15 de diciembre de 2019
  • Sábado, 14 de Diciembre
  • 25 de enero de 2009

    Mayor Oreja emplaza a "elevar" el debate y la mirada y "no caer en las trampas que tienden los adversarios"

    Apuesta por una Unión Europea "más real, más auténtica y más verdad" fortalecida por "las personas y la dignidad de la nación española"

    MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

    El candidato del PP al Parlamento Europeo, Jaime Mayor Oreja, emplazó hoy a su partido a "elevar el debate y la mirada" para hacer frente a la crisis económica y subrayó la necesidad de alejarse de la mezquindad, "no caer en las trampas que todos los días tienden los adversarios" y despreciar por "absurdo y ridículo" que en el seno del Partido Popular haya "duros y blandos, halcones y palomas o renovadores y continuistas".

    Durante su intervención en el Foro Abierto que el PP celebra este fin de semana en Madrid, Mayor Oreja repasó las capacidades del partido para hacer frente a la situación económica y liderar un nuevo proyecto y explicó a sus compañeros que, para que eso sea posible, es necesario encontrar "las raíces" de la crisis. A su jucio, esto es fundamental porque España "atraviesa el momento y las circunstancias más difíciles" desde el inicio de la democracia.

    "Para aportar soluciones de verdad y duraderas, elevar el debate y la mirada, aproximarnos y mirar al conjunto de los españoles, no obsesionarnos con nosotros mismos, alejarnos de la mezquindad, no caer en las trampas que todos los días nos tienden nuestros adversarios, no abrir grietas entre nosotos, instalarnos en la generosidad y despreciar por absurdo y por ridículo que en este partido haya blandos y duros, halcones y palomas, renovadores y continuistas", argumentó.

    Según defendió, los candidatos electorales del PP tienen que "devolver la confianza" y "decir la verdad" sobre una crisis compartida con el resto de Europa "pero que tiene un marcado carácter de crisis propia, española, de carácter nacional". "Y ese carácter no podemos ni negarlo ni ocultarlo por mucho que otros lo intenten para ocultar sus propias vergüenzas", apostilló.

    "Esta crisis, la propiamente española -explicó--, es el producto del agotamiento de nuestra transición democrática, no tanto por el efecto del transcurso del tiempo, sino por una deliberada y perversa voluntad de quienes han pretendido desvirtuarla y destruirla, desde la revancha, y con una miopía histórica incomprensible".

    El dirigente 'popular' aseguró que el partido tiene "todas las razones" para sentirse "orgulloso" y rechazó que tenga que "reinventarse". A su juicio, lo que debe hacer es concentrarse en ofrecer un proyecto político "de ámbito y carácter nacional" para afrontar una crisis en la que además, según aseguró, también están "comprometidos los principios y convicciones".

    De esta forma, rechazó las medidas "aisladas y a veces erráticas" adoptadas por el Gobierno y apostó por un proyecto "profundo y serio de rectificación y regeneración". "España camina en una mala dirección y nos equivocaríamos si nuestra vocación se limitara a ser simplemente los herederos de una situación considerándola irreversible", subrayó.

    REUNIR A HISTORIADORES, PENSADORES Y SOCIÓLOGOS

    Mayor Oreja explicó que el PP no debe asipirar "simplemente" a sustituir a una administración, sino a "rectificar y cambiar" porque, a su juicio, es necesario un modelo "capaz de regenerar valores, alejarse de la idea de nuevos ricos y acercarse a la economía verdadera, a la economía real". "Nuestra crisis no sólo es económica -argumentó--. Y por ello desde el Partido Popular tenemos que convocar y reunir a historiadores, pensadores, profesores de universidad, sociólogos y científicos".

    El candidato 'popular' a las elecciones europeas realizó esta propuesta con el objetivo de promover una reflexión sobre las soluciones y respuestas "a esta crisis moral en un mundo indudablemente distinto y con perfiles nuevos".

