8 de abril de 2020
11 de septiembre de 2008

Parlamento andaluz rechaza reducir de quince a diez las consejerías de la Junta y los altos cargos en un 50 por ciento

Sí respalda la cogelación salarial para altos cargos de la Junta y empresas públicas

SEVILLA, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Pleno del Parlamento andaluz rechazó hoy, con los votos del PSOE, la reducción del número de consejerías del Gobierno andaluz de quince a diez, así como una disminución del 50 por ciento de los altos cargos de la administración autonómica, lo que incluiría pasar de 56 a 112 delegados provinciales, según se recogía en una proposición no de Ley del PP, que fue apoyada por IU.

En cambio, la Cámara sí apoyó por unanimidad un punto de la iniciativa del PP en la que se se insta al Consejo de Gobierno a la congelación salarial, para todos los altos cargos de la Junta, de sus empresas públicas y de sus organismos dependientes, y del personal de confianza de la administración.

El Partido Popular defendió ante la Cámara la reducción de consejerías en la Junta, quedando la organización de la siguiente forma: Consejería de Presidencia, Administración Local y Justicia; de Economía, Hacienda y Comercio; de Educación, Juventud y Deporte; de Vivienda y Ordenación del Territorio; de Aguas, Medio Ambiente e Infraestructuras; de Igualdad de Oportunidades, Empleo e Inmigración; de Salud y Bienestar Social; de Innovación, Empresa y Universidad; de Cultura y Turismo; y de Agricultura, Pesca y Ganadería.

En defensa de la iniciativa, la portavoz del grupo popular, Esperanza Oña, manifestó que la austeridad, sobre todo, en estos momentos de crisis económica, debe ser un "principio básico" en la Junta de Andalucía, que "además de ahorrar en lo prescindible, debe optimizar los ingresos y los recursos de que dispone, de forma que el dinero revierta en beneficio propio, con el objetivo de que ni un sólo euro que provenga de los ciudadanos se gaste de forma superflua".

Con este propósito, según añadió, en un momento de crisis como el actual, todas las administraciones deben adoptar criterios de austeridad en la ejecución de sus políticas. "El Gobierno socialista no está dando ejemplo a la sociedad andaluza y no le importa que los impuestos se gasten con alegría en mantenimiento de estructuras ineficientes y en políticas de autobombo", añadió.

Para Oña, la Junta está "mintiendo" a los andaluces cuando dice que no quiere que la crisis la soporten los más débiles, cuando realmente a quien está afectando es a las familias, que tienen que hacer frente a la subida de hipotecas o los precios, los inmigrantes o los más desfavorecidos. Dijo que la proposición de su partido es de "justicia" defenderla y es un "ejemplo" para los ciudadanos, mientras señaló que los diputados del PSOE les debería dar "vergüenza" votar en contra de la iniciativa, sobre todo, cuando tienen durante cuatro años un sueldo garantizado.

Por su parte, la parlamentaria del PSOE Susana Díaz dijo que los socialistas no van a aceptar lecciones de austeridad del PP cuando el Gobierno de la Comunidad de Madrid se va a gastar en este año 172 millones en publicidad institucional, un seis por ciento más que el pasado ejercicio, al tiempo que ha "aumentado un 11 por ciento" el número de altos cargos.

Pidió al PP que "basta ya de levantar sospechas que perjudiquen al sector público en Andalucía" y lo instó a que acuda a los tribunales si tiene indicios de contrataciones ilegales por parte de la Junta. Lamentó además que el Partido Popular se sigan manteniendo en un modelo "antiguo" de administración, al plantear la reducción de consejerías.

El diputado de IULV-CA Pedro Vaquero dijo que en la actual situación económica se impone "la política de austeridad", ya que la crisis reduce el volumen de recursos disponibles y el mantenimiento de las políticas sociales requirirá que se optimicen los recursos públicos. "Lo importante es que salgan para adelante este tipo de políticas, vengan de donde venga", señaló Vaquero, quien dijo que su partido no cree precisamente en la reducción del número de consejerías, sino en "la austeridad en el día a día".