17 de octubre de 2019
14 de marzo de 2008

PNV cree que la propuesta de "otro Estatuto" que ofrecería el Gobierno no es la fórmula para resolver el problema vasco

Cree que puede que la sociedad vasca se mueva, "hoy en día", en esquemas menos ideologizados y el PNV deba responder a ello

BILBAO, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente del EBB del PNV, Iñigo Urkullu, consideró hoy que la propuesta de "otro Estatuto" dentro de los marcos de la Constitución que el Gobierno estaría dispuesto a ofrecer, no es "la fórmula" para resolver el "problema político vasco secular".

Urkullu se refirió, de esta forma, a una información aparecida hoy en un rotativo estatal, en el que se asegura que el Gobierno ofrecería una reforma del Estatuto de Gernika, dentro de los cauces de la Constitución, para ampliar el autogobierno de Euskadi, pero condicionado a que el lehendakari, Juan José Ibarretxe, renuncie "al desafío que tiene planteado con un plan cuya ejecución vulnera la Ley y la Constitución".

En una entrevista concedida a Radio Popular, recogida por Europa Press, Urkullu señaló que le corresponde al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "mover ficha" y que le "choca" que se tengan que enterar de las intenciones del PSOE por los medios de comunicación.

En todo caso, señaló que el ofrecimiento del Gobierno "no es la fórmula" y advirtió de que, "al margen de las formas", preguntó qué otra cosa era la propuesta de nuevo Estatuto Político planteado por Ibarretxe y rechazada en Las Cortes, más que una modificación estatutaria.

El líder jeltzale pidió al PSOE que se "siente a hablar" si es que tiene "disposición" porque, a su juicio, no debería ser difícil para los responsables socialistas "reconocer lo que no reconoce el PP, que aquí existe un problema político secular" y, por lo tanto, si hay "voluntad", se llegará a un "entendimiento".

"¿De qué, si no, hemos hablado PSOE, PSE, PNV y Batasuna en las conversaciones que hemos tenido?, ¿de qué es de lo que estamos hablando todos los días en las sesiones del Parlamento vasco?, ¿de qué, si no, más que de un problema político que hay que solucionar?", preguntó.

"ROMPER CON LOS PREVIOS"

En referencia a la negativa de los socialistas a negociar mientras no se retire la 'hoja de ruta' del lehendakari, aseguró que supone plantear "previos que están condicionando las posiciones" y se mostró favorable a a "romper con esos previos" porque "no es bueno que desde el PSOE y desde su candidato a presidente de Gobierno se encelen en el ordenamiento jurídico como algo inmutable cuando el ordenamiento jurídico actual también da pie a que se pueda avanzar en ese autogobierno".

En este sentido, reiteró que, sobre estas cuestiones se centraron las conversaciones del PSE, PNV y Batasuna en el proceso de negociación, por lo que entiende que el planteamiento de los socialistas son "prejuicios" que no deben existir "cuando ya hemos hablado de esto suficientes veces y además de hablar había voluntad para superar esta situación".

El presidente del PNV también destacó que la consulta a la ciudadanía se incluye dentro de una propuesta institucional del tripartito vasco y que también fue refrendado el Estatuto de Gernika.

"Si hay acuerdo político, ¿qué problema hay en trasladarlo a la sociedad para que lo refrende? Es un paso lógico", añadió.

En cuanto a los contactos entre el PSOE y el PNV de cara al hipotético apoyo jeltzale a la investidura de José Luis Rodríguez Zapatero, Urkullu advirtió de que corresponde a los socialistas "mover ficha" tras su última mayoría electoral y dado que le transmitió telefónicamente el domingo al presidente del Gobierno la disposición del PNV de "aprovechar esta oportunidad histórica para alcanzar un acuerdo que satisfaga a los vascos".

RESUTADOS ELECTORALES

En cuanto a los "malos" resultados electorales obtenidos por su formación en las pasadas elecciones generales, el líder del PNV explicó que suponen "un reto" que se debe "superar". Además, dijo que, "quizá", al PNV le ha "fallado" la lectura que hizo de los resultados electorales de las elecciones autonómicas del año 2001.

"En aquel año sucedió que, siendo unas elecciones autonómicas, ante la alianza entre Mayor Oreja (PP) y Redondo Terreros (PSE), nosotros contrapusimos el riesgo que teníamos de perder la lehendakaritza del Gobierno vasco y, en aquel momento, el electorado se movilizó ante lo que era un riesgo, una amenaza entre comillas. En estas elecciones también ha funcionado, lo que ocurre es que ha funcionado entre los partidos políticos constitucionalistas, entre los partidos políticos españoles", agregó.

Urkullu también reconoció que "quiza el PNV era internamente consciente de que la sociedad iba cambiando, pero, aún siendo consciente, no se quería poner a trabajar en relación a la nueva sociedad que tenemos ya en el siglo XXI a partir del año 2000".

El líder jeltzale también indicó que la sociedad vasca puede moverse hoy en día "en otros esquemas no tan ideologizados políticamente".

"Hemos podido ir transmitiendo a la sociedad vasca una gravedad de la situación política en lo que es el ámbito de las relaciones y en el ámbito de lo que es el diseño del marco político-jurídico y, sin embargo, la sociedad, una sociedad posmoderna como es la sociedad vasca del siglo XXI, está pensando en otras cosas, en cuestiones más del día a día y, ante eso, tampoco hemos ofrecido el mejor ejemplo en los últimos tiempos con conflictos sociales que tenemos derivados de lo que es una dialéctica que es Gobierno institucional con agentes sociales", señaló.

En este sentido, se marcó como objetivo hacer saber a los ciudadanos "qué es de lo que estamos hablando con ese derecho a decidir" y "ese desarrollo normalizado del autogobierno que propugnamos".