17 de febrero de 2020
22 de enero de 2020

Una placa en Bermillo de Sayago (Zamora) recuerda la operación que aceleró el fin de ETA al liquidar su base en Portugal

Una placa en Bermillo de Sayago (Zamora) recuerda la operación que aceleró el fin de ETA al liquidar su base en Portugal
Una placa en Bermillo de Sayago (Zamora) recuerda la operación que aceleró el fin de ETA al desmantelar su base en Portugal - CEDIDA

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

Bermillo de Sayago, un pueblo zamorano fronterizo con Portugal, ha descubierto una placa que recuerda diez años después la azarosa operación antiterrorista que permitió a la Guardia Civil interceptar una furgoneta de ETA cargada de explosivos, con lo que se aceleró el fin de ETA al frustrarse sus planes de asentar su base operativa en el país luso.

La noche del sábado 9 de enero de 2010, a varios grados bajo cero, la Guardia Civil fijó un servicio de vigilancia en la carretera local 527 por la que pasaban pocos coches. Ni estos agentes ni los vecinos de Bermillo de Sayago sabían todavía que aquel control rutinario daría al traste con la estrategia etarra de saltar de Francia a Portugal, en una operación antiterrorista clave en el principio del fin de la banda terrorista.

ETA anunció el "cese definitivo" de la violencia terrorista en un comunicado el 20 de octubre de 2011. Veintiún meses antes, una patrulla de la Guardia Civil dio de forma aleatoria el alto a una furgoneta conducida por un etarra que en un primer momento consiguió zafarse de los agentes, apoderarse de su coche patrulla y huir hacía Portugal tras dejarlos encerrados en la furgoneta que conducía.

Horas después, ya en territorio portugués, fueron detenidos los miembros de ETA: Garikoitz García Arrieta, que conducía el vehículo con material explosivo y electrónico, así como abundantes matrículas y documentación, e Iratxe Yañez Ortiz, que iba en otro coche lanzadera.

La detención de los dos etarras permitió, a su vez, desmantelar la infraestructura que ETA tenía en la localidad de Óbidos, al norte de Lisboa. También fue detenido en marzo de 2010 en el aeropuerto de Lisboa cuando intentaba huir a Venezuela Andoni Zengotitabengoa Fernández, que fue condenado a 12 años de cárcel por montar esta base operativa. La policía lusa lo seguía desde que fue detectado junto al etarra Oier Gómez Mielgo, arrestado posteriormente en Francia.

En este taller clandestino de Óbidos había 1.300 kilos de explosivos ya preparados para su uso. Acosada por los sucesivos golpes policiales, los planes de los terroristas eran utilizar Portugal como lugar desde el que ordenar nuevos atentados: querían volar un edificio en Madrid, como habían hecho antes en la Terminal 4 del aeropuerto de Madrid, y un cuartel de Cádiz.

GUARDIAS CIVILES CONDECORADOS

La operación fue un éxito pese a los contratiempos. El ministro del Interior de la época, el fallecido Alfredo Pérez Rubalcaba, condecoró con la cruz roja a la pareja de la Guardia Civil que forcejearon con los etarras. Tuvo alguna resistencia interna por parte de algún mando del instituto armado, tal y como confesó después.

"Pasó una cosa que ahora puedo contar", detalló el propio Rubalcaba en una entrevista para el documental '40 Años de Democracia', dirigido por el periodistas Manuel Campo Vidal. "El guardia que entró en la furgoneta llamó al otro, 'oye, mira lo que he encontrado'; entró detrás y el etarra salió, cerró la puerta, los dejó encerrados y se piró con el coche de la Guardia Civil".

"Lo que el etarra no podía saber es que los coches de la Guardia Civil llevan GPS", añadió el exministro rememorando aquella noche en vela siguiendo las pesquisas policiales, y antes de concluir: "El final de ETA es trabajo, inteligencia colectiva y también, en algunas cosas, gotas de suerte".

En 2013, la Audiencia Nacional condenó a Garikoitz García Arrieta, el etarra que dejó encerrados a aquellos guardias civiles, a 37 años de prisión, y a 22 años a Iratxe Yañez. En 2019 condenó a diez años de prisión al exjefe de ETA Mikel Carrera Sarobe, alias 'Ata', y a otros nueve años al miembro 'liberado' de la banda Jon Etxeberria Oiarbide por estar detrás del plan para montar la base operativa de ETA en Portugal.

Desde el pasado 10 de enero, una década después, Bermillo Sayago luce una placa que inmortaliza la operación antiterrorista, en una iniciativa de la Asociación Cultural La Mayuela en colaboración con el Ayuntamiento y la Asociación de Empresarios de Sayago.

Contador

Para leer más


Lo más leído en España