29 de noviembre de 2020
23 de septiembre de 2006

Pastor(PSE-EE) cree "superables" las "dificultades" en el proceso y dice a los nacionalistas que lo importante es la paz

Echa en falta "mayor contundencia" en Ibarretxe para pedir a Batasuna que deslegitime la violencia y califica su propuesta de irresponsable

BILBAO, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del PSE-EE en el Parlamento vasco, José Antonio Pastor, insistió hoy en que nos encontramos ante "la mejor oportunidad" para alcanzar la paz, aunque se atraviesa "un momento de dificultad" que, a su entender, es "superable". Asimismo, instó a "poner encima de la mesa algo de ayuda" e instó a los nacionalistas a "ser conscientes de que lo importante" es la paz y no las "reivindicaciones partidistas".

Asimismo, reiteró su crítica a la "irresponsabilidad" de la propuesta del lehendakari, Juan José Ibarretxe, sobre la legalización de Batasuna y dijo echar en falta "una mayor contundencia" para pedir a esta formación "que deslegitime la violencia". En este sentido, consideró, cuando la izquierda abertzale "haga un ejercicio de pedagogía democrática, empezaremos a tener la salida en la palma de la mano".

En una entrevista concedida a RNE, recogida por Europa Press, estimó que nos encontramos ante "la mejor oportunidad que ha habido nunca en la historia de la democracia española y vasca para alcanzar la paz definitivamente", aunque "evidentemente con dificultades".

En este sentido, apuntó que "ahora estamos atravesando un momento de dificultad", si bien opinó que, "a pesar de todo, están sentadas las bases necesarias para que esto culmine de forma positiva, con dificultades evidentemente, que creo que son superables".

No obstante, añadió que habría que "poner encima de la mesa algo de ayuda", de manera que los partidos nacionalistas "tendrían que ser conscientes de que lo importante en estos momentos no es las reivindicaciones partidarias, no es el derecho a decidir, sino conseguir definitivamente la paz".

"Y a eso deberíamos dedicar todos los esfuerzos. Hay actitudes que le hacen a uno ser más optimista, es verdad que la dirección del PNV ha mantenido una actitud muy prudente en este sentido, tratando de no entorpecer y de ayudar en lo posible al proceso de paz, pero a uno le entran dudas cuando oye el discurso de Ibarretxe o de Egibar, que parece que camina en otra dirección de la que sería razonable para conseguir la paz en este país", continuó.

En cualquier caso, se mostró convencido de que "al final acabará imponiéndose el sentido común" y, sobre todo, la exigencia de la sociedad vasca, que "no está preocupada por si debatimos o no ese supuesto conflicto político", sino porque "de verdad ETA desaparezca para siempre".

En este contexto, consideró que "evidentemente hay divisiones que se acentúan, entre otras cosas por la postura que mantiene el lehendakari", que, en lugar de intentar "el nexo común entre todos los vascos", tiene un discurso "que sólo alaga los oídos de una parte de los nacionalistas".

A pesar de esto, consideró que "sigue habiendo oportunidades para encontrar puntos de encuentro que hagan posible este horizonte con un requisito previo, que es que para hablar con tranquilidad, para que todos podamos tener un diálogo político y la política ocupe el lugar que le ha correspondido en este país y que ETA ha impedido, tiene que desaparecer totalmente la violencia de este país".

"Eso es algo que algunos nacionalistas no acaban de entender", lamentó el dirigente del PSE, que lamentó que, en estos momentos, "todavía existen coletazos de esa violencia", que "impiden que el diálogo político fructifique". "A partir de ahí las discusiones serán de otro carácter" sin "la espada de Damocles" de la violencia, añadió.

"IRRESPONSABILIDAD"

El portavoz socialista reiteró su sorpresa por la "irresponsabilidad" de la propuesta de Ibarretxe sobre legalización de Batasuna realizada en el Pleno de Política General, que ayer celebró el Parlamento vasco, planteando "un tema que está más que solventado en la legislación vigente".

En este sentido, insistió en que la Ley de Partidos es "una buena ley, que ha funcionado y que no se va a modificar", por lo que "a quien debería haberle hecho un llamamiento expreso para que haga lo que tiene que hacer, para poder jugar en democracia, es a Batasuna".

"No lo hizo y se quiso colocar otra vez en esa falsa equidistancia en la que se reparten culpas por igual a Batasuna y al PSOE colocándose él por encima del bien y del mal", aseguró Pastor, que echó en falta "una mayor contundencia por parte del lehendakari, de los miembros del Gobierno, un llamamiento más explícito al mundo de Batasuna para que deslegitime la violencia y por fin se pueda jugar en democracia".

EJERCICIO DE PEDAGOGIA

Preguntado por la ausencia de condena de los ataques de kale borroka por parte de Batasuna, estimó que la izquierda abertzale "probablemente sigue teniendo en la cabeza esa falsa idea de que la mejor estrategia para conseguir mejores condiciones en una supuesta negociación es presionar al Estado y al Partido Socialista, cosa en lo que se equivoca radicalmente".

Asimismo, apuntó a que sus bases "no han dado el OK que necesitaban para seguir adelante, probablemente porque ellos no han hecho lo que debían haber hecho hace mucho tiempo, que es la necesaria pedagogía democrática entre ese mundo, para hacerles comprender que la democracia es el único camino de juego en el que se van a poder desenvolver y que la democracia exige algo inevitable y absolutamente imprescindible, que es el respeto a la legalidad y al marco democrático".

Según indicó, "cuando hagan ese ejercicio de pedagogía democrática, cuando consigan hacer entender a su gente que no hay otra salida que ésta, empezaremos a tener la salida en la palma de la mano".

COMPETENCIAS EN PRISIONES

Finalmente, se refirió a la reivindicación de Ibarretxe en relación a las trasferencias de prisiones y lamentó que es "parte de esa actitud irresponsable de tratar de establecer reivindicaciones en un momento en que lo que correspondería es que todos los demócratas remáramos en la misma dirección para acerca el horizonte de la paz a la ciudadanía vasca".

En este sentido, señaló que "es muy curioso que un Gobierno vasco que nunca ha reclamado de forma oficial la transferencia, a pesar de que en el discurso público lo hayan hecho muchas veces, sea ahora cuando pretende adoptar un acuerdo formal del Consejo de Gobierno, probablemente porque siguen anclados en esa teoría de que les viene bien una política de enfrentamiento ficticio con el Estado para tratar de disimular otras carencias".