referencia a la izquierda abertzale y a los cargos electos de ANV, advirtió que "no hay legitimidad ninguna, social, política o institucional, en aquellos que, desde la cobardía más absoluta, son incapaces de alejarse de la violencia y de condenar el asesinato de uno de sus vecinos".

   En cuanto a la situación que sufren los militantes socialistas vascos "todos los días", explicó que siguen "dando la cara" y resistiendo si es necesario, aunque no se trata "sólo resistir, sino también de cambiar las cosas".

   López señaló que el PSE se implicó "a fondo" hace unos meses en el proceso de paz y "ahora para plantar cara a los terroristas", por lo que los miembros de este partidos han dado "la talla" y pueden "mirar a los ciudadanos a los ojos" para decirles que van a continuar cumpliendo con su obligación. "No vamos a parar hasta ver la luz al final del túnel de la violencia terrorista; la sociedad vasca sabe que puede contar con nosotros para iniciar un nuevo camino, más ancho, para ser compartido por todos", añadió.

   La Fiesta de la Rosa se celebró en el Bilbao Exhibition Centre de Baracaldo, al que acudieron miles de militantes y simpatizantes socialistas vascos y del resto del Estado. Entre los presentes se encontraban representantes de las juventudes del partido (Ekain Rico o Sergio Gutiérrez), de UGT-Euskadi (Dámaso Casado) y alcaldes vascos como Odón Elorza, Patxi Lazkoz, Rafi Romero, Tontxu Rodríguez, Loly de Juan, Carlos Totorika o José Luis Marcos Merino.

   También acudieron diputados y senadores como Javier Rojo, José Antonio Alonso, Ramón Jáuregui o Miguel Buen; presidentes autonómicos como Manuel Chaves, José Montilla, Marcelino Iglesias, Frances Antich, Guillermo Fernández Vara y Emilio Pérez Touriño; y ministros como Alfredo Pérez Rubalcaba, Celestino Corbacho, Beatriz Corredor y Cristina Garmendia. Asimismo, acudió al BEC el secretario de Organización del PSOE, Pepe Blanco.