22 de septiembre de 2020
30 de mayo de 2008

Mas dice que el Gobierno catalán no podrá modernizar las infraestructuras si no ejecuta ni una interconexión

BARCELONA, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de CiU, Artur Mas, subrayó hoy que el Gobierno catalán no podrá afrontar la modernización de las infraestructuras que requiere Catalunya si no es capaz de ejecutar ni una interconexión de redes de agua.

"Un país que no es capaz de resolver bien una interconexión entre cuencas no se puede enfrentar al reto de infraestructuras que en este momento tiene planteado Catalunya", argumentó Mas en un almuerzo-coloquio en las Jornadas del Cincuentenario del Círculo de Economía.

Recordó, además, que la interconexión estaba "prevista desde hace muchos años", momento en que tuvo la oposición de los actuales socios del Gobierno. "La actitud de CiU ahora podría ser muy diferente de la que es", advirtió Mas, que añadió que entonces se las hicieron "pasar canutas", mientras CiU mantiene una actitud "constructiva".

Respecto a las diferentes decisiones que se han tomado en torno a la tubería que iba a prolongar hasta Barcelona el minitrasvase del Ebro a Tarragona, Mas remarcó que una inversión no se puede convertir en el Guadiana: "Ahora está, ahora no está, ahora es que sí, ahora es que no".

"Y ahora parece que desaparecerá definitivamente para volver a aparecer de aquí a tres o cuatro años en forma de desalinizadora. Esto es hacer el ridículo", remachó.

DEBATE SOBRE ENERGÍA NUCLEAR.

Se refirió también a la energía nuclear, sobre la cual pidió que en Catalunya y en España se pueda realizar un debate "con normalidad", recordando que en Finlandia están construyendo la quinta central cuando un partido ecologista es uno de los que gobiernan.

Remarcó, asimismo, que al mismo tiempo que España se está planteando cerrar algunas centrales, se está planificando la interconexión eléctrica con Francia, "que todo el mundo sabe que viene alimentada sobre todo por energía nuclear". "No tenemos ningún inconveniente en enchufarnos a las centrales francesas, algunas a 250 kilómetros de Barcelona", ironizó.

En el plano de las infraestructuras, lamentó que Catalunya disponga por primera vez en la historia de la democracia de un compromiso de inversión para invertir el equivalente a su riqueza en infraestructuras y, en cambio, no tenga proyectos para aprovechar estos recursos, situación que calificó de "insólita".