30 de noviembre de 2020
9 de junio de 2006

El numero uno de los GRAPO cubrió la huida a los autores materiales del asesinato de Zaragoza y del atraco de Castellón

El numero uno de los GRAPO cubrió la huida a los autores materiales del asesinato de Zaragoza y del atraco de Castellón

MADRID, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

La escasez de miembros en activo de los GRAPO y las estrecheces económicas por las que pasa la banda requirieron que su 'número uno', Juan García Martín (en la imagen), participase en las últimas acciones terroristas de envergadura cometidas por la banda, el asesinato de una mujer en Zaragoza el pasado 6 de febrero y el atraco a una sucursal bancaria de Castellón el 16 de marzo. En ambas ocasiones, García Martín se ocupó de cubrir la huida de otros 'grapo', informaron a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.

García Martín fue detenido la pasada madrugada en un ático de Reus que compartía con otros dos miembros de la 'cúpula' de la banda, María Aranzazu Díaz Villar y su novia, Carmen Cayetano Navarro. La primera dirigía el Comité General del PCE(r)-GRAPO en el Interior y la segunda el aparato de Relaciones Internacionales de la banda terrorista.

A principios de este mismo año, las sospechas sobre la autoría de varios 'secuestros-express' a empresarios del norte de España se cernían sobre los GRAPO, pero la verdadera actividad de la banda continuaba siendo una incógnita. Esta se despejó en parte el 6 de febrero cuando una pareja de hombres jóvenes asaltaron al empresario zaragozano Francisco Colell y a su esposa, Ana Isabel Herrero, en un aparcamiento próximo a la empresa de trabajo temporal que regentaban, disparando sobre la mujer y causando su muerte.

Al parecer, los terroristas pretendían obtener dinero, quizá por medio de un secuestro rápido con aquella acción, pero al complicarse su objetivo optaron por disparar contra Herrero, de 56 años, causándola la muerte en el acto.

RECONOCIMIENTO FOTOGRÁFICO

Los dos hombres, Israel Clemente y Jorge García, lograron huir de la zona ayudados por una tercera persona que les esperaba en las proximidades. Según aseguraron varios testigos que pasaron esa noche por la zona al someterse a una identificación fotográfica de los sospechosos, ese hombre era Juan García Martín, de 54 años.

Las dudas sobre la autoría del asesinato de Ana Isabel Herrero desaparecieron por completo el 21 de febrero, cuando varios medios de comunicación de la capital aragonesa recibieron una carta de reivindicación del atentado sellada por los GRAPO, cuya autenticidad constataron las Fuerzas de Seguridad.

El 16 de marzo siguiente, Israel Clemente y Jorge García reaparecieron en el atraco a un banco de Castellón, del que no pudieron llevarse nada, pero durante el cual tirotearon al director de la sucursal, que pudo salvar la vida. La Guardia Civil cree que en su huida volvió a aparecer un hombre de más edad --Clemente y García están en la treintena-- que les ayudó a huir. Todo apunta a que ese hombre podría ser Juan García Martín.

CINCO 'GRAPOS' EN ACTIVO

Las Fuerzas de Seguridad buscan ahora intensamente a Clemente y García que integrarían una lista con no más de cinco miembros, únicos integrantes en activo de la banda terrorista, según los Servicios de Información. La pistola con la que asesinaron a Ana Isabel Herrero y tirotearon al director del banco de Castellón podría estar en su poder.

Para ello, los agentes del Instituto Armado interrogan esta tarde a los tres detenidos hoy en la sede de la Dirección General de la Guardia Civil y analizan los tres ordenadores portátiles hallados en el ático del número 39 de la calle Amargura de Reus. Allí no encontraron ningún arma.

LA BANDA NO ESTÁ DESARTICULIZADA

El director general de la Guardia Civil, Joan Mesquida, indicó hoy en la localidad navarra de Castejón que "la banda está descabezada, pero no se considera desarticulada, ya que todavía no han sido puestos a disposición de la justicia otros elementos". Por ello, precisó, "vamos a seguir trabajando con toda intensidad".

Según señaló Mesquida Ferrando, que felicitó a la Guardia Civil por lo que calificó de "una extraordinaria" operación, "independientemente de que sea importante la detención del grupo dirigente, hay todavía algún individuo que está suelto".