16 de octubre de 2019
  • Martes, 15 de Octubre
  • 10 de abril de 2008

    Maragall viaja a Roma para mostrar su apoyo al PD en la recta final de la campaña electoral italiana

    ROMA, 10 Abr. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno) -

    El ex presidente de la Generalitat y ex alcalde de Barcelona, Pasqual Maragall, viajó hoy a Roma para mostrar su apoyo al principal partido del centro-derecha --Partido Democrático (PD)-- en la recta final de la campaña electoral italiana.

    Maragall participó junto al actual alcalde de París, Bertrand Delanoe, en una rueda de prensa ante periodistas extranjeros para sostener al candidato del PD a la alcaldía de Roma, Francesco Rutelli, a quien le une una antigua amistad.

    Rutelli, que durante el Gobierno de Romano Prodi ha ocupado el cargo de vice presidente del Consejo de Ministros y ministro para los Bienes y las Actividades Culturales, aspira ahora a suceder a Walter Veltroni, hasta ahora alcalde de la capital italiana y nuevo candidato del PD a primer ministro de Italia.

    En su calidad de ex alcalde, Maragall defendió el papel de las ciudades y sus ciudadanos, que "deben ser la base de la política" ya que en ellas es donde "se decide la calidad de vida" de la sociedad.

    Por su parte, Delanoe justificó su apoyo tanto a Rutelli, como futuro alcalde de Roma, como a Veltroni, como futuro primer ministro del país transalpino, en que ninguno de los dos "trata los problemas con demagogia sino con coraje".

    Rutelli, que agradeció el gesto mostrado por ambos políticos, calificó a Maragall como el "más grande alcalde" que haya tenido una ciudad europea, además del "más visionario" y "valiente", ya que ha logrado "transformar radicalmente su ciudad".

    El candidato a la alcaldía de Roma valoró la "experiencia de Barcelona como las más apasionante, inclusiva y novedosa de finales del siglo XX".

    MARAGALL APRUEBA PROYECTO MEDITERRÁNEO SARKOZY.

    Preguntado sobre cómo valora la nueva propuesta lanzada por el presidente francés, Nicolás Sarkozy, para promover las relaciones entre los países del Mediterráneo, Maragall respondió que se trata de un proyecto "positivo".

    "Es muy importante que en el Mediterráneo haya una política de unificación de las diversas singularidades", aseguró. De hecho, el Mediterráneo reúne en una misma área a cristianos, judíos y musulmanes. Y "la religión es algo muy importante en un mundo que cada vez es más ignorante" en estas cuestiones. Por esto, "si el Mediterráneo va bien" también "el mundo puede ir bien", concluyó.