4 de diciembre de 2020
16 de diciembre de 2008

Malaya.- Declaran Roca y un presunto testaferro por una pieza separada del caso

MARBELLA (MÁLAGA), 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presunto cerebro de la trama de corrupción de Marbella (Málaga) y ex asesor urbanístico del Consistorio, Juan Antonio Roca, prestó hoy declaración en el Juzgado de Instrucción número 5 marbellí, que investiga el caso 'Malaya', sobre una pieza separada relacionada con el hotel 'La Malvasía', ubicado en la Aldea de El Rocío, en Almonte (Huelva).

Asimismo también prestó declaración por la misma causa uno de sus supuestos testaferros, Óscar Benavente. El ex asesor llegó a dependencias judiciales proveniente de prisión a primera hora de la mañana y permaneció allí cerca de cinco horas.

Por esta pieza, el juez del caso, Óscar Pérez, imputó a finales de octubre a José María M.R., considerado también testaferro de Roca, inicialmente por un delito de blanqueo de capitales. El imputado quedó en libertad tras prestar declaración ante el instructor del caso.

Según precisaron otras fuentes, este imputado aparecería en las investigaciones como administrador de la sociedad, denominada Torquemada, encargada de la explotación de dicho hotel. No obstante, según señalaron, su profesión es la de cocinero y tendría actualmente la explotación del restaurante.

En el auto de procesamiento del caso, el anterior juez instructor, Miguel Ángel Torres, destacaba que este hotel está entre las propiedades de la sociedad Condeor, vinculada a Roca, y habría sido construido por Roca "para poder pasar allí con sus amigos el Rocío y la Candelaria".

MALVASÍA

En relación a este establecimiento hotelero, el Juzgado de Instrucción número 3 de La Palma del Condado, en Huelva, abrió unas diligencias previas a raíz de un informe policial incluido en el sumario del caso 'Malaya', documentos que fueron separados posteriormente.

El juzgado archivó hace unas semanas la causa abierta contra el ex asesor de Urbanismo marbellí por un delito contra la Hacienda Pública en relación a esa finca, al considerar que "no existe base probatoria suficiente para formular acusación, ya que no se dan los presupuestos necesarios para ello según lo dispuesto en el Código Penal" respecto a ese delito que se le imputada a éste y a otras dos personas.

Esta resolución, a la que tuvo acceso Europa Press, se dictó tras el informe del fiscal, en el que se pedía el sobreseimiento provisional de la causa, al no aparecer "debidamente justificada la perpetración del delito" origen a la causa. No obstante, se instaba a que se diera traslado a la Consejería de Hacienda de la Junta de Andalucía para depurar posibles responsabilidades fiscales.

En este procedimiento se investigaba un supuesto negocio ficticio dirigido a defraudar cantidades correspondientes al tipo impositivo a aplicar sobre la base liquidable. Según las actuaciones, a través de escritura de compraventa de septiembre de 2004, Roca, como representante legal de Condeor, adquirió de los otros dos imputados una finca en la aldea de El Rocío por un importe de 1.268.000 euros.

Así, este acto estaría sujeto al impuesto de transmisiones patrimoniales en el ejercicio fiscal de 2004, presentándose documento de liquidación de dicho impuesto. No obstante, "existe un contrato privado firmado entre las partes con el mismo objeto, fechado en marzo de 2004, pero con un precio notablemente superior, en concreto 2.163.000 euros".

Ante esto, se solicitó a la Consejería de Economía y Hacienda un informe sobre el montante defraudado, y, según los cálculos, la cantidad sería de 76.850 euros, lo que "evidentemente no alcanza el límite delictivo de 120.000 euros previsto en el Código Penal", por lo que el fiscal instaba al archivo de la causa, finalmente acordado por el instructor.