12 de agosto de 2020
5 de marzo de 2014

El nuevo secretario general del Congreso sitúa la reforma del Reglamento y la transparencia como sus retos

El letrado saliente reivindica la enseñanza pública de calidad y defiende una administración "independiente" y "neutral" de la Cámara

El nuevo secretario general del Congreso sitúa la reforma del Reglamento y la transparencia como sus retos
CONGRESO

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

El nuevo secretario general del Congreso, Carlos Gutiérrez Vicén, ha situado este miércoles la reforma del Reglamento de la Cámara y la aplicación en las Cortes Generales de la denominada Ley de Transparencia como dos de los grandes retos a los que tendrá que hacer frente en su recién estrenado puesto.

Así lo ha puesto de manifiesto Gutiérrez Vicén en el discurso que ha pronunciado tras jurar la Constitución en un acto presidido por los presidentes del Congreso y del Senado, Jesús Posada y Pío García Escudero, y al que han asistido miembros de las Mesas de ambas cámaras, de las direcciones parlamentarias del PP y del PSOE, y un nutrido número de trabajadores de la Casa.

El nuevo secretario general del Congreso, que a su vez es letrado mayor de las Cortes, ha expresado su voluntad política de llevar a término la aplicación en las Cortes de proyectos como la Ley de Transparencia y su compromiso con la futura reforma del Reglamento del Congreso de 1982, cuya discusión arrancó el pasado mes de febrero.

LA MESA LO DESIGNÓ POR UNANIMIDAD

La Mesa del Congreso designó este martes a Gutiérrez Vicén como nuevo secretario general de la Cámara, un puesto reservado a letrados de las Cortes Generales con más de cinco años de antigüedad y del que dependen el resto de letrados y los servicios jurídicos de la Cámara. También forma parte de la Junta Electoral Central como secretario.

Gutiérrez Vicén, que desde 2005 era el secretario general adjunto para asuntos administrativos, sustituye a Manuel Alba Navarro, que el pasado día 17 de febrero formalizó su renuncia al cargo alegando motivos personales, después de diez años en un puesto en el que ha estado a las órdenes de los socialistas Manuel Marín y José Bono y, desde finales de 2011, con Jesús Posada.

Su sustituto no ha querido finalizar su breve intervención sin dedicarle unas palabras de agradecimiento por haber contado con él en los últimos años como uno de sus secretarios adjuntos. Lo hacía minutos antes que el propio Alba tomara la palabra para hacer un discurso de despedida en el que ha dado las gracias en primer lugar a su "amigo" y presidente del Congreso, Jesús Posada.

Según ha revelado, en diciembre de 2011, recién estrenada la legislatura, comunicó a Posada su deseo de abandonar ese cargo pero el presidente de la Cámara le pidió que continuara un tiempo más en su puesto, algo a lo que no se pudo negar por la amistad que les une. Ahora deja la Secretaría General del Congreso tras dos años "intensos" y "reconfortantes" en los que "nunca" se ha sentido "solo", ha dicho.

PROFESIONAL DE PRIMERÍSIMO NIVEL

También ha dirigido unas palabras al personal de la Cámara, del que ha destacado su "capacidad" y del que ha dicho sentirse "orgulloso", y al nuevo secretario general del Congreso, cuya elección ha calificado de "gran acierto" por ser un profesional de "primerísimo nivel", por su "dedicación" y su "grandeza de ánimo".

Además, ha destacado que el cargo lo deja en manos de alguien que, como él, también estudió en el colegio madrileño de Ramiro de Maeztu. "Enseñanza pública de calidad", ha proclamado Manuel Alba, antes de concluir dejando claro que en un momento de cambios políticos como el actual la administración del Congreso debe continuar siendo igual de "independiente", "neutral" y "capacitada" que hasta ahora.

Algo con lo que ha coincidido el propio presidente del Congreso, quien ha comenzado su discurso reconociendo que le gustan las tomas de posesión aunque admitiendo el "gran disgusto" que se llevó cuando el ya exsecretario general de la Cámara le comunicó su deseo de abandonar el cargo.

De hecho, ha revelado que hizo lo que pudo para retenerle en el mismo el mayor tiempo posible. "Incluso me lo llevé siete días a Japón" para ver si cambiaba de opinión, ha comentado Posada en tono jocoso. En todo caso, pese a su salida, se ha felicitado de que Alba vaya a continuar adscrito a la Presidencia del Congreso.

También ha tenido palabras para su nuevo secretario general, Carlos Gutiérrez Vicén, una persona, ha dicho, "de enorme formación, gran capacidad y empatía" con el cuerpo de letrados y funcionarios de la casa, y para el funcionariado del Congreso, al que ha querido dar las gracias "de verdad" por su "abnegación" en el cumplimiento de su labor en los casos "ordinarios" y "extraordinarios".

Entre estos últimos ha citado el episodio de las goteras del hemiciclo en plena sesión de control al Gobierno y que obligaron a suspender el Pleno durante dos horas, un incidente en el que, según Posada, todos los trabajadores del Congreso se "volcaron". "Ese espíritu es lo que agradezco en nombre de la Mesa, de los diputados y del pueblo español", ha concluido.