23 de octubre de 2019
15 de julio de 2008

Mari Luz.-Requero (CGPJ) considera que el sistema judicial español "no funciona" y que la justicia está "mal organizada"

MADRID, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

El vocal del sector más conservador del CGPJ, José Luis Requero, afirmó que el caso de Mari Luz y el "pederasta" Santiago del Valle ha demostrado que en España existe una justicia "mal organizada" y "sin adherir" a una organización "tan compleja" como es el sistema judicial español.

A su juicio, la jurisprudencia en nuestro país "no funciona", ya que se ha comprobado que "un señor que tiene ordenes de prisión y varias penas, no las cumple, y se pasea a lo largo y ancho de la geografía española sin que se le detenga hasta que al final comete impunemente un delito", apuntó en declaraciones a la COPE, recogidas por Europa Press.

Por ello, el miembro del CGPJ considera que la renovación de los vocales del Consejo es "necesaria" e "inaplazable", ya que es una "situación anómala" que después de siete años de mandato no se haya restaurado. Pero, añadió que existen otros "muchos temas" judiciales que hacen que la realidad sea "mucho más dura".

Preguntado por las intenciones del Gobierno de contentar a los nacionalistas con la creación de consejos autonómicos que desintegrarían al Poder Judicial en 17 poderes regionales, José Luis Requero, explicó que "habrá que ver si el Partido Socialista está dispuesto a hacer política de estado o política partidista", ya que desde hace siete años "está pendiente poner en marcha la nueva organización de los órganos judiciales españoles".

CASO DE JUANA CHAOS

Con respecto a la puesta en libertad el próximo 2 de agosto del etarra De Juana Chaos, Requero recordó que es una "consecuencia de lo que es un sistema de cumplimiento de pena derivado del Código Penal de 1973", por lo tanto es un resultado jurídico directo "inaplazable" e "inevitable".

Asimismo, manifestó que si el ordenamiento jurídico "no evita que la víctima tenga que convivir puerta con puerta con su verdugo", habrá que "contemplarlo" en la jurisprudencia, ya que esto es algo que se lleva observando "desde hace ya bastante tiempo".

CALLES A ETARRAS

"Cuando se pone una calle a una persona es para rendirle homenaje, y es una forma de ensalzarla", comentó en referencia al los 17 jueces de la Audiencia Nacional que avalaron el mantenimiento de las calles con nombres de terroristas. "Eso entra dentro del delito de apología al terrorismo tal y como está ahora mismo descrito" en nuestro país.

Del mismo modo, apuntó que "no es lo mismo la situación de un alcalde que pone directamente un nombre de una calle a un terrorista, que la de otro que se encuentre con que en su pueblo desde ya 10-15 años haya una calle puesta a un etarra".