9 de diciembre de 2019
  • Domingo, 8 de Diciembre
  • 17 de marzo de 2010

    Munar llega a los Juzgados en medio de fuertes medidas de seguridad

    PALMA DE MALLORCA, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

    La ex presidenta del Parlament y del Consell de Mallorca, Maria Antònia Munar, llegó en torno a las 9.45 horas a los Juzgados de Vía Alemania en medio de un amplio despliegue policial y ante la presencia de más de una veintena de periodistas y cámaras que aguardaban su presencia a las puertas de las dependencias judiciales, donde está citada a declarar en calidad de imputada dentro del caso Maquillaje a raíz de las acusaciones vertidas contra ella por varios encausados, entre ellos el ex presidente de UM, Miquel Nadal.

    Munar llegó en un vehículo conducido por su marido, Miquel Munar -precisamente también imputado en este procedimiento- y, con rostro sonriente aunque eludiendo hacer declaraciones a los medios congregados, accedió a los Juzgados, ataviada con un traje negro y con gafas de sol también dentro del edificio.

    En el momento de entrar al ascensor junto a su letrado, Gabriel Garcías, una mujer gritó ante su presencia "de aquí a Hollywood", en alusión a la frase que profirió Munar la última vez que fue requerida por el juez del caso debido a los numerosos medios que la esperaban.

    En su comparecencia, la ex dirigente 'uemita' deberá explicar ante el juez su presunta vinculación con Vídeo U, una de las principales productoras investigadas dentro del caso Maquillaje por haber sido beneficiarias de contratos y subvenciones supuestamente irregulares durante la pasada legislatura, cuando Munar presidía la Institución insular.

    Así, en su declaración ante el titular del Juzgado de Instrucción número 2, Juan Ignacio Lope Sola, Munar ofrecerá su versión de los hechos que en las últimas semanas la han incriminado en esta presunta trama de corrupción.

    Primero fue el ex vicepresidente del Consell, Miquel Nadal, quien apuntó contra ella al asegurar que en 2004 le entregó 300.000 euros en efectivo en su vehículo oficial para la adquisición del 50 por ciento de Vídeo U. Después, fue involucrada también por cuatro imputados más, que se han prestado a colaborar con la justicia de cara a obtener futuras atenuantes.

    Todos ellos apuntaron a otro de los inculpados en el caso, Víctor García, como el presunto testaferro del que se sirvió Munar para hacerse con una cuarta parte de las acciones de la empresa audiovisual, y a Miquel Sard como la persona que utilizó Nadal para adquirir el otro 25 por ciento.

    Contra la palabra de los cinco imputados -Nadal, tres gestores de Vídeo U y Sard- se alzó la de García quien, incurriendo en numerosas contradicciones, negó en su deposición haber actuado en nombre de la ex presidenta 'uemita' y afirmó por el contrario haberlo hecho en representación de Nadal.

    En este contexto, hoy le tocará el turno a Munar para defenderse de las acusaciones que pesan sobre ella. Se da la circunstancia, además, de que tras haber renunciado a la presidencia del Parlament y a su acta de diputada inmediatamente después de la confesión arrojada por Nadal ante el juez, la imputada ha perdido la condición de aforada y de este modo el magistrado podrá, en caso de que así lo soliciten las acusaciones, decretar medidas cautelares contra ella.

    Ello no impedirá, sin embargo, que Munar comparezca y preste declaración, tal y como aseguró en declaraciones a Europa Press su letrado, Gabriel Garcías, quien indicó que su patrocinada responderá al interrogatorio del magistrado, el fiscal y los abogados personados en la causa, al contrario que las dos ocasiones anteriores en que fue requerida por el magistrado Lope Sola.

    Y es que se trata de la tercera vez que ha sido citada a declarar en el marco de esta compleja pieza separada del caso Son Oms. La primera, el pasado 18 de diciembre, no acudió a los Juzgados alegando que por el fuero que la protegía como parlamentaria su declaración debía tener lugar ante la sala de lo civil y penal del Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB).

    La segunda, el 22 de enero, hizo acto de presencia en los Juzgados de Vía Alemania pero se acogió a su derecho de no declarar a la espera de que el caso fuese asumido por la máxima instancia judicial de las islas.