21 de enero de 2021
20 de abril de 2006

PNV cree que Zapatero está dispuesto a interpretar "generosamente" la Constitución para profundizar en el autogobierno

Erkoreka apuesta por "disociar conceptualmente y en el tiempo" el fin de la violencia y la negociación de cuestiones políticas

BILBAO, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Josu Erkoreka, afirmó hoy que, aunque no existe "un compromiso" al respecto, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, está dispuesto a hacer una interpretación "generosa" de la disposición primera de la Constitución, que cree "una percha excelente" para profundizar en el autogobierno vasco, y no "haría ascos a las posibilidades que da para dar satisfacción a una mayoría del pueblo vasco".

En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, el portavoz nacionalista señaló también que "no es pertinente" abordar las cuestiones políticas antes de la verificación del alto el fuego permantente de ETA en junio y apostó, en este sentido, por "disociar" el fin de violencia con las cuestiones políticas.

Erkoreka realizó estas declaraciones tras mantener el pasado martes un encuentro con el presidente del Gobierno en Madrid para analizar la actual situación política, que calificó de "positivo" y "fructífero".

ZAPATERO FLEXIBLE EN MARCOS JURIDICOS

El diputado del PNV dijo tener la percepción de que Rodríguez Zapatero es "flexible a la hora de aplicar los marcos jurídicos a las realidades plurales" del Estado, aunque "tiene sus ataduras" y cree que la Constitución es "un marco de partida insoslayable", y está dispuesto a asumir "una concepción generosa y amplia" de las disposiciones constitucionales que "dan margen al reconocimiento del autogobierno".

En este sentido, tras matizar que no existe "un compromiso" por parte del presidente para hacer "una interpretación generosa" de la disposición primera de la Constitución y de los derechos históricos, indicó que "es un precepto que está ahí y constituye una percha excelente para abordar el autogobierno vasco y profundizar enormemente en él con muchísimo margen" y agregó que, en su opinión, ni el PSOE ni Zapatero "harían ascos a las posibilidades que esa disposición les da para dar satisfacción a una mayoría del pueblo vasco".

En esta línea, rechazó las críticas que tachan de "mitológico" las reivindicaciones vascas sobre los derechos históricos e insistió en que "hay mucho margen en la disposición adicional para incluso conjugar una determinada concepción de la capacidad orginaria a decidir del pueblo vasco".

Asimismo, el portavoz nacionalista recordó que el presidente de Gobierno ha manifestado en diversas ocasiones que la consecución de la paz "no supone la resolución de todos los problemas y, en concreto, la resolución del conflicto político vasco". En este sentido, Erkoreka explicó que Rodríguez Zapatero le reiteró, en su reunión del martes, que la normalización política y la convivencia de los vascos es preciso abordarla "en uno u otro foro", una vez que "afiancemos la paz, entre todos de la manera más consensuada y pactada posible".

DISOCIACIÓN Y CONDICIONES

En este contexto, indicó que "la mayoría de las fuerzas políticas" coinciden en la necesidad de esperar al mes de junio, fecha en la que se ha fijado la comparecencia del presidente de Gobierno sobre la verificación del alto el fuego de ETA, para abordar cuestiones políticas ya que es "aconsejable disociar conceptualmente y temporalmente" el fin de la violencia con la negociación política.

De esta manera, señaló, preguntado por las declaraciones del líder de Batasuna Arnaldo Otegi en las que consideraba que se dan las condiciones para poner en marcha la mesa de partidos, que "los tiempos están pactados y asumimos" que hasta junio "la fase será de verificación del alto el fuego" y posteriormente, una vez confirmado, "veremos de qué manera podemos abordar la cuestión política, que el presidente del Gobierno es consciente de que está pendiente".

En cuanto a la demanda del PP de "signos inequívocos" de ETA como la entrega armas, Erkoreka dijo no ser partidario de poner "condiciones rotundas" que, en si se incumplen, puedan "llevar al traste" u "obstaculizar el resto del proceso". Por ello, tras reclamar "cautela" y expresar su confianza en la información y valoración del Ejecutivo sobre el alto el fuego, apostó por "huir de poner condiciones de este tipo, que pueden ser trampas para uno mismo y hacer que embarranque" el proceso.

El diputado del PNV consideró que será "difícil" incorporar al PP al proceso, aunque estimó que este partido está "interiorizando cada vez con mayor intensidad" que "esta vez es la auténtica" y que "no les conviene política o electorlmente ponerse enfrente de un proceso que podría arrollarles", ya que si culmina en una paz "definitiva e irreversible" el que "ponga obstáculos" figurará como "el obstáculo para la paz".

Erkoreka indicó, "la mejor manera de ayudar" será procurar "no estorbar" y, en esta segunda fase, sería conveniente "mantenerse en un discreto segundo plano" y sin reclamar "un protagonismo especial" ni plantear "enloquecidamente iniciativas o movilizaciones populares".

PACTO ANTITERRORISTA

Por otro lado, el portavoz del PNV en el Congreso explicó que, en la reunión del pasado martes, transmitió al presidente del Gobierno que la próxima reunión de la comisión de seguimiento de Pacto Antiterrorista no provocará que su partido "rompa amarras con todo el proceso", pero que no concibe "otro sentido" para esa reunión que "que se firme definitivamente el acta de defunción" de este acuerdo, que "está superado" y "contradice los postulados de la resolución del Congreso".

En este sentido, afirmó haber salido del encuentro con la impresion de que se puede avanzar en esa línea y que el pacto tiene "poco recorrido".