26 de noviembre de 2020
29 de octubre de 2006

Montilla acusa a CiU de "amenazar" a muchos sectores y desacredita la trayectoria de Mas por "sectario"

Montilla acusa a CiU de "amenazar" a muchos sectores y desacredita la trayectoria de Mas por "sectario"

TORTOSA (TARRAGONA), 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidenciable del PSC, José Montilla, aseguró hoy que CiU "provoca miedo" en muchos sectores de la sociedad catalana porque "va amenazando" y por practicar la política de la "exclusión" y "sectaria". Montilla desacreditó asimismo la trayectoria política del candidato nacionalista, Artur Mas, cuestionando su estima por Catalunya y calificándolo de "perdonavidas".

Montilla acusó a CiU de pensar que "el país es suyo" y sostuvo que "por eso ahora provocan miedo en sectores de la sociedad, van amenazando a las cooperativas, a la televisión, a la administración de la Generalitat, ya se están repartiendo los cargos". Un estilo, dijo Montilla, propio de quien piensa que "el país es un partido, que en Catalunya sólo hay nacionalistas, sólo hay militantes de CiU".

El candidato socialista, que reunió a más de 700 personas en el polideportivo municipal de Tortosa, disputaba plaza electoral con el candidato del PP catalán, Josep Piqué, quien a la misma hora protagonizaba otro mitin en el auditorio F. Pedrell de la ciudad. Junto a Montilla, el conseller de Gobernación, Xavier Sabaté, y el alcalde de Tortosa, Joan Sabaté.

El conseller criticó el "sucursalismo" de CiU y cargó duramente contra el candidato nacionalista, Artur Mas, y su trayectoria política por "estar cruzado de brazos" mientras Montilla "arriesgaba el físico" por la democracia. Sabaté señaló que a Montilla se le debe "rendir honor y gloria".

PRESIDENTE DE TODOS

Pero las críticas más duras a Mas llegaron de la mano de Montilla, quien contrapuso el "amor a Catalunya de boquilla" del candidato de CiU con su lucha "por la democracia y la libertad en Catalunya". "Hay quien siempre llega tarde y otros que no llegan nunca", dijo Montilla, y señaló que mientras "yo hace muchos años que comencé a luchar por la democracia, cuando se recibían garrotazos y no cargos en la Generalitat", Mas "no estaba, ni en los años de dictadura ni cuando trabajaba en la administración".

Montilla defendió la Catalunya plural frente a la política de la "exclusión" de CiU, que "reparte carnés de buenos y malos catalanes", y se comprometió a ser "presidente de todos los catalanes, de los que me vote y de los que voten a Mas". Para Montilla, "la obligación de un presidente es estar al servicio de la gente del país, no sólo de los de su partido, y trabajar para hacer de Catalunya un solo pueblo, de verdad, con hechos, no con palabras".

El presidenciable socialista dijo que "Catalunya es mucho más" que un partido", "Catalunya son todos los catalanes". También garantizó la defensa de los intereses de Catalunya "dentro y fuera" del país y acusó a los nacionalistas de ir "votando una cosa en Catalunya y otra en Madrid". "Nosotros no cambiamos de opinión cada tres días", dijo.

En su intervención, Montilla reivindicó el trabajo del gobierno de Pasqual Maragall y confió en la "memoria" de la gente para "comparar" los 23 años de gobiernos de CiU, en los que "además de malgastar no se supo administrar", con los tres años de ejecutivo de progreso. Descalificó asimismo la campaña electoral de CiU hecha "sobre la base de manuales del partido republicano norteamericano y que tiene muy poco que ver con los problemas de Catalunya".

Montilla aseguró sentirse como en casa en su visita a las Terres de l'Ebre y con autoridad para ir "con la cabeza muy alta" tras la derogación del Plan Hidrológico Nacional (PHN), volvió a pedir el voto útil de izquierda advirtiendo que "nadie se equivoque" a la hora de optar por un gobierno de progreso. Para Montilla, es "muy legítimo que algunos partidos tengan como única opción estar en el gobierno", pero avisó de que "si nosotros no ganamos no estarán" es el próximo ejecutivo catalán.

Para Montilla, el miércoles es "el día de los hechos" y pidió que "todos los que no quieren que vuelvan los que vendieron el río (el Ebro)" vayan a votar masivamente en favor del PSC.

La visita de Montilla a les Terres de l'Ebre no estuvo exenta de pequeños problemas técnicos y al poco de iniciarse el mitin un fallo en el generador eléctrico dejó sin corriente todo el sistema de sonido. A falta de micros, el público se lanzó a gritar 'Montilla president' y obligó al candidato a saludar, después de quitarse la americana a causa del calor sofocante en el pabellón.