    Así, animó a todos los dirigentes del PP con responsabilidades políticas a preguntarse en qué consiste su "esfuerzo". "Escojamos la respuesta más incómoda y exigente y llevémosla a la realidad y acertaremos", emplazó, antes de explicar la necesidad de acercarse a una Unión Europea "más real, más auténtica y más verdad".

    En este punto, lamentó la trayectoria de España en el Parlamento Europeo a lo largo de los últimos cinco años y señaló que, mientras antes su papel en los Consejos Europeos era "relevante" y la mayor parte del empleo europeo se creaba en España, ahora el país se ha colocado "a la cabeza en términos de recesión y desempleo, de falta de competitividad, de dependencia energética y de déficit".

    Mayor Oreja apuntó así dos direcciones que considera "indispensables" para desempeñar un papel relevante en la Unión Europea: "las personas, su dignidad y la fortaleza de la nación". Para él, la persona debe ser el eje fundamental de todas las políticas y arremetió contra las medidas del Gobierno socialista de "ampliación y exaltación de nuevos derechos" que "en la mayoría de las ocasiones significa supresión de obligaciones".

    REARME MORAL SIN COMPLEJOS

    "No tengamos complejos al hablar de rearme moral y al defender valores y convicciones propios -insistió--. Los que tendrían que empezar a tener complejos por incoherentes son los que en España critican y descalifican a quienes hablamos de valores y al mismo tiempo no cesan de elogiar un discurso del nuevo presidente de los Estado Unidos, fundamentado en el patriotismo, en el esfuerzo y en el trabajo".

    Además, subrayó la importancia de "la fortaleza de la nación" y acusó al jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, de haber "emprendido el camino y el rumbo equivocados" en esta materia. Así, apuntó a la "improvisación" en el debate sobre la financiación autonómica y lamentó que sea consecuencia de "una presión de unos políticos que no sólo no creen en el Estado sino que quieren debilitarlo o destruirlo". "El resultado es la confirmación de una chapuza nacional", enfatizó. Según defendió, el PP no debe ser un partido "resignado" con el actual modelo territorial y apostó por ofrecer un proyecto político "integrador en el ámbito de la nación, capaz de corregir y rectificar los errores de una mala dirección con reformas ambiciosas en la buena dirección y asentada en un patriotismo exigente con los pilares de la justicia y de la libertad".

    "EJEMPLAR TENACIDAD Y PATRIOTISMO" DE FRAGA

    Mayor Oreja comenzó su intervención agradeciendo la oportunidad de liderar por segunda vez las listas 'populares' al Parlamento Europeo y aprovechó también para recordar a todos los que "debe" su trayectoria política. En primer lugar se refirió al ex presidente Adolfo Suárez, con quien inició su andadura política y le enseñó "el profundo significado de la transición democrática".

    También tuvo palabras de alabanza para Leopoldo Calvo Sotelo, a quien agradeció el nombramiento como delegado del Gobierno en el País Vasco y le señaló como "un referente de inteligencia, honestidad y sentido de Estado". A continuación, se refirió al presidente fundador del PP, Manuel Fraga. "Gracias a su ejemplar tenacidad y patriotismo estamos hoy aquí juntos en este partido", aseguró.

    Mayor Oreja continuó con agradecimientos a José María Aznar, con quien ocupó la cartera de ministro del Interior, y le señaló "lisa y llanamente" como "el mejor presidente de la democracia española".

    A continuación, se dirigió al presidente del PP, Mariano Rajoy. "Gracias por otorgarme dos veces el honor de representaron en el Parlamento Europeo y porque le ha correspondido y le corresponde presidir nuestro partido en los momentos, probablemente, de mayor dificultad en toda nuestra historia reciente", señaló.

    Por último, Mayor Oreja quiso dedicar unas palabras a las víctimas del terrorismo, quienes "ofrecieron sus vidas por sus convicciones y por España". En concreto, recordó a Gregorio Ordóñez, Miguel Ángel Blanco y "tantos amigos" de Unión de Centro Democrático (UCD), Alianza Popular (AP) y el Partido Popular que fueron asesinados por ETA.