27 de enero de 2021
20 de diciembre de 2010

Miguel Sanz propone revisar instituciones que consumen más de lo que aportan, como las Diputaciones Provinciales

Miguel Sanz propone revisar instituciones que consumen más de lo que aportan, como las Diputaciones Provinciales
EP

Considera "imprescindible" aumentar el periodo de cálculo de pensiones y asegurar que el sistema sea sostenible a medio plazo

MADRID, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Navarra, Miguel Sanz, se ha mostrado este lunes partidario de revisar el funcionamiento de algunas instituciones o entidades que "consumen muchos más recursos de lo que aportan a la sociedad" y, entre otras, se ha referido a las Diputaciones Provinciales, que "solapan su acción con municipios y comunidades autónomas".

Durante su intervención en el Club Siglo XXI, el presidente navarro ha repasado el funcionamiento del Estado de las autonomías y, aunque ha defendido su "bondad", ha reconocido que se pueden revisar algunos aspectos. Junto a las Diputaciones Provinciales, ha señalado el "excesivo" número de municipios, las televisiones autonómicas o las embajadas de las comunidades en distintos países. "Sería bueno revisar estos aspectos y actuar con un criterio de austeridad y contención del gasto", ha reconocido.

En su discurso, Sanz ha defendido la acción de las comunidades autónomas y ha rechazado los discursos que las tildan de "despilfarradoras". "El Estado autonómico es uno de los acuerdos esenciales del conjunto de las fuerzas políticas españolas y ha posibilitado el mayor periodo de progreso, prosperidad y convivencia de la historia de España", ha celebrado no sin reconocer que han podido darse "derroches" o "abusos".

Sin embargo, el presidente navarro ha avisado de que no sólo las administraciones autonómicas presentan casos de ineficiencia y considera que también la Administración Central debe revisar su funcionamiento "evitando órganos y gastos que se duplican con las comunidades".

Incluso ha puesto sobre la mesa el caso del Senado, cuya reforma considera necesaria para que su acción sea "realmente efectiva". Para Miguel Sanz, la reforma de la Cámara Alta debería afectar al sistema de elección de sus miembros, con un descenso de escaños desde los 256 actuales hasta 116 o 120, y a la atribución de funciones propias para dejar de ser una Cámara de segunda lectura.

A su juicio, este avance debe realizarse por consenso. "Es hora de tomar decisiones importantes, y en este momento no caben discusiones de salón ni egoísmos partidarios --ha sostenido--. Debemos anteponer la responsabilidad y el espíritu de servicio a los ciudadanos por encima de otros intereses más cortos y particulares. Es la hora del consenso, de la concertación, de arrimar el hombro sin pensar en la tajada política, en el beneficio electoral que podemos sacar de ello. Es la hora del patriotismo, de hacer por España lo que hay que hacer y dejar de lado las discusiones retóricas que aburren y desmotivan a los ciudadanos".

En este punto ha repasado la situación de Navarra y, pese a los problemas que también causa la crisis en la comunidad, ha celebrado el resultado gracias a que los partidos se pusieron a trabajar "rápido y en unión" con medidas anticrisis y recortes de gasto. Sin embargo, ha lamentado que en España este consenso no exista "ni en la realidad ni en la intención".

"Estimo que un acuerdo básico entre las principales fuerzas políticas a nivel nacional y un acuerdo también con las comunidades autónomas, que somos quienes gestionamos la mayor parte del gasto público y de los servicios a los ciudadanos, es fundamental para afrontar las distintas reformas estructurales que se precisan", ha defendido.

Entre las reformas necesarias, Sanz defiende la cultura del ahorro, de la racionalidad en el gasto y del sacrificio y el esfuerzo. A su juicio, el ahorro en las familias y las administraciones públicas se hace "imprescindible", así como la internacionalización de las empresas y su capitalización.

SALIR DEL JUEGO DE TRINCHERAS

"El juego de trincheras al que tan acostumbrados estamos los españoles ha dejado de tener sentido si no queremos morir en el intento", ha sostenido para justificar la necesidad de alcanzar acuerdos de Estado para abordar las reformas estructurales "de manera inmediata y urgente".

Miguel Sanz ha defendido la necesidad de una reforma en el sector energético y una apuesta "clara y decidida" por las energías renovables, además de una reforma del sector financiero que "ayude" a realizar operaciones de consolidación o fusión entre bancos, cajas y cooperativas de crédito "no sólo a nivel nacional, sino también internacional".

En cuanto a la reforma del sistema laboral, el presidente navarro considera que la actual legislación aprobada por el Gobierno "se queda muy corta" para lo que necesita hoy en día el sistema laboral español. "La normativa actual no es la culpable de la crisis, pero sí lo es en parte de la magnitud del desempleo, su reforma, si se hace bien, nos ayudará significativamente a salir pronto de la crisis", ha argumentado.

Sanz ha garantizado que esta reforma la necesitan tanto las empresas como los trabajadores y plantea medidas como "tener en cuenta" a las pequeñas y medianas empresas, incentivar la contratación, facilitar la gestión, "simplificando los procedimientos y disminuyendo los tipos de contratos", y favorecer la intermediación.

CORRESPONSABILIDAD EN EL SISTEMA SANITARIO

En este contexto, también ha puesto sobre la mesa una reforma del sistema educativo y del sistema sanitario y de protección social. "Se hace necesario priorizar el gasto y pensar incluso en fórmulas de corresponsabilidad, como por ejemplo el establecimiento de alguna tasa mínima compensatoria por internamiento y manutención", ha avanzado.

En cuanto al sistema de pensiones, ha dado la "bienvenida" al reciente principio de acuerdo entre PSOE y PP, ya que considera "imprescindible" asegurar una mayor equidad aumentando el periodo de cálculo y también asegurar que el sistema sea sostenible a medio plazo. "Sobre esta cuestión podemos perdernos en debates estériles, partidistas y electoralistas, pero la realidad acabará por imponerse", ha advertido.