24 de febrero de 2021
11 de septiembre de 2008

PP acusa a Junta andaluza de despilfarrar y el Ejecutivo autonómico garantiza que se "gasta menos de lo que se ingresa"

SEVILLA, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

El PP acusó hoy al Gobierno de Manuel Chaves de ser la "fotografía del peor ejemplo" en aumento del gasto corriente y en el "despilfarro", algo por lo que tiene una "obsesión clara", mientras que el vicepresidente segundo y consejero de Economía y Hacienda, José Antonio Griñán, garantizó que la administración autonómica "gasta menos de lo que ingresa" y "ni hay despilfarro, ni gastos innecesarios o superfluos".

Griñán respondió ante el Pleno del Parlamento a una pregunta relativa a "atajar el despilfarro" en la Junta, formulada por el diputado del PP Antonio Sanz, quien señaló que en estos momento de crisis, la Junta está haciendo "todo lo contrario a lo que debería hacer", ya que, mientras las familias están obligadas a apretarse el cinturón, se gasta 60 millones en la rehabilitación del Palacio de San Telmo (sede tradicional de la Presidencia de la Junta).

Ese gasto en el "palacete de Chaves", según Sanz es más del doble de lo que se destina a colegios en la provincia de Sevilla o el triple de las partidas para programas de erradicación del chabolismo o para centros de salud. "Es indecente e insultante que haya prisas para hacer el nuevo palacete de Chaves y no para construir colegios, centros sanitarios o carreteras", indicó.

Aludió también a la "fortuna", de 50 millones, que la Junta quiere gastar en una nueva sede para la Radio Televisión de Andalucía (RTVA) o a los 65 millones que se destinan a alquiler de sedes de la administración autonómica, mientras parece que al Gobierno de Manuel Chaves "no le importa" que 613 personas se vayan al paro al día o que 30.000 andaluces puedan perder sus casas por impago de hipotecas.

"Son los campeones del despilfarro y no son capaces de dar ejemplo", señaló Sanz, para quien los gastos en publicidad institucional son un "insulto" a los problemas que tienen muchos andaluces.

Por su parte, Griñán criticó la "sarta de incoherencias, para colocarlas en un marco", que ha dicho el dirigente del PP, cuyo guión político actual consiste en "hablar de paro y de despilfarro". El Gobierno andaluz, según recalcó, ha dado ejemplo no sólo de que gasta "menos de lo que ingresa, con lo que ahorra, sino que lo hace mejor que otras comunidades".

Quiso dejar claro que el Gobierno andaluz va a contrastar con datos en todo momento esas acusaciones del PP, al que acusó de "incapacidad para analizar tema con cierto rigor". Según los datos que facilitó Griñán ante el Pleno, Andalucía tiene un endeudamiento de 848 euros por habitante, reducido en un 14 por ciento con respecto a 2004, frente a los 1.595 euros en Comunidad de Madrid y los 2.293 en Comunidad Valenciana.

Añadió que mientras la deuda de Andalucía supone el 4,7 por ciento del PIB, la de Valencia representa el 11,1, al tiempo que la deuda de las empresas públicas andaluzas está cifrada en 189 millones, las de Comunidad de Madrid, en 1.007 y las de Comunidad Valencia, en 1.817 millones. Respecto al gasto en publicidad institucional, señaló que en Andalucía representa el 0,07 por ciento del presupuesto y en Comunidad Valencia, 0,2 por ciento (tres veces más).

"ABUSO DE CONTRATACIONES"

De otro lado, el diputado del PP Jorge Ramos Aznar hizo una pregunta al vicepresidente económico sobre "abusos en contrataciones" de la Junta, ante lo que Griñán quiso dejar claro que, según la Cámara de Cuentas de Andalucía, "no hay ningún abuso de contrataciones".

Ramos Aznar manifestó que el "sarcasmo" del consejero "obedece a que creen que la Junta y lo público es patrimonio del PSOE". La Cámara de Cuentas, según explicó, en su informe de la cuenta general correspondiente a 2006 dice que de los 9.000 contratos suscritos por la administración, 6.267 fueron por procedimiento negociado, "a dedo pidiendo ofertas a tres amiguetes y evitando el concurso público".

"De cada diez contratos administrativos, siete son a dedo y por ese procedimiento se han adjudicado 468 millones en 2006", señaló Jorge Ramos, para quien se trata de una práctica que constituye un "abuso y una clara merma e indefensión en la libre concurrencia de agentes que deben operar en igualdad de condiciones frente a la administración", lo que supone "favorecer el clientelismo y amiguismo político".

En su réplica, José Antonio Griñán manifestó que la Cámara de Cuentas ha constatado "transparencia y publicidad" en la contratación y acusó al PP de "mentir".