17 de octubre de 2019
  • Miércoles, 16 de Octubre
  • 11 de marzo de 2009

    Piden 32 años de cárcel para un acusado de asesinar a cuchilladas a su ex pareja en Madrid e intentar quemar el cadáver

    MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

    La Fiscalía de Madrid solicita 32 años de prisión para un dominicano acusado de asesinar a cuchilladas a su ex pareja el 27 de julio de 2008 en la peluquería donde trabajaba en el municipio de Ciempozuelos. El procesado intentó sin éxito quemar el cadáver de su antigua compañera sentimental.

    El juicio contra el acusado, Antonio C.G., se celebrará mañana en la Audiencia Provincial de Madrid por un delito de asesinato y otro de incendio. En concepto de responsabilidad civil, el fiscal reclama que indemnice con 240.000 euros a los padres de la víctima por el daño moral causado.

    En el escrito de acusación, al que tuvo acceso Europa Press, el Ministerio Público recoge que sobre las 16.30 horas de ese día, Antonio C.G., acudió a la peluquería donde trabajaba su ex novia con la excusa de recoger unos objetos personales. Una vez allí, el procesado permaneció en el interior de una de las habitaciones de la peluquería, donde se tumbó a dormir.

    A las 19.30, la víctima entró en el cuarto y se inició una fuerte discusión entre ambos. De repente, el hombre blandió un cuchillo de 21 centímetros de longitud que acababa de coger de la cocina y le asestó repetidas cuchilladas en el tórax, abdomen y brazos que le ocasionaron la muerte.

    Según el fiscal, el fallecimiento se produjo por las heridas incisas múltiples con hemorragia masiva y pérdida de centros vitales, siendo la más letal la herida cervical que afectó a la vena yugular derecha.

    A continuación, el acusado prendió fuego al cuarto trastero de la peluquería, en el que había almacenados productos sintéticos, y a un sofá que quedó totalmente calcinado. El incendio no se extendió al resto de las viviendas del inmueble al quedar cerrada la peluquería. El fuego consumió el oxígeno y se apagó, originando una temperatura muy alta y una gran humareda que alertó a los inquilinos del edificio